La Copa o el fracaso en un fin de ciclo para Real Madrid

Mayo 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
La Copa o el fracaso en un fin de ciclo para Real Madrid

José Mourinho, técnico portugués del Real Madrid.

Oficialmente no hay nada cierto en torno al futuro de Mourinho. Los rumores lo colocan en el banquillo de Carlo Ancelotti, quien a su vez recalaría en Real Madrid.

El Real Madrid afronta la final de Copa del Rey ante el Atlético de Madrid como la tabla de salvación, un consuelo menor para evitar el final gris de un ciclo, el de José Mourinho como técnico blanco, con una temporada sin títulos de importancia cuando el aval de su fichaje fue que los aseguraba.Afirma Mourinho que aún no ha tomado una decisión sobre su futuro pero lleva meses deshojando en público la margarita. Sus ataques directos a jugadores de la importancia del capitán Iker Casillas, han sido pistas que allanan el camino de salida, pese a que el técnico portugués renovó su contrato a final de la pasada campaña y tiene dos años más firmados.Llegó Mourinho con la fama de asegurar títulos en todos los clubes que ha dirigido y en el Real Madrid lo ha cumplido en parte. Fue fichado para lograr la Décima Copa de Europa y aunque fulminó el maleficio de octavos de final -barrera que el conjunto madridista no superaba en seis temporadas consecutivas-, con tres semifinales en las tres últimas ediciones, no conquistó el gran reto que marcaron en su libro de ruta en el club.Y de tres Ligas dos cayeron en manos del gran enemigo, el Barcelona, a quien la pasada temporada le cortó provisionalmente su hegemonía en el fútbol español arrebatándole el título en la conocida Liga de los récords, con el Real Madrid de Mourinho marcando un nuevo registro de puntos (100) y goles (121). En títulos grandes el balance es uno de seis.Aunque desde la llegada del técnico portugués, el conjunto madridista ha vuelto a dar valor a la Copa del Rey. Era una competición que había pasado a un segundo plano, con eliminaciones con mucho ruido ante equipos de otras categorías, en las que suplentes y jugadores poco habituales plasmaban en el campo la poca importancia que daba el club a la competición.Sin embargo para Mourinho fue en la que veía posibilidad de acercarse al mejor Barcelona de todos los tiempos. En su primer año consiguió derrotarle en la final de Mestalla, llevarse su primer título en el banquillo blanco y cambiar la dinámica ante el eterno enemigo.Ahora, tras comenzar bien la temporada conquistando la Supercopa de España, la irregular campaña la puede enderezar en su último coletazo si conquista la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu ante el Atlético. Sería el final dulce a la etapa de Mourinho en el Real Madrid a la espera de que haga pública su decisión de marcharse por el enfrentamiento que vive con parte de su vestuario.Florentino Pérez y su directiva han invertido 180 millones de euros en las tres últimas temporadas y Mourinho ha dado al club tres títulos de once posibles. A su favor recortar la distancia con un Barcelona al que en los duelos directos parece tener tomada la medida y devolver al Real Madrid el prestigio perdido en Europa.Pero esta temporada el técnico portugués pasó de atacar públicamente a equipos rivales, técnicos, árbitros, UEFA y hasta el jardinero, a señalar a sus jugadores.De la alegría de la Supercopa de España ganada al Barcelona se pasó a la tristeza pública de Cristiano Ronaldo y malos resultados en un inicio de Liga que tras empatar ante el Valencia en el Bernabéu y perder en las visitas a Getafe o Sevilla, dejaba ya en septiembre una insalvable desventaja de ocho puntos.La Copa es la vía de escape del madridismo que necesita llevarse a la boca un título. Y fue la bala en la recámara de Mourinho que a la hora de la verdad apostó también por titulares en esta competición.Asoma en el Bernabéu como la posibilidad de cerrar un ciclo ganando y dejando un buen sabor de boca al madridismo. En caso contrario una temporada sin títulos en las tres competiciones a las que aspira, será el fracaso en el fin de un ciclo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad