‘Hugol’ calienta la liga con sus goles

Enero 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
HÉCTOR FABIO GRUESSO / Reportero Afición - El País
‘Hugol’ calienta la liga con sus goles

Hugo Rodallega, delantero colombiano del Wigan inglés.

Los goles, la celebración de una victoria y el llegar a su hogar, son las únicas acciones que le brindan calor al atacante vallecaucano Hugo Rodallega, quien por estos días ha soportado heladas hasta de -12 grados bajo cero en Inglaterra.

Los goles, la celebración de una victoria y el llegar a su hogar, son las únicas acciones que le brindan calor al atacante vallecaucano Hugo Rodallega, quien por estos días ha soportado heladas hasta de -12 grados bajo cero en Inglaterra.Mientras en Colombia suenan las campanas que anuncian que el año viejo se ha ido y lo abrazos se confunden sin cesar, en Inglaterra los jugadores de la liga profesional se preparan para encarar una fecha más. El goleador del Wigan inglés anotó un gol el pasado 26 de diciembre frente al Wolverhampton, jugó tres días después contra el Arsenal, repitió el 2 de enero ante el Newcastle, y lo volverá a hacer este miércoles contra el Bolton. Rodallega habló sobre su adaptación al clima inglés y su momento en el Wigan de Inglaterra. ¿Cómo pasó la Navidad en Inglaterra? En casa, tranquilo, con la familia, tratando de estar alegres y adoptando las costumbres de Colombia. En la calle los festejos son distintos porque acá hay otra cultura. ¿Qué le trajo el Niño Dios? Lo que le pedí, triunfos y goles. Y se me dio uno frente al Wolverhampton. ¿Y cuál fue el regalo de Niño Dios que más lo hizo feliz en su infancia? Cuando estaba niño siempre quería tener unos guayos, un balón y un uniforme del América, del que siempre he sido hincha. ¿Cuál camiseta de los jugadores del América anhelaba tener? La del ‘Pitufo’ De Ávila.¿Cómo eran las mañanas del 25 de diciembre en El Carmelo? Los 24 uno se acostaba muy temprano, y muchas veces el desespero de saber que al día siguiente uno iba a tener un regalo, no lo dejaba dormir bien y las noches se hacían largas. Entonces, uno se levantaba temprano y se iba para la calle. Era un día muy alegre en la cancha de fútbol, donde todos nos preguntábamos quién era el Niño Dios (risas). ¿En sus épocas de chico soñó jugar con nieve? Nunca, ni siquiera me lo llegué a imaginar. Ahora lo veo normal, pero la primera vez que llegué acá, fue una experiencia muy bonita ver que podía pisarla, tirársela a los amigos, a la familia... Fueron cosas que me hicieron recordar la niñez. ¿Cada vez se acopla mejor a las bajas temperaturas? Creo que sí. Hemos estado a -12 grados, pero uno se adapta.¿Recuerda una helada que lo mermó física y futbolísticamente? Sí, recuerdo un partido del año anterior con el Portsmouth, en el que sólo quería sentarme, ya que tenía los pies congelados. ¿Cómo se prepara para afrontar un compromiso con una temperatura tan baja? Actualmente hay muchas cremas, además de ropa térmica, pero también trato de fortalecerme mentalmente. ¿Qué es lo que más se le dificulta a un jugador cuando hay tantas heladas? De lo que todos nos quejamos es de los dedos de los pies, porque los zapatos son de un material muy delgado y se entra fácilmente el frío. Los futbolistas en la Liga de España se quejaron porque les programaron partidos un par de días después del año nuevo. ¿Cuál es el concepto de ustedes, los que actúan en la Liga Inglesa? Yo me adapto a lo que se vive en esta Liga, donde es una costumbre jugar después del año nuevo, y ya el jugador no extraña saber que tiene que entrenar o jugar un 1 de enero. Acá lo toman como un día más del año y con la mente puesta en que al otro día hay que ir a trabajar. Hace poco nos pasó que el 25 de diciembre estábamos encerrados en un hotel.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad