La "Copa de todas las Copas" desvela a Brasil y sus enemigos

Mayo 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AFP - El País
La

Miroslav Klose, delantero alemán.

El Mundial de Brasil presentará la apasionante batalla de América Latina por mantener la supremacía tras seis citas máximas disputadas en la región.

Si Brasil "ha sido un infierno" para la FIFA por los atrasos en las obras y la desorganización, el país del fútbol puede vivir el propio si se da otro 'Maracanazo', con las amenazas latentes de selecciones como Alemania, Argentina, España e Italia. Entre tantas polémicas y reproches mutuos, la FIFA y Brasil tienen una preocupación común: que actores anónimos, indignados por los cuantiosos fondos destinados a los estadios y obras del Mundial salgan a la calle y le roben el protagonismo a grandes estrellas como Lionel Messi, Neymar, Luis Suárez, Cristiano Ronaldo o Andrés Iniesta. Ni una sola alusión al tema en las secciones de política y sociedad, todo al suplemento deportivo. Latinoamérica tiene cómo defender su invicto en Mundiales jugados en la región, aunque es el anfitrión el que tiene toda la presión de lograr el hexacampeonato, que sería el más importante de todos los que ha ganado hasta ahora. El "infierno" de Felipao También el "infierno" es la palabra elegida por el entrenador de la seleçao, Luiz Felipe Scolari, pero para dejar en claro la confianza incondicional que deposita en su plantel, al señalar que no dudaría en ir con sus dirigidos hasta el sitio del castigo eterno. "Creo en ellos, voy hasta el infierno con ellos", prometió Scolari al presentar la semana pasada la lista de los 23 jugadores que estarán en la cita máxima. Para evitar ese molesto viaje y cambiar de dirección hacia el paraíso, Brasil reza para que su astro Neymar reedite sus actuaciones en la Copa Confederaciones de 2013 y deje en el camino su opaco desempeño en el FC Barcelona, al revés que su compañero de equipo y archirrival de selección, la 'Pulga' Messi, que ha ganado todo en el club catalán pero en la albiceleste tiene una deuda grande como ha sido el default argentino. Demasiado peso en la mochila para un joven de 22 años como Neymar que juega al fútbol como pocos pero que parece no estar en condiciones de soportar la tremenda presión de un país que no admite otro resultado que la gloria. Sin embargo, la verdeamarilla tiene pocas estrellas para compartir cartel con Neymar, pasada la época de oro de Ronaldinho, Kaka o Robinho, los tres marginados del Mundial. No lo son sus compañeros de ofensiva como Jo, del Atlético Mineiro que que quedó afuera de la Copa Libertadores en octavos de final, y Fred, del Fluminense. Felipao presentará una defensa muy firme y una ofensiva en la que la magia la pone solo Neymar, con un plantel joven integrado por solo seis futbolistas que ya han jugado un Mundial. ¿Despertará Messi? No habría peor infierno para Brasil que ver a Messi levantar la Copa el 13 de julio en el Maracaná o que Uruguay le de una segunda estocada en el mismo terreno donde hace 64 años 200.000 personas enmudecieron y un país entero entró en una profunda depresión. Pero Messi últimamente está apagado, taciturno, se lo ve incómodo: los argentinos se preocupan, pero los hinchas del Barça los tranquilizan porque creen que se está guardando para el Mundial. Si se enciende la 'Pulga', Argentina puede soñar con amargarle la vida a su vecino, porque además está acompañado en la ofensiva por escuderos de primer nivel que son figuras en sus equipos: Sergio Agüero (Manchester City), Angel Di María (Real Madrid) y Gonzalo Higuaín (Nápoles). Mejor así para los argentinos porque la defensa blanquiceleste es un tembladeral por donde pasa sin pedir permiso cualquiera que se lo proponga. Zico, el mítico exjugador brasileño, considera a Argentina como el principal adversario de Brasil en la Copa del Mundo "porque entendió que debía jugar para Messi", pero sostuvo que "preferiría enfrentar a Argentina en la final" y "no a Uruguay". Uruguay, el invitado maldito Su vecino del sur, con una base similar a la que consiguió el cuarto puesto logrado en Sudáfrica-2010, es el invitado maldito al Mundial, donde el intratable Luis Suárez (Liverpool) quiere convertirse en el Alcides Ghiggia contemporáneo, el que le cercenó el orgullo a Brasil en 1950.Edinson Cavani (París Saint Germain), el socio del 'Pistolero', es otro de los villanos con que la celeste puede aterrorizar a los brasileños, si supera el complicado Grupo D, el 'de la muerte', con Inglaterra e Italia, y la débil Costa Rica. "Uruguay puede ser la única selección que puede quebrar psicológicamente a la selección brasileña", admitió Zico, de 61 años, '10' de la selección brasileña en los mundiales de 1978, 1982 y 1986. Colombia y Chile rezan por Falcao y Vidal El factor psicológico será clave para selecciones como las de Colombia y Chile: sus respectivas estrellas, Radamel Falcao García (Mónaco) y Arturo Vidal (Juventus), están entre algodones por lesiones. Aunque no en las mejores condiciones, Falcao García puede llegar a la cita, según sus médicos, y sin rendir al máximo puede darle un envión anímico a una selección cafetera que soñaba con llegar lejos. Sin Vidal o con un Vidal disminuido y con Alexis Sánchez como líder solitario, las posibilidades de Chile bajan notoriamente, aún más cuando deberá medirse en primera fase en el complicado Grupo B con España y Holanda, campeón y subcampeón en Sudáfrica-2010, integrado también por Australia. Europa: a romper el maleficio en América Latina Sin embargo, varios de los jugadores clave y generadores de juego de España como Iniesta y Xavi Hernández parecen estar en un lento declive, pero el equipo de Vicente Del Bosque mantiene intacto su estilo de toque y juego asociado que respeta como la Biblia. Como lo hecho España años atrás, Italia deja atrás su 'catenaccio' aunque la pregunta que flota es si el cambio de ADN tras tantos años de una marca de juego netamente defensivo podrá surtir efecto en Brasil. Y... Alemania es Alemania, otro de los grandes favoritos, presentará en Brasil un equipo mixto de jóvenes poco fogueados y jugadores con experiencia, entre ellos Miroslav Klose (Lazio), que suma 14 goles en Mundiales y puede convertirse en el máximo goleador de la historia del torneo, desplazando al brasileño Ronaldo, que suma 15.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad