Jackson Martínez, ¡el otro felino!

Marzo 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO BOLÍVAR - Reportero de El País
Jackson Martínez, ¡el otro felino!

Jackson 'Cha Cha Chá' Martínez, delantero del Porto y la selección Colombia.

Jackson la ‘Pantera’ Martínez está de moda en Europa. Sus goles en el Porto lo tienen en la mira de grandes clubes. Radiografía de un delantero que conquistó al Viejo Continente.

En el 2008 el divorcio era inevitable. Jackson Martínez, vestido con la camiseta roja del Independiente Medellín, no pegaba una en los 'pedazos' de partido que le daba el técnico rojo Santiago Escobar.Lucía torpe, aparatoso y encima perdía muchas ocasiones de gol. La afición del 'Poderoso', caliente por las opciones que desperdiciaba el delantero chocoano, decidió sacarlo de su corazón y con coros y cánticos dio su veredicto: no era del gusto de la fanaticada y por lo tanto Jackson no debía aparecer más en la titular.“Me tocó hablar mucho con él porque era verdad, la hinchada no lo quería; le dije que el camino no era el de enfrentarse a los aficionados sino trabajar duro y poner todo para que las cosas cambiaran”, recuerda Santiago Escobar.Y las cosas cambiaron para beneficio de todos. Jackson se puso el overol y trabajó incansablemente para perfeccionar algunos movimientos, para tener tranquilidad a la hora de definir y para cambiar los silbidos de la hinchada por aplausos.Los resultados pronto se vieron porque al año siguiente el atacante chocoano fue pieza clave en la obtención del título alcanzado por el Medellín, esa vez de la mano de Leonel Álvarez como timonel.“Yo jugué detrás de él y desde mi posición de volante central veía a un delantero potente, que aprovechaba muy bien los espacios, fuerte en el juego aéreo y dotado para manejar las dos piernas”, dice John Javier Restrepo, compañero de Jackson en ese Medellín campeón del 2009.Si 'Choronta' lo disfrutó como compañero, Édgar Zapata lo sufrió como defensa. “Lo enfrenté varias veces y puedo decir que era un jugador muy bravo, que iba de frente y que por arriba era demasiado fuerte porque además tenía una gran saltabilidad”, asegura el exdefensor de Junior, Nacional y Deportivo Cali.Su fútbol, potencia y goles lo llevaron al exterior. En Jaguares de México demostró sus condiciones de artillero al anotar 35 dianas en 69 juegos, lo que lo llevó a ser fichado por el Porto para sustituir al tigre mayor: Radamel Falcao García.Jackson llegó 'endiablado' a Portugal. Con los 'Dragones' tiene 27 celebraciones en 30 partidos, números que lo han puesto por encima de Falcao, quien escribió una historia con letras de oro en el Porto.Potencia, regate, gran juego aéreo, definición y un verdadero camión cuando encara con balón dominado, es su variado y muy apetecido repertorio cada que se viste de cortos en cualquier cancha del Viejo Continente.“Es un jugador completo; nos ofrece muchas posibilidades ofensivas y por eso lo venimos disfrutando día a día”, dijo hace poco el técnico del Porto, Vitor Pereira, sobre las condiciones de su perla colombiana.¿Hasta cuándo lo disfrutará? Parece que por muy poco tiempo porque los grandes de Europa alistan su chequera para llevarse a uno de los jugadores del momento en el reñido y millonario fútbol del Viejo Continente.1. La potenciaSus 185 centímetros y sus 80 kilos de peso lo convierten en un jugador dotado para enfrentar y 'pelear' con cualquier defensa. De hecho, Jackson ha sacado grandes réditos en el mano a mano, cuando encara con el balón pegado a sus botines, y en el juego aéreo. “Tiene una fuerza increíble que cualquier defensa, donde le dé un centímetro de ventaja, pierde con él”, asegura su compañero en el Porto, el también colombiano James Rodríguez. Esa fortaleza física le da confianza para ir siempre de frente.2. La definiciónDel jugador que lucía aparatoso y torpe hace cinco años en el Medellín, al de hoy, que es fino para definir, hay una diferencia abismal. “La clave de Jackson estuvo en que después de los entrenamientos él mismo pedía más trabajo; se quedaba perfeccionando movimientos y preparando jugadas de definición con las dos piernas. El resultado se está viendo hoy”, confiesa Santiago Escobar, quien lo dirigió en el Medellín. Martínez es en el momento uno de los jugadores más efectivos en el Viejo Continente. Su condición de definidor no tiene límite como quedó demostrado el 7 de octubre del año pasado ante el Sporting de Lisboa cuando recibió de espaldas al arco, paró el balón con su muslo derecho y, sin dejarlo caer, aún dándole la espalda a la portería, metió un taco que dejó sin chance al arquero rival para un golazo.3. Juego aéreoOtra de sus fortalezas está en el juego aéreo, ya que aprovecha de gran manera sus 185 centímetros y sus 80 kilos de peso para lanzarse por el balón cuando viene de costado. “Por su fortaleza física es capaz de mover a cualquier defensa en el juego aéreo”, reconoce el zaguero Édgar Zapata.Jackson no tiene problemas para meter un cabezazo peligroso si el balón viene de la izquierda o la derecha. Pero no solo saca provecho por arriba para anotar. También sirve de pívot para bajarles los balones a sus compañeros que suelen acompañar, una jugada que le ha dado muchos frutos al Porto.4. La técnicaEn la mayoría de los casos, cuando un jugador es alto y fibroso, su manejo de balón y sus movimientos no son tan dúctiles. El argentino Martín Palermo, el inglés Peter Crouch, el togolés Emanuel Adebayor y el noruego John Carew, entre otros, son algunos a los que les costaba dominar con técnica la pelota. Con Jackson Martínez no sucede lo mismo porque ha demostrado riqueza en el manejo del balón, definición perfecta incluso con la pierna zurda que no es su perfil, y movimientos coeherentes en el momento de hacer diagonales.5. AmbiciónSus metas no tienen límite. No se conformó con ser un delantero del montón en el Medellín. Trabajó y mejoró en definición y en técnica. Se fue al fútbol mexicano y allí alcanzó renombre en Jaguares. Le llegó la oportunidad en el Porto, y desde que se puso la blanquiazul del equipo lusitano en 2012, no ha parado de crecer y de anotar. Los elogios y su aparición en los periódicos europeos no lo han mareado. Jackson sabe que debe remar mucho más porque el Porto es solo un peldaño para llegar a uno de los equipos grandes del mundo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad