Humberto Osorio Botello, un goleador de raza

Humberto Osorio Botello, un goleador de raza

Mayo 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
JESSICA VILLAMIL MUÑOZ - Reportera de El País
Humberto Osorio Botello, un goleador de raza

Humberto Osorio Botello, delantero internacional colombiano.

Humberto Osorio Botello, el máximo artillero del torneo del fútbol colombiano, desde niño fue un deportista disciplinado y dedicado. Es un padre amoroso y hogareño. Su papá lo sueña jugando en el Barcelona o en el Real Madrid.

No está en su cuarto de hora. Tampoco le llegó de la noche a la mañana la calidad de ‘pescar’ en el área. Menos es un ‘suertudo’. Todo lo que tiene le ha llegado en el momento indicado y se lo ha ganado con esfuerzo.Desde los 13 años, Humberto Osorio Botello, el goleador del torneo apertura de la Liga Postobón de fútbol, está persiguiendo un balón. Y ha seguido la esfera por cada uno de los rincones donde se ha metido. Salió de su natal Valledupar para establecerse en la capital del Valle, donde lo acogió la Casa Hogar del América de Cali y allí empezó su formación como futbolista. Ahora es el mejor artillero de Millonarios, equipo capitalino que lo recibió desde comienzos de año.Las cifras hablan de su calidad: diez goles en doce partidos. Y eso que de las catorce fechas jugadas hasta el momento en el torneo local, Osorio solamente ha participado en cinco partidos completos y algunos minutos en otros encuentros. Entonces tiene razón Richard Páez, director técnico de Millonarios, cuando dice que el muchacho “es un goleador de raza”.Con estrellaPuede ser una persona o muy aburrida y tímida o tal vez alguien brillante y famoso. Las características las enmarca el zodiaco para alguien que como Humberto Osorio Botello nació un 24 de junio, y lo rige el signo de Cáncer.El futbolista, que está próximo a cumplir los 24 años de vida, se sale de los lineamientos. “Es un muchacho calmado, tímido. ¿Cómo le dijera? Él no da qué hablar”, sostiene su padre, Luis Osorio. Pero Humberto sí da qué hablar. Es el mejor delantero en la presente temporada del torneo colombiano y ocupa las primeras páginas de los medios de comunicación nacionales.En una búsqueda rápida en Internet, Google encuentra su nombre en 107.000 artículos. Humberto Osorio Botello sí es famoso. Pero también calmado.Alberto Suárez, exdirector técnico de las divisiones inferiores del América de Cali, recuerda que el deportista nunca dio problemas. “Por encima de ser un buen jugador, es un ser humano y con él nunca hubo problemas de indisciplina, de él nunca se ha escuchado que sea un tipo díscolo, que tome licor”, asegura el estratega.El zodiaco también predice que para los hombres cáncer, su hogar es como un nido, un refugio dónde ir cuando el estrés de su trabajo es demasiado. María Botello, su madre, lo confirma: “Ese muchacho es muy juicioso. Con decirle que parece la mamá de la niña que tiene. Está pendiente de sus comidas, de la ropa. Él es muy hogareño”.La madre, que sabe lo que es tener amor por la pelota porque jugó en varias selecciones Cesar y era volante de creación de su equipo Doce de Octubre, comenta que de las canchas de fútbol su hijo salta a la casa. “Con decirle que cuando era niño a él le gustaba lavar su propia ropa y eso que yo siempre he tenido quién me ayude en esas cosas de la casa. Él no tenía que hacerlo, pero le gustaba”, señala doña María.Sus iniciosOsorio Botello comenzó a tocar la pelota desde muy niño en los torneos barriales que organizaba su papá. Allí lo moldeó como mediocampista, pero cuando llegó a la liga del departamento, en el Colegio Nacional Loperena le descubrieron el olfato de goleador y su técnico Silvestre Maestre lo ubicó unas posiciones más arriba en la cancha.Luego de estar como delantero, llegó al América de Cali y Reinaldo Rueda lo puso a jugar en la Selección Colombia en la categoría Sub 15. Con el mismo juego rápido con el que se desempeña en la cancha, Humberto se ha movido en la vida. Desde el 2009 está casado y tiene una niña, Gabby, de 2 años. Humberto estuvo en la Casa Hogar del equipo rojo desde el 2006. A pesar de comenzar con un doblete en el torneo finalización de ese año, frente al Tolima y otro tanto ante el Envigado, su participación no fue notoria. Periodistas deportivos de la capital del Valle sostienen que cuando Osorio llegó a la ‘Mechita’, las estrellas eran Milton Rodríguez y Sergio Herrera, así que sus oportunidades eran escasas. Pero el tiempo le dio la razón a Silvestre Maestre, quien también formó a talentosos como Armando Carrillo y José ‘El Ringo’ Amaya.Luego estuvo en equipos como el Cúcuta, Bucaramanga y Estudiantes de Mérida, en Venezuela. En el Inti Gas, de la liga peruana, se encontró con el colombiano Édgar Ospina, quien era el técnico, y fue clave para Osorio Botello. En ese equipo, el talentoso vallenato marcó 15 goles y, según él, por eso llegó a Bogotá al equipo 'Embajador'.Patea con estilo y rapidezLuis, el padre del delantero de ‘Millos’, no ahorra calificativos para su hijo. “Yo siento que él tiene un juego muy parecido al de Falcao. Es rápido en el área, se mueve con jerarquía, defiende, ataca. No es de esos que mete goles con pelotazos o patea a la ‘loca’. Sin demeritar a otros, mi hijo patea con estilo, con rapidez, con precisión”.El hombre, a través del teléfono, se escucha orgulloso, pero el amor que siente por su hijo no le ha vendado los ojos. Richard Páez, el director técnico del equipo azul, coincide con Luis.“Humberto está demostrando su categoría, sus condiciones y su jerarquía. Los goleadores no lo son sólo por suerte, esa es una cuestión que el jugador provoca. Osorio Botello es uno de esos centrodelanteros que se mueven de manera categórica, provoca la jugada del gol e intuye dónde cae la pelota, es un goleador de raza al que espero mantener en Millonarios”, manifiesta.El joven, de 24 años, alegre y espontáneo como buen costeño, líder en la tabla de artilleros en el actual torneo, habla con pausa. Dice que todo se lo debe a Dios. A su fe le atribuye que cada domingo o cuando está en una cancha marque gol. “Que digan que mi juego se parece al de Falcao, es relativo. Lo que sí tengo claro es que hay que atacar los balones, lograr ese contacto y seguir así, en este camino”.Alberto Suárez, el técnico que lo recibió en el América, dice que la fortaleza del delantero está en su velocidad. “Desde niño vi que le gustaba muchísimo el gol. Desde niño pescaba en el área. Es atrevido, hace cosas que nadie se espera. Él siempre ha sabido estar donde se debe. Eso nos impresionó siendo él muy jovencito”, relata.Suárez comenta que, al final, Humberto logró estar en un equipo como Millonarios que le dio la opción de estar en una instancia superior y eso lo enmarca en el entorno nacional.En el futuro, el extécnico de la ‘Mecha’ lo ve jugando en México o en Europa, porque a su juicio, tiene todas las condiciones para hacerlo. Además, desde niño ha sido dedicado. Su padre, Luis, es un poco más exigente. Lo ve jugando en un equipo español. Se ríe y dice que no importa cuál sea: el Barcelona o el Real Madrid. “Cualquiera de los dos le caería bien”.Pero Humberto, como siempre, tiene los pies bien puestos sobre la tierra. Manifiesta que en este momento está haciendo su trabajo en Millonarios y para ello se esfuerza demasiado.Agrega que quiere seguir haciendo goles para conseguir los objetivos en este torneo y agradecerle a José Péckerman por haberlo llamado a hacer parte de los microciclos la Selección Colombia.Seguramente ya llegó la hora para que Humberto Osorio Botello recoja los frutos de tanto esfuerzo.FRASES...* “Estoy feliz con lo que estoy viviendo en Millonarios. Le pido a Dios para seguir metiendo goles”.Humberto Osorio Botello, delantero de Millonarios* “Osorio es un centro delantero con jerarquía y un goleador de raza”.Richard Páez, D.T. de Millonarios

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad