Jakub Blaszczykowski, el gladiador de la Selección de Polonia

Junio 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
AFP- El País

Debido a que su nombre es prácticamente impronunciable fuera de Polonia, sus amigos prefieren llamarle Kuba. Siempre que marca un gol mira al cielo para homenajear a su madre fallecida.

Russell Crowe le admira. El actor que ganó un Oscar por su papel en la película "Gladiator" de Ridley Scott aplaudió vía Twitter a Jakub 'Kuba' Blaszczykowski después de su gol ante Ucrania el martes pasado, que sirvió para hacer historia, logrando la primera clasificación de Polonia para las rondas de eliminación directa de una Eurocopa.

"¡Kuba! Bien hecho, Polonia. Lo difícil llega ahora", escribió el actor neozelandés, en un mensaje muy retuiteado, especialmente por los aficionados del equipo de Robert Lewandowski.

Campeón de Polonia con el Wisla Cracovia, dos veces campeón de Alemania con el Borussia Dortmund (2011 y 2012) , vencedor de la Copa de Alemania en 2012 y finalista de la Liga de Campeones en 2013, además de mejor futbolista polaco del año en 2008 y 2010... El palmarés de 'Kuba' es largo e impresionante, para un jugador con un nombre prácticamente impronunciable fuera de Polonia. Por eso muchos, incluido Rusell Crowe, prefieren llamarle Kuba.

Junto a Lewandowski y Lukasz Piszczek formó el trío polaco que dio brillo en un pasado reciente al Borussia Dortmund. Esta Eurocopa, si continúa así, puede ser la de las gran revancha para él, después de acumular golpes de mala suerte.

Tuvo que renunciar a la Eurocopa del 2008 tras unas lesiones sufridas en el último amistoso y luego en el entrenamiento de la víspera del torneo. Y a principios de 2014 fue víctima de una rotura de los ligamentos cruzados que le hizo perderse todo el año. En 2015, el Borussia Dortmund lo cedió a la Fiorentina italiana, pero pasó al banquillo de suplentes, lo que puso muy en el aire su participación en la Eurocopa de Francia.

Todo había comenzado por lo tanto mal para este gladiador acostumbrado a luchar contra la adversidad.

Nació en diciembre de 1985 en Czestochowa, en el sur de Polonia. Cuando tenía apenas 11 años, su madre murió en sus brazos, apuñalada por su padre durante una disputa conyugal. Un crimen que conmocionó al joven Kuba y marcó su vida a partir de entonces.

Kuba y su hermano pasaron a crecer con su abuela, en una familia que estuvo a la altura del desafío después de la tragedia. Apoyado por su tío materno Jerzy Brzeczek, exmediocampista y capitán de la selección nacional medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, el pequeño Kuba pudo ir encontrando poco a poco un cierto equilibrio entre la escuela y los entrenamientos. "Me llevó años antes de dejar de pensar con odio en el corazón", declaró tiempo después en una entrevista, en 2015, cuando publicó su autobiografía.

"Sea cual sea tu vida y sea cuales sean los obstáculos que se presentan, lo importante es no bajar nunca los brazos, continuar avanzando (...) no compadecerte de tu suerte, sino hacer tu trabajo", indicó sobre el mensaje del libro.

Después de cada gol que marca, Kuba mira siempre al cielo. "Es un gesto simbólico y de agradecimiento a mi madre, que tenía tanta confianza en mí", explica este hombre casado y padre de dos niños.

En su primer partido en la Eurocopa 2016, ante Irlanda del Norte, Blaszczykowski dio el pase a Arkadiusz Milik para el gol del triunfo 1-0. El martes, en Marsella, fue él el autor del gol para una clasificación histórica a octavos de final.

Ahora todos los hinchas polacos esperan que Kuba vuelve a mirar al cielo el sábado ante Suiza: señal de que ha vuelto a anotar. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad