José Pekerman, un triunfador por fuera de las canchas

Enero 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
José Pekerman, un triunfador por fuera de las canchas

José Pékerman, durante su presentación oficial como técnico de la selección Colombia.

José Pekerman empezó pateando una pelota en las playas del Paraná y terminó manejando taxi en calles de Buenos Aires. Una lesión lo alejó de las canchas. No triunfó como jugador, pero la dirección técnica le dio la gloria.

José Pekerman empezó pateando una pelota en las playas del Paraná y terminó manejando taxi en calles de Buenos Aires. Una lesión lo alejó de las canchas. No triunfó como jugador, pero la dirección técnica le dio la gloria.Su paso por el Deportivo Independiente Medellín pocos lo recuerdan, aunque jugó 101 partidos y anotó 15 goles. Era volante derecho de contención, más bien discreto, quizá porque llegó con una rodilla tocada desde Argentina que no le permitía arriesgar mucho y que a la postre lo sacaría muy temprano de las canchas, a los 28 años de edad.El comentarista Hernán Peláez recuerda que durante una concentración con el equipo antioqueño, el joven Pekerman hizo un giro brusco y se resintieron otra vez sus ligamentos. La medicina de aquel tiempo no pudo hacer nada por su recuperación. Entonces, el fútbol perdería un regular jugador, pero ganaría un gran técnico.Al DIM —recuerda Peláez—, Pekerman llegó con una camada de estrellas entre las cuales infortunadamente él no pudo brillar. Vino con Raúl Navarro (histórico arquero del Nacional), el goleador Nelson Silva Pacheco, el hábil volante Hermenegildo Segrera, entre otros, que marcaron una época en el fútbol nacional a mediados de los 70.Ya había pasado por Argentino Juniors, donde debutó como futbolista el 12 de julio de 1970. Su primer gol lo marcaría un año después, el 27 de junio de 1971, en el triunfo 3-1 de su equipo frente a Platense, y totalizaría 12 tantos en los 133 partidos que disputó en la primera división del fútbol argentino.Aunque no brilló como jugador, José Pekerman sabía que estaba predestinado para el fútbol. Había nacido en Domínguez, un poblado de Entre Ríos, cerca a Buenos Aires, pero muy pronto la familia tuvo que emigrar por problemas económicos. Su padre, Óscar, puso un bar en Ibicuy, adonde llegaban los ferroviarios y el pequeño José Néstor le ayudaba con los mandados. Después del colegio, llegaba al negocio con los zapatos llenos de arena de tanto patear su pelota en las playas del Paraná. Y en vacaciones salía con su hermano Luis a vender helados puerta a puerta por el pueblo, aprovechando la llegada de los pasajeros del tren, castigados por el calor.Otra vez, la adversidad económica obligó a la familia a emigrar. Esta vez a Buenos Aires, donde Pekerman ayudó a su padre en la atención de la Pizzería que montó allí. Pero no abandonó la pelota y, por el contrario, se metió en los potreros de Martín Colorado a patear su afición.Alguna vez, el club del barrio en el que militaba se enfrentó a la séptima división de Argentinos Juniors, y aunque perdió 1-0, al término del encuentro le ofrecieron a José vincularse al tradicional equipo. Por la cabeza de Pekerman pasaron varias cosas: el trabajo en el negocio de su padre, la familia que necesitaba su ayuda y, además, debía asistir al colegio. No le quedaría tiempo para ir a entrenamientos con Argentinos Juniors, pensó. Por eso respondió negativamente la oferta.Finalmente, su padre Óscar le hizo saber que pese a las afugias, estaba decidido apoyar la vocación futbolística de su hijo, la cual había probado contra toda adversidad desde muy niño. Así comenzó Peckerman su carrera como futbolista profesional.José no abandonó sus estudios e ingresó a la Universidad a estudiar Educación Física. El fútbol lo absorbió durante el día y no había jornada nocturna para su carrera. Entonces decidió estudiar kinesiología. Allí se encontró de nuevo con Matilde, una joven que había conocido en la infancia en Entre Ríos, y con ella se casó en 1973. Dos años después, cuando llegó a Medellín, Matilde estaba en embarazo y en esta ciudad nació su primera hija, Vanessa.“Fue una bonita época, la recuerdo con mucho cariño”, dijo esta semana Pekerman, con cierta nostalgia, al ser presentado oficialmente como entrenador de la selección Colombia.Sí, como entrenador de fútbol. A eso se dedicó tras su retiro temprano como jugador. Había soñado con el mundial de Argentina de 1978 (de hecho, había estado en la primera ronda de convocatorias de la selección de su país para el Mundial de 1974). Pero la rodilla lo traicionó.Entonces le tocó rebuscarse la vida por fuera de las canchas. Como dice un comentarista argentino, en Buenos Aires a Pekerman “le tocó pintar su automóvil para mantener su familia como taxista”. Pero eso no le duraría mucho tiempo. En 1981 hizo el curso de director técnico y dirigió a Chacarita, Argentinos Juniors y Colo Colo, de Chile. Luego, ganó un concurso de la AFA para dirigir las divisiones juveniles del seleccionado argentino y allí empezó su gloria. El resto de la historia es más conocida.Ganó dos suramericanos y fue tres veces campeón mundial con su selección en Qatar 95, Malasia 97 y Argentina 2001, convirtiéndose en el técnico más exitoso de la historia a nivel de selecciones.Ahora llega como carta salvadora de la selección de mayores de Colombia. Carlos Bilardo dice que lo ve bien en ese nuevo desafío, pero en este país “hay muchos técnicos con historia y le va a costar mucho dirigir ahí por ser extranjero”. Pero Peckerman asume el desafío.El técnicoJosé Néstor Pekerman fue técnico de Chacarita entre 1981 y 1982. Entre 1982 y 1992 dirigió Argentinos Juniors. Entre 1992 y 1994 dirigió al club Colo Colo, de Chile.Entre 1994 y 2001 hizo su mejor proceso al dirigir las selecciones juveniles de Argentina que alcanzaron tres campeonatos mundiales.En 2003 fue a dirigir el Leganés de España, un equipo de segunda división.Entre el 2004 y 2006 regresó a Argentina para dirigir la selección de mayores que llegó a octavos de final en el mundial de Alemania 2006.Entre los años 2007 y 2008, estuvo al frente del Toluca, de México. En el 2009 fue a dirigir Los Tigres de la UANL. En enero del 2012 llegó a dirigir el seleccionado colombiano de fútbol.Frase“Yo estuve en Colombia en una época maravillosa, me dio también a mi primera hija”, José Pekerman.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad