Juan Carlos Osorio se despidió del Once Caldas

Noviembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
RICARDO LÓPEZ / Colprensa-La Patria
Juan Carlos Osorio se despidió del Once Caldas

Juan Carlos Osorio dirigió el miércoles, ante Itagüí y por la Fecha 17 de la Liga Postobón II de 2011, su último partido en Manizales con el Once Caldas.

Como toda una estrella de rock saltó el técnico Juan Carlos Osorio al gramado del ‘Palogrande’, mientras de la popular norte ‘bajaba’ un "ómuchas graaacias, Osorio muchas gracias!", entonado por los muchachos de Holocausto Norte.

Como toda una estrella de rock saltó el técnico Juan Carlos Osorio al gramado del ‘Palogrande’, mientras de la popular norte ‘bajaba’ un "ómuchas graaacias, Osorio muchas gracias!", entonado por los muchachos de Holocausto Norte.Las 10 mil personas que asistieron el miércoles a las gradas, también se unieron al homenaje y comenzaron a aplaudir a Osorio, que lució una camiseta del equipo con un "gracias DT" en la parte dorsal.El homenaje de despedida al técnico blanco, que el jueves dirigió su último partido en Manizales, subió de tono con los juegos pirotécnicos que comenzaron a explotar, mientras en las enormes pantallas gigantes se proyectaban imágenes del que será técnico del Once Caldas hasta el próximo domingo.Un emocionado Osorio, acompañado de sus padres, esposa y sus dos hijos, levantó los brazos en señal de agradecimiento.Despacio dio una pequeña vuelta ‘olímpica’ hasta llegar a norte, donde finalmente se ‘derrumbó’ ante tanto derroche de cariño que le brindaron. Las lágrimas aparecieron en el rostro de Juan Carlos, que besó el escudo del ‘blanco’ en una bandera que le dieron segundos antes. Luego y para terminar extendió su brazo y se despidió de la hinchada, que no paró de corearlo.Posteriormente, no sin antes hacer saque de honor, se metió de lleno en el partido, al fin y al cabo, lo más importante de la noche.Dejó a un lado la camiseta blanca que le habían dado y se puso un elegante vestido de paño gris con corbata negra.FIEL A SU ESTILOJuan Carlos Osorio vive el fútbol de una manera particular. Siempre está pegado a la raya y su libreta de apuntes está a la mano. El jueves no fue la excepción.Desde que rodó el balón, el hombre se mantuvo pegado a la línea. Luego, comenzaron las notas en su libreta, siempre anotando agachado, casi que arrodillado. Durante los 90 minutos, el profesor Osorio hizo el mismo ejercicio durante 31 veces. Algo sí demostró tener el ‘profe’ y son unas rodillas bien resistentes. A eso le mezclo unos buenos sorbos de agua.El jueves, sus dirigidos le cumplieron y le redondearon esa noche especial que vivió desde antes del pitazo inicial. Osorio pudo disfrutar de una victoria en su adiós al ‘Palogrande’.Fue un triunfo con sentimientos encontrados, porque como él lo dijo antes y después del partido: "me llevo los recuerdos más lindos de esta plaza, de esta gente y de este equipo. Gracias a todos por el apoyo". Pero más bien hay que devolverle las atenciones y que ese hincha del Once le diga: "gracias profe".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad