La etapa 18 es un buen día para atacar en el Giro de Italia

Mayo 25, 2017 - 09:22 a.m. Por:
Redacción de El País y Agencia EFE
Nairo Quintana

La contrarreloj no es la especialidad de Nairo Quintana, quien cedió el liderato del Giro.

Especial para El País

Los 137 kilómetros que comprende la etapa de hoy, entre Moena y Ortisei, con cinco premios de montaña, suponen una buena oportunidad para que el colombiano Nairo Quintana descuente los 31 segundos de ventaja que tiene el líder, el holandés Tom Dumoulin, y, por qué no, lo supere y se haga de nuevo con la camiseta rosada del Giro de Italia.

El Paso Pordoi, transcurridos apenas 20 kilómetros de la fracción, Valparola (Km 57), Gardena (Km 80), Pinei (Km 105) y Pontivés (Km 137, con una pendiente que llega hasta el 15 por ciento) servirán de escenario para medir las piernas en la montaña no solo de Nairo (segundo en la general) y el resistente Dumoulin, sino del italiano Vincenzo Nibali, que viene tercero en la clasificación con apenas 1.12 de diferencia.

La de hoy promete ser una jornada espectacular para los escaladores, donde Nairo tendrá que agotar buena parte de su tanque si quiere sacar ventaja sobre Dumoulin, cuando restan apenas, con la de este jueves, cuatro etapas para que concluya la ronda ibérica.

Mañana y el sábado también habrá montaña y esas fracciones serán igualmente oportunas para atacar al holandés, porque ni Nairo ni Nibali querrán llegar a la crono del domingo, en Milán, con un Dumoulin vivo en una última etapa que es propicia para sus cualidades.

Luego de las dificultades que pasó el martes el dueño de la ‘maglia’ rosa por sus dolencias estomacales —lo que llevó a sus rivales a acercarse en la clasificación general—, la jornada de ayer transcurrió sin sobresaltos.


Primer triunfo francés

El ganador de la etapa, de 219 kilómetros entre Tirano y Canazei, fue el francés Pierre Rolland, por delante del portugués Rui Costa.

El galo gestionó la etapa con gran lucidez, salió con agresividad y cruzó primero el Paso de Aprica y el Paso del Tonale y, tras dejarse alcanzar por el grupo, atacó a falta de unos 7 kilómetros para el final y selló la primera victoria francesa de esta edición.

Rolland, el esloveno Matej Mohoric y el ruso Pavel Brutt tomaron la iniciativa al principio de la etapa y se hicieron con una ventaja de unos 3 minutos sobre sus perseguidores en los primeros kilómetros.

El francés fue el primero en llegar a la cumbre del Paso de Aprica y se mantuvo líder también tras superar el Paso del Tonale, antes de bajar su ritmo y de perder su ventaja a favor de Mohoric y Brutt; una ventaja que recuperaría en la fase final.

Tras la agotadora etapa del martes, con los pasos del Mortirolo y del Stelvio, Dumoulin y Quintana planificaron ayer una jornada con ritmos más contendidos, a la espera de reanudar la batalla en la prueba de hoy, que promete ser muy buena.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad