La dulce revancha de Luis Suárez tiene soñando a Uruguay con la clasificación

Junio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP

El delantero uruguayo marcó los dos tantos con los que la selección 'Charrúa' venció a Inglaterra.

"La hora de devolver el mordisco. Vamos a cenarnos a Suárez", titulaba provocadoramente The Sun el jueves en su portada antes del partido entre Inglaterra y Uruguay. Nada más lejos de la realidad: Suárez fue el que se merendó al equipo británico con un 'doblete'. La victoria por 2-1 de la Celeste impulsa sus opciones de avanzar a octavos tras la derrota 3-1 del primer partido ante Costa Rica y deja al borde del adiós a Inglaterra, con dos derrotas en dos partidos. Con su portada, The Sun aludía a una polémica vivida por Suárez hace un año, cuando mordió al serbio del Chelsea Branislav Ivanovic y fue castigado con diez partidos por esa acción. La prensa inglesa criticó duramente al atacante uruguayo, que en los últimos años se ha ido ganando una legión de detractores, enemigos y críticos en las Islas Británicas, donde es un héroe para algunos y un villano para muchos otros. "Se han dicho muchas cosas. Me pegaron mucho, acá tienen", celebró Suárez después del partido del jueves. Acusaciones de racismo, de juego agresivo y de conductas antideportivas le han acompañado desde que llegó al Liverpool en enero de 2011 y Suárez ha tenido que ir sorteando las tormentas desatadas, hasta poder vivir en esta temporada 2013-2014 un año de ensueño, siendo el máximo goleador de la Premier League (31) y logrando el premio al mejor jugador del campeonato inglés. Suárez regresaba el jueves ante Inglaterra a los terrenos de juego, por primera vez desde su operación de los meniscos de la rodilla izquierda el pasado mes, y lo hizo como mejor sabe, perforando de manera letal el arco rival. En Inglaterra, sus numerosos enemigos tuvieron que tragarse sus palabras y bajar la cabeza ante la exhibición de fuerza del uruguayo, que a buen seguro hubiera sido objetivo de bromas, fotomontajes y comentarios burlones en los tabloides y la prensa sensacionalista. La misma que le tuvo durante meses en su punta de mira por distintas polémicas. Acusaciones de racismo Se le acusó de falta de deportividad cuando admitió que había fingido una falta en un partido contra el Stoke y se le llegó a suspender por un gesto despectivo a hinchas del Fulham. Pero junto al mordisco a Ivanovic, el peor momento de Suárez en Inglaterra lo vivió cuando fue acusado de racismo por haber llamado 'negro' a Patrice Evra, entonces defensa del Manchester United. Fue sancionado con ocho partidos y 48.000 euros de multa, pero sobre todo fue duramente criticado, hasta el punto de especularse con una salida del club por la presión mediática y de los patrocinadores de la entidad. La dirección deportiva del club, eso sí, resistió las presiones. En su primer reencuentro con Evra tras la polémica, en febrero de 2012 en Old Trafford, Suárez se negó a darle la mano y eso motivó otra oleada de críticas de periodistas y de pesos pesados del fútbol inglés. Gordon Taylor, director ejecutivo de la Asociación Profesional de Futbolistas de Inglaterra, calificó la actitud del uruguayo de "irrespetuosa, inadecuada y vergonzosa".El Liverpool incluso dijo sentirse defraudado por su jugador, ya que les había dicho que sí estrecharía la mano de Evra, y Suárez se vio forzado poco después a pedir disculpas públicas. El atacante uruguayo afirmó el pasado año en una entrevista con la AFP que tiene un carácter propio como persona y futbolista. "Podés perder alguna otra cosa, pero perder la picardía, la viveza esa que tenemos desde niño, de jugar en la calle y todo, no la vas a perder nunca", afirmó. "Si yo no hubiera tenido el carácter que tengo hoy en día en la cancha creo que no hubiera llegado a ser el jugador que soy hoy" , dijo. El mismo carácter ganador que derribó a los ingleses el jueves y con el que Uruguay sueña en grande en la Copa del Mundo. Vea aquí el Especial Mundial Brasil 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad