La de Luis Bedoya, una mala jugada

Diciembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La de Luis Bedoya, una mala jugada

Luis Bedoya, expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol.

Cómo equivocó el camino Luis Bedoya, quien antes del escándalo era visto como uno de los mejores dirigentes del fútbol suramericano.

El castillo de naipes de los intocables dirigentes de la Fifa, entre ellos el colombiano Luis Bedoya, comenzó a derrumbarse desde inicios de este año cuando en Estados Unidos, sin ellos darse cuenta, el empresario brasileño José Hawilla prendía el ventilador ante las autoridades de ese país.

Hawilla, dueño de Traffic, la empresa que manejó durante muchos años los derechos de televisión de Copas Américas, Libertadores, Suramericanas y del Mundial de Brasil 2014, le dijo al Departamento de Estado de los Estados Unidos por qué ganaba, casi que a dedo, los derechos para transmitir esos eventos, y cómo funcionaba la red de corrupción en la Fifa y en algunas confederaciones de fútbol, entre ellos la Concacaf y la Conmebol.

Hawilla reveló que pagó sobornos por más de 100 millones de dólares a directivos suramericanos para controlar las transmisiones de televisión de varios certámenes.

A partir de ese momento comenzó una silenciosa investigación por parte de la Fiscalía de Estados Unidos, la misma que salió a la luz pública en mayo de este año cuando la fiscal, Loretta Lynch, acusó a los dirigentes de “Asociación delictiva, fraude a gran escala y blanqueo de capitales”.

Una vez se presentaron las primeras capturas, entre ellas las del paraguayo Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo, expresidentes de la Conmebol; el triniteño Jack Warner, miembro del Comité Ejecutivo de la Fifa; el costarricense Eduardo Li, el venezolano Rafael Esquivel y el brasileño José Maria Marín, comienzan a colaborar con la justicia norteamericana y salen a relucir otros nombres implicados en los sobornos, entre ellos el de Bedoya.

“El señor Bedoya conspiró con otros dirigentes del fútbol y ejecutivos de marketing para solicitar, recibir y encubrir el pago de sobornos para su beneficio personal”, dice un aparte del documento que tiene la Fiscalía de Estados Unidos en torno al exdirigente colombiano.

Según la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos, con base en los descargos que han hecho ya varios de los acusados, “cerca de 2009, un grupo de seis presidentes de las menos poderosas asociaciones de Conmebol formaron un bloque para pelearles a los dos grandes, Argentina y Brasil, la repartición de los sobornos que llegaban de Traffic. Este bloque fue liderado por Luis Chiriboga (Ecuador), Rafael Esquivel (Venezuela) y Luis Bedoya”. 

El documento que resume la investigación contra el dirigente colombiano agrega que “Bedoya comenzó a recibir sobornos desde el 2009. El acusado y sus cómplices corrompieron la empresa mediante la participación en diversas actividades criminales, incluyendo fraude, soborno y lavado de dinero, en la búsqueda del beneficio personal y comercial”.

Los acusados en el escándalo del fútbol mundial podrían enfrentar un máximo de 20 años de prisión por asociación delictiva, fraude en transferencias, lavado de dinero y obstrucción a la justicia, que son los cargos que se les han imputado.

Sin embargo, Bedoya aceptó el jueves dos de los delitos que se le imputaron, conspiración y asociación para delinquir con sobornos, y fraude en transferencias bancarias, además de ofrecer la devolución del dinero recibido.

Eso podría mejorar un poco su situación en cuanto a pena carcelaria. “Si le va bien podría tener una pena de entre seis y ocho años, que bajaría un poco más por buen comportamiento”, dijo el reconocido abogado bogotano Jaime Lombana.

Salida en falsoEn junio, cuando el escándalo de corrupción estalló, Luis Bedoya ofreció una rueda de prensa en Bogotá para aclarar que ni él, ni los directivos de la Federación habían recibido un peso de Datisa, de Traffic y de Torneos y Competencias, las firmas señaladas de sobornar a los dirigentes“Estamos a disposición con nuestras cuentas personales y de la Federación para que todas las autoridades nacionales e internacionales investiguen”, dijo en su momento Bedoya.“Los miembros de la Federación no hemos recibido un peso de Datisa, de Traffic y de Torneos. No ha habido coimas. El día que las cosas no estén claras, ese día me voy”, expresó en aquella ocasión el hoy exdirectivo.
La Federación, limpiaLa situación de Luis Bedoya es personal y en nada compromete al fútbol colombiano, especialmente a la Federación.La afirmación la hizo el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo, quien dijo que el ex directivo risaraldense deberá atender sus problemas personales con las autoridades norteamericanas. “La responsabilidad institucional está a salvo porque es una conducta personal. Lo que está pasando con Luis Bedoya en nada afectará el desarrollo normal del fútbol colombiano”, dijo Perdomo.La Federación está en manos de Ramón Jesurún, quien venía fungiendo como vicepresidente de la entidad futbolera.
En detalleDatisa,  otra de las empresas involucradas en el escándalo, dijo que acordó pagar miles de millones de dólares en sobornos a los miembros de la Conmebol.La Fiscalía norteamericana dice que “Los dirigentes que acordaron sobornos fueron Manuel Burga (Perú), Carlos Chávez (Bolivia), Luis Chiriboga (Ecuador), Marco del Nero (Brasil), Eugenio Figueredo (Uruguay), Rafael Esquivel (Venezuela), Nicolás Leoz (Paraguay), Ricardo Teixeira (Brasil), José Meiszner (Argentina), Juan Napout (Paraguay), José Marin (Brasil), y Luis Bedoya (Colombia).La también colombiana Zorana Danis, propietaria de International Soccer Marketing Inc., aceptó cargos por conspiración para cometer fraude y falsas declaraciones de impuestos. Devolverá dos millones de dólares.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad