Jorge Mendes: con licencia para negociar en el fútbol internacional

Jorge Mendes: con licencia para negociar en el fútbol internacional

Agosto 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

Es como un 007, un ‘superagente’ capaz de cosas que parecen de película. Se estima que entre el 5 y el 10% de la transacción de James al Madrid va para su bolsillo.

Dimensionar el poderío de Jorge Mendes es simple: el representante de Ronaldo, James y Falcao maneja la cuenta deportiva de tantos futbolistas que, si se le antojara, un día podría armar entre ellos un partido como los que antes organizaba la Fifa cuando citaba en una cancha a lo mejor del planeta.Tantos y tan buenos como para armar un juego así, Estrellas del Mundo versus Restos del Mundo, con la diferencia de que esta versión tendría a Mourinho dirigiendo en uno de los bancos técnicos. El supuesto mejor entrenador del universo también se encuentra entre sus más preciados bienes de compra-venta que sumados, juntos y revueltos en la misma bolsa, significan más o menos 550 millones de dólares en el bolsillo de un hombre que hizo de su oficio una empresa.No es una metáfora. Gestifute, de hecho, es la empresa física ubicada en Oporto a través de la cual Mendes, mediante toda una estructura corporativa que incluye a 30 empleados, realiza y pacta los negocios y pequeños detalles relacionados con la transacción de sus futbolistas. El prendedor con el logo de Adidas que James lució en la solapa de su chaqueta, el mediático día en que fue presentado en el Bernabéu, puede no haber sido una sugerencia del manager, pero sí de la firma deportiva alemana de la que el colombiano es imagen. Adidas probablemente se acercó a James a través de Mendes. Mendes Acercó a James al Real Madrid. El Real Madrid es patrocinado por Adidas. ¿Quién gana en toda esa ecuación sin haberse tenido que colgar un botón en la solapa?Que a Mendes lo llamen ‘el superagente’ es una naturaleza que se desprende del lugar que ocupa entre sus colegas, todos varios escalones por debajo del 007 con más licencia para negociar. Ganador tres veces consecutivas del Globe Soccer Award, algo así como el Balón de Oro para los representantes, el portugués de 49 años tiene tanta influencia en el fútbol como Cristiano Ronaldo o Lionel Messi. Paradójicamente, si la comparación fuera posible, la personalidad de Mendes se acercaría más a la del incansable rival de su protegido más valioso, CR7. Porque aunque ambos son de Portugal, comparten gusto por el lujo, y los aciertos del uno siempre han beneficiado al otro. Mendes no es un exhibicionista como Cristiano. ‘El superagente’ es más bien como Messi: evita las cámaras, pero es adicto a hacer goles memorables, como cuando representando a cinco jugadores del Real Madrid (Ronaldo, Pepe, Coentrao, Carvalho, Di María) y al técnico Mourinho, generó a su alrededor una sensación de poder tan solo comparable con la de Florentino Pérez, el presidente del equipo más poderoso del planeta. En medio de uno de los tantos momentos de tensión futbolística y extrafutbolística de aquella época, el Wall Street Journal publicó un artículo cuyo título reflejaba los alcances de ese James Bond que siempre viste de traje y casi nunca da entrevistas: cómo ser el dueño de un club deportivo sin comprar uno.La astucia de Mendes, un futbolista frustrado con más olfato para los negocios fuera de la cancha que para hacer goles adentro de ella, quedó demostrado desde que sus días olían a camerino de equipos chicos. Cuando hacía parte de una liga inferior del fútbol portugués, jugando como volante para el Vianense, su leyenda personal cuenta de una vez que, para aumentar su corto sueldo, le propuso a los dueños del equipo que le dieran en concesión el manejo de las vallas publicitarias del estadio donde jugaban. Los dirigentes accedieron y con esos ingresos adicionales el futbolista promedio empezó a morir para darle vida al empresario genial.Primero fue un videoclub. Luego un bar. Luego una discoteca al norte de Portugal donde todos saben que su camino tomó otro rumbo. Fue allí donde conoció a Nuno Espírito Santo, por ese tiempo un portero con chapa de promesa en el Vitória de Guimaraes. Era el año de 1996. Mendes y Nuno se volvieron amigos y algo después de su primer encuentro Mendes hizo de la promesa un juramento cumplido logrando un contrato para el arquero en el Deportivo de La Coruña español. Aunque no se trató de una transacción estrepitosa, hizo el ruido suficiente para abrirle el mercado portugués.En el 2002, uno de sus negocios anunció el futuro galáctico del agente: Hugo Viana, un volante que en el 2001 había llegado al Benfica tasado en un millón de dólares, pasó al Manchester United por doce millones de dólares. Esa marca fue el verdadero comienzo de una industria que quedaría ratificada en el 2004, cuando uno de sus representados ganó la Liga de Campeones dirigiendo al hasta entonces desconocido Oporto. Mendes convirtió el título de Mourinho en un prodigio mundial gracias al cual 'Mou' no solo llegó al Chelsea como el técnico mejor pagado de la galaxia sino como un exentrenador del montón fichado para ser el mejor del planeta. En Inglaterra todavía le dicen ‘the especial one’.La historia de Mendes y de la forma en que llegó a convertirse en ‘el superagente’ está llena de mitos que no terminan de explicar del todo cómo fue que pudo abrirse paso en una incubadora de víboras donde importan más los millones que los jugadores. De hecho, cuando Mendes hizo su primer negocio con el arquero Nuno, el mercado de fichajes en Portugal era casi un monopolio controlado por José Veiga y Palio Barbosa, con quienes Mendes tuvo fricciones irremediables.Bromeando y en serio, en los ecos de las redes sociales hay voces de quienes se aventuran a decir que Mendes le vendió el alma al diablo, que no es posible tener tanta suerte. Y es seguro que Mendes guarda muchos secretos. En el único que le enorgullece dar a conocer podría estar parte de la explicación de por qué entre su catálogo de futbolistas están las figuras que tiene: Mendes no trata a los futbolistas como números sino como parte de su familia. Son sus amigos, los consiente, los premia, los defiende, los quiere. Y entonces ellos le creen. Y le obedecen. Después todo es más fácil. Parece la estrategia de un espía, de James Bond, del 007.Las cifras de algunas de sus estrellasCristiano Ronaldo: 15 millones de euros al año es el salario que consiguió Mendes para su consentido, CR7.James Rodríguez: 80 millones pagó el Madrid por James. Entre el 5 y el 10% del pase del jugador sería la comisión de su empresario.Falcao García: 45 millones de dólares consiguió el ‘superagente’ que pagara el Mónaco francés por Falcao.Ángel Di María: 80 millones por la venta de Di María al PSG es la transacción en la que ahora trabaja Mendes.Thiago: 12 millones de euros por año, es el salario que Mendes pactó para Thiago en el PSG.Jose Mourinho: 10 millones de euros netos al año fue el sueldo que negoció Mendes para que José Mourinho se sentará en el banco del Madrid. Antes lo había llevado al Inter de Milán, donde se ganaba cerca de nueve.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad