La caleña Luisa Leal, promesa de la gimnasia colombiana

Julio 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Katerine Mora Hoyos, reportera de El País
La caleña Luisa Leal, promesa de la gimnasia colombiana

La gimnasta Luisa Leal, es una de las promesas que tiene el Valle y Colombia en esta disciplina.

A la gimnasia, Luisa Leal Restrepo llegó por casualidad cuando apenas tenía siete años y asistía al Coliseo ‘El Pueblo’ a entrenar con el grupo de porrismo del Liceo Benalcázar. Uno de aquellos días, el profesor Francisco ‘Paco’ Guerrero puso sus ojos en ella y vio que tenía ‘madera’ para la disciplina. Actualmente, Leal es una de las gimnastas más destacadas del país.

A la gimnasia, Luisa Leal Restrepo llegó por casualidad cuando apenas tenía siete años y asistía al Coliseo ‘El Pueblo’ a entrenar con el grupo de porrismo del Liceo Benalcázar. Uno de aquellos días, el profesor Francisco ‘Paco’ Guerrero puso sus ojos en ella y vio que tenía ‘madera’ para la disciplina. Actualmente, Leal es una de las gimnastas más destacadas del país.Desde el mismo momento en el que el profesor le pidió a Estela Restrepo, mamá de Luisa, que la llevara constantemente al gimnasio, ella se enamoró por completo de este deporte en el que ha logrado destacarse. Recientemente fue reconocida como la deportista del año en la Rutgers University, EE.UU., superando a jugadores de fútbol americano, de baloncesto y siendo la primera gimnasta que logra quedarse con el galardón. A dicha universidad llegó gracias a una beca por su alto nivel deportivo. En este momento cursa segundo año de Administración Deportiva, carrera que combina con sus entrenamientos diarios al lado del entrenador colombiano Juan Carlos Agudelo. Basta sólo con observar sus ojos para ver el amor que Luisa siente por lo que hace. Este sentimiento es tan grande que incluso cuando a sus once años de edad le diagnosticaron síndrome de Wolff Parkinson White (una anomalía de la conducción eléctrica del corazón) no fue capaz de dejar la gimnasia. “Cuando me hablaron de lo que tenía simplemente no entendía a qué se referían. Sólo me dijeron que lo mejor era que no siguiera en la gimnasia, algo que no iba a hacer”, comenta Luisa. Pese a los peligros que representaba el seguir en la disciplina, incluso una muerte súbita, los pálpitos de Leal le decían que lo mejor era continuar adelante. “A mí nuca me dijeron que mi enfermedad tenía cura, incluso en Estados Unidos casi que no me dejan entrenar. Sin embargo, este año decidí someterme a un tratamiento, coordinado por el Comité Olímpico Colombiano, y mi enfermedad ya no será un problema”, asegura la deportista.Ahora, a sus 18 años de edad y con la tranquilidad de tener su salud al cien por ciento y ser consciente de sus capacidades, Luisa Leal tiene su mente y su corazón centrados en una meta: ir al Mundial de Gimnasia y alcanzar un cupo para Colombia en los Olímpicos de Londres 2012, algo que ella reitera que va a lograr.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad