Jonathan 'Momo' Romero, el púgil que nunca ha sido noqueado

Jonathan 'Momo' Romero, el púgil que nunca ha sido noqueado

Febrero 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
RICARDO PÉREZ VARGAS - El País

‘Momo’ ha librado fuertes combates: en el barrio, en el ring y durante toda su vida.

Propinó su primer nocaut recién nacido. Hace 26 años quedó sobre la lona la parca. Poco daban por la vida de ‘Momo’ Romero. Incluso sus padres llegaron a dudar de que se salvaría. Llegó a la casa del barrio El Retiro un 14 de diciembre de 1986 con dos meses de anticipación. Por supuesto que esa premura no estaba en la cuentas de su madre, pues los dolores de parto la sorprendieron cuando regresaba del centro de Cali en un bus. Apenas tuvo tiempo de entrar a la casa.Debilucho, enfermo, indefenso y feo, su familia y especialmente su padre Reinel Romero y su madre Cristina Preciado recuerdan que pensaban que no iba a sobrevivir. Una enfermera que los visitó se atrevió a decir: “eso tan feo se va a morir”. Hoy doña Cristina evoca esos días con gracia y sostiene que es tal vez el pasaje que a su hijo campeón más le hace desternillar.A esta circunstancia se debe el diminutivo de ‘Momo’. Su padre, por ser tulueño, era devoto del Divino Eccehomo, el santuario venerado en el corregimiento de Ricaurte, a unos cuantos kilómetros al norte de su tierra natal. En sus oraciones le encomendó que si libraba a su quinto hijo de la muerte le pagaría la gracia poniéndole el nombre de la venerada imagen.Desde entonces muchas han sido las tribulaciones por las que ha pasado ‘Momo’. De la más temprana, con apenas 7 años, se percató su padre cuando incluso no se hablaba de matoneo. Pero ya sus hijos eran víctimas.Se los entregó al profesor Jorge Aguirre para que los entrenara en el arte de la cuerda floja, con el fin de que aprendieran a defenderse y a ocupar el tiempo ocioso que sobraba de las clases en el colegio del Señor de los Milagros, a unas pocas cuadras de su casa. Y los papeles se voltearon, pues ‘Momo’ ya nunca más fue el agredido, a pesar de que jamás ha sobrepasado los 61 kilos.Empero, en esa vecindad él y sus hermanos estaban rodeados de toda calaña, que lo llevó a contactar miembros de pandillas, como bien lo reconoce en público al rememorar esos días aciagos.Y aunque él se ha referido crudamente a esa etapa, aceptando que aprendió a manejar armas e incluso a robar, familiares y entrenadores niegan que alguna vez haya incurrido en conductas delictuales, salvo las riñas, que según sus allegados eran imposibles de evitar.Las más habituales fueron por faldas. No es gratuito que sea el padre de tres pequeños con sendas madres.Al tiempo afinaba su estilo como boxeador: malicioso, rápido, de gran esgrima y precisión. No en balde a los 13 años y con 33 kilos noqueó a los 5 segundos a un rival de 46 kilos y 16 años. Nunca ha sufrido un nocaut.Abajo del ring: de buen humor, gran amigo, pero enemigo de la mentira, mamador de gallo, noble, de gran corazón.PerfilNombre completo: Jonathan Eccehomo Romero Preciado. Lugar y fecha de nacimiento: Cali, diciembre 14 de 1986. Estatura: 1,73. Peso: 60 kg. Padres: Reinel Romero (policía pensionado) y Yeimy Cristina Preciado (ama de casa).Hermanos: siete, pero ya murieron tres hombres y una mujer.Estado civil: unión libre con Yurani Hurtado, con quien vive en Barranquilla.Hijos: tres.Títulos: campeón latinoamericano y campeón mundial de la Federación Internacional de Boxeo.Participación en Olímpicos: Beijing.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad