La derrota en Río 2016 dejó sin fuerzas a Céiber Ávila para seguir luchando

La derrota en Río 2016 dejó sin fuerzas a Céiber Ávila para seguir luchando

Agosto 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Filiberto Rojas Ferro Enviado especial de Colprensa a Río de Janeiro, Brasil
La derrota en Río 2016 dejó sin fuerzas a Céiber Ávila para seguir luchando

El boxeador colombiano se vio ganador en la pelea de este miércoles.

El boxeador colombiano se quedó por fuera de la competencia y según él y sus entrenadores fue de forma injusta.

La derrota lo golpeó fuerte. El colombiano Céiber Ávila lloró y seguramente lo sigue haciendo. Soñaba con una medalla para su pueblo, para Currulao, pero no le alcanzó. Según él y sus entrenadores, los jueces no lo favorecieron y mereció el triunfo.

El ruso Misha Aloian recibió el triunfo con decisión unánime de los jueces, una determinación protestada por los colombianos, que vieron ganador a Céiber, el antioqueño que no pudo con la derrota y ya piensa en retiro. Confesó que no tendría fuerzas para luchar cuatro años más.

Ávila siente que le falló a su pueblo, pero también sabe que lo dejó todo en el cuadrilátero. Ahora le queda apoyar a Ingrit Valencia en las semifinales de este jueves, para demostrar que el boxeo colombiano tuvo un resurgir en Rio-2016.

 ¿Cuál es el sentimiento por la derrota?

Duele perder así, es duro, pero ya que más puede hacer uno, así es la vida, así es el deporte y aquí seguimos.

¿Se sintió ganador?

Sí, siento que mi triunfo estuvo claro, estábamos listos para celebrar, pero derrumbaron mis alegrías y las de Colombia.

¿Cómo vivieron el momento del final de la pelea?

Ya nos sentíamos dueños del bronce al ver cómo terminó el combate, nos abrazamos, estábamos felices, pero cuando le levantaron la mano a él todo cambió. Hubo lágrimas de tristeza, pero vamos para adelante.

¿Cuál es la principal razón de las lágrimas?

Le fallé a mi gente, le fallé a mi pueblo Currulao, que esperaba mi medalla, porque me apoyaron mucho, así como mis padres, a todos gracias por el apoyo.

¿Por qué cree que les falló?

No sé, por dentro sé que no les fallé porque lo di todo, pero el resultado dice sí, la idea era asegurar el bronce e ir por más, era lo que quería regalarle a Colombia, al Urabá, a Currulao y Turbo.

¿Por qué no reclamaron formalmente?

Aquí no se puede reclamar, el ruso ganó y ya. Rusia es Rusia y Colombia, Colombia va creciendo poco a poco, ya con lo de Yuberjén y lo de Ingrit ahí vamos creciendo.

¿Qué sigue en su carrera deportiva?

Con la derrota uno no quiere saber nada más de esto, quiero olvidarme de esto, no le veo nada bueno, estoy derrumbado, no tengo cabeza para la revancha, no siento ganas de luchar otros cuatro años.

A pesar del dolor de la derrota, ¿cómo ve las posibilidades de Ingrit Valencia?

Ingrit es una muchacha muy guerrera, lo dijimos desde que llegó a Río, ella entrena duro con nosotros, se pone los guantes contra nosotros, lleva el mismo ritmo de nosotros, es guerrera y se merece eso y mucho más, es un ejemplo y va a llegar a las finales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad