La fe es lo que mueve al volante de la Selección Colombia Daniel Torres

La fe es lo que mueve al volante de la Selección Colombia Daniel Torres

Junio 22, 2016 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co
La fe es lo que mueve al volante de la Selección Colombia Daniel Torres

Daniel Torres, volante Selección Colombia.

Primero tuvo que superar su gusto por el alcohol para ser quien es hoy en día. Ya es fijo de Pékerman y el duelo ante Chile es especial para él.

El 12 de noviembre del 2015, en el camerino del estadio Nacional de Santiago, Daniel Torres estaba a punto de jugar su primer partido como titular de la Selección Colombia frente a una dura selección de Chile por las Eliminatorias a Rusia 2018.

Meses atrás, las cosas no habían sido muy fáciles para él. Venía siendo figura con el Independiente Santa Fe y luego con el Medellín, y aunque la prensa especulaba con que en cualquier momento José Pékerman lo iba a convocar a la Selección, el llamado nunca llegaba.

La situación era algo así como cuando uno se presenta a una entrevista para el trabajo que siempre ha soñado, y no sale de su casa esperando, con muchas ansias, a que el teléfono suene y uno pueda contestar tranquilo para escuchar bien la noticia.

Hasta que por fin, un día, de tanto esperar y perseverar, Torres fue convocado para jugar la tercera y la cuarta fecha de las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. Y las cosas se le dieron de maravilla, porque de entrada, ‘Don José’ lo colocó como titular frente a los chilenos ante un estadio que parecía una caldera roja.

Ingresó al campo al lado de Carlos Sánchez y Alexánder Mejía, y su actuación fue brillante. Recuperó balones, los entregó bien y hasta se atrevió a disparar al arco. Su remate de derecha en el primer tiempo fue potente, pero Claudio Bravo le negó el gol.

Ahora, tras muchos partidos ya con la Selección, con la que se ha afianzado como titular, Daniel espera nuevamente por Chile, ese rival especial para él, pero ahora por las semifinales de la Copa América Centenario.

En todo este proceso de crecimiento personal y profesional para él, más allá de lo futbolístico, su gran mérito y fortaleza ha sido no perder la fe.

Para llegar a ser quien es hoy en día, Torres tuvo que hacer algo muy difícil: marcarse a sí mismo y controlarse para no seguir por el camino del alcohol y la rumba, situación que incluso hizo que lo sacaran por la puerta de atrás del Atlético Nacional en el 2011.

Debido a esto, el volante de marca llegó a admitir que fue irresponsable en sus equipos y que casi pierde a su familia.

Entonces, Torres dice que encontró refugio en Dios para seguir adelante. Por eso, al ser consultado esta semana por las razones de su buen momento con la Selección Colombia en la Copa América Centenario, Daniel fue contundente: “todo el mérito de lo que está pasando en mi carrera se lo debo al Señor, él me ha respaldado a la hora de tomar decisiones difíciles y me ha bendecido, por eso estoy viviendo este momento”.

Y es que después de cambiar radicalmente su vida, el volante de 26 años salió campeón con Santa Fe, se convirtió en futbolista titular de la Selección —jugando en la Liga Águila— y, además, el domingo, encontrándose en Estados Unidos, vio cómo su actual club, el Medellín, quedaba campeón del fútbol colombiano.

“Este título yo se lo quiero dedicar a Daniel Torres, que batalló todo este semestre junto con nosotros y aunque no pudo estar en las finales, tuvo mucho que ver en este logro”, señaló Leonel Álvarez, el técnico del DIM.

Ahora, Daniel está listo para volver a enfrentar a Chile, esta vez en las ‘semis’ de la Copa Centenario. Dice que el juego será duro, pero afirma que es posible ganarlo.

“Los chilenos aplican una presión muy alta, así que tenemos que estar seguros para no ir a perder al balón y quedar mal parados. Lo entregaremos todo para conseguir la victoria”, apuntó.

Torres, además, no cree que Colombia tenga la ventaja por la ausencia de Arturo Vidal en el rival. “Chile no es solamente Arturo Vidal, ellos tienen otros jugadores buenos para reemplazarlo”, sentenció.

Seguramente este miércoles, antes de saltar a la cancha de un Soldier Field Stadium que estará a reventar, este entregado volante hablará con el de arriba y le pedirá que de nuevo le dé una mano para que todo en la cancha le salga bien, tanto a él como a sus compañeros, y Colombia, de esa manera, pueda darse el lujo de regresar a una final de Copa América tras 15 años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad