Jackson Martínez busca más espacio en la selección Colombia

Octubre 31, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Antonio Torres del Cerro – EFE
Jackson Martínez busca más espacio en la selección Colombia

Jackson Martínez, delantero de la selección Colombia.

Jackson llegó al Porto en el verano de 2012 procedente del Jaguares de Chiapas mexicano a cambio de 9 millones de euros con el pesado legado que habÍa dejado su antecesor Falcao (73 goles en 88 encuentros).

Codiciado por varios colosos europeos, el artillero colombiano del Porto, Jackson Martínez (Quibdó, 1986), busca más minutos en su selección, con la que se fija una ambiciosa meta: jugar la final del Mundial de 2014.En entrevista con Efe, Jackson teje además elogios a su compatriota Radamel Falcao García y a la selección española, confirma que su proceso de renovación con el Porto aún no está cerrado, y cuenta episodios de su vida profesional poco conocidos.Labrada una excelente reputación en Europa aupada por una impresionante media (0,88 goles por partido), el hercúleo delantero (1,85 metros y 85 kilos) asume su deseo de jugar más en la selección cafetera, aunque no quiere que se malinterpreten sus palabras: No pone en tela de juicio las opciones del seleccionador, el argentino José Pékerman."Es una situación que lógicamente no es fácil, pero no puedo cuestionar sus decisiones. Yo las respeto, aunque no puedo dejar de esconder que quiero jugar, estar ahí y que es una selección en la que tenemos que tirar al mismo lado", aseveró Cha-Cha-Cha, apodo alusivo al mambo con el que su padre conmemoraba los goles cuando era futbolista.A pesar de haberse consagrado el último curso máximo goleador de la Liga portuguesa en su primera temporada en el Porto, Jackson ha jugado poco en los 14 partidos de la fase de clasificación sudamericana para el Mundial de Brasil: 316 minutos y apenas cuatro encuentros como titular.El delantero del Porto aseguró, no obstante, que Pékerman le ha expresado confianza en su trabajo como lo ha hecho con los otros avanzados colombianos que juegan en Europa, como Carlos Bacca (Sevilla) o Luis Muriel (Udinese).Forjado como un completo ariete que reúne la elasticidad de su admirado Faustino Asprilla y el instinto goleador de Falcao, asume que la actual generación de futbolistas colombianos -quizá superior a la de los legendarios Higuita y Valderrama- es un grupo "muy bueno" y ambicioso."El grupo ha sido la sensación a nivel mundial (...). Podemos hacer un excelente mundial. No sabemos hasta dónde podemos llegar, queremos llegar a la final. Eso es lo que vamos a buscar", aseveró el delantero, quien restó importancia a que la "tricolor" no participe en un Mundial desde 1998.Sin pronunciarse sobre un favorito para levantar el torneo, el chocoano sí tiene claro cuál es la selección que mejor practica fútbol: "España sin duda es la que mejor juega. Es algo que no se puede discutir".Como numerosos jóvenes latinoamericanos, Jackson no tuvo la ocasión de pulirse en sofisticadas escuelas de fútbol y aprendió a jugar descalzo en la calle en tres barrios de su Quibdó natal: Huapango, Ángeles y Paraíso.Incentivado por su padre -tenía una escuela de fútbol para niños que le abrió las puertas de este deporte-, decidió marcharse a Medellín para estudiar y dedicarse al balompié. Allí comenzó en tres pequeños clubes de barrio hasta fichar por el Independiente de Medellín gracias al ojo clínico de Fernando Jiménez."No pude tener la oportunidad de formarme física o técnicamente en categorías inferiores. Tuve que ir aprendiéndolo hasta que con 17 (en el Independiente) empecé a sacar provecho de ello", evocó Cha-cha-cha, quien explicó que mejoró su técnica jugando con pelotas de tenis contra la pared.Su deseo por aprender cada día le lleva a ser el último en abandonar el centro de entrenamiento del Porto, donde se ejercita en el gimnasio para fortalecer el equilibrio y la coordinación: "Me gusta trabajar, tratar de exigirme al máximo, cuando agarras un hábito hay que mantenerlo", apuntó.Con una cláusula de 40 millones de euros y contrato hasta el 2016, las negociaciones entre el jugador y el Porto se arrastran desde el verano mientras la prensa le sitúa como objetivo de tiburones europeos como el Real Madrid."Aún no he renovado, está ahí, tratándose, pero todavía no se ha dado la renovación. Se está hablando. Mis representantes se encargan de eso y yo me dedico a jugar", manifestó el delantero, quien aseguró continuar centrado en su trabajo a pesar del ruido en torno al proceso.Los representantes de Jackson y la dirección del Porto entablan contactos desde hace meses para tratar de aumentar el vínculo del futbolista.Extraoficialmente, se habla de prolongar en dos años el contrato, hasta el 2018, con un aumento de la cláusula hasta los 60 millones así como una mejora salarial.Molesto con las noticias que circularon en la prensa a comienzos de temporada -en las que se daba por hecha su renovación-, el chocoano aguarda un desenlace con el deseo de continuar en el Porto: "Yo creo que sí, esperemos, solo Dios sabrá. Por ahora sí".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad