Historias de cinco mujeres, unidas por un mismo diagnóstico: cáncer de mama

Octubre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Aura Lucia Mera | Especial para El País.
Historias de cinco mujeres, unidas por un mismo diagnóstico: cáncer de mama

Cáncer de seno.

Por ese coraje, ese valor y esa entereza con que afrontaron diagnósticos y tratamientos. Por ese convencimiento de que la vida se inventa todos los días, y la única consigna es vivir a plenitud.

Cinco mujeres. Cinco historias. Un común denominador: cáncer de mama. Diana Currea, ese ángel con cara de niña nos sugirió compartir entre todas, miedos, fortalezas y esperanzas. Ayudar de esta manera a llevar el mensaje a las mujeres caleñas. Diferentes edades, diferentes entornos, diferentes historias. Me encargaron de editar estos testimonios. Lo hago llena de admiración, respeto y amor por Catalina, Martha, Elizabeth y Liliana. Por ese coraje, ese valor y esa entereza con que afrontaron diagnósticos y tratamientos. Por ese convencimiento de que la vida se inventa todos los días, y la única consigna es vivir a plenitud. Catalina Uribe Holguín Una joven mamá, con cara de madonna del Renacimiento. Elegante. Fina. “En el 2010, con 41 años, la mamografía que me tomaba cada dos años mostró una bola, con el ginecólogo decidimos que era mejor una ecografía. El encargado del examen, imprudentemente, dijo que él veía esa bola fea, con bordes ‘especulados’, de mal color y que eso no era una masa de agua… Esperé el resultado aterrorizada. Y tras una consulta me sometí a una biopsia que dio positivo.Todo fue a tiempo y me hicieron una quadrantectomía y 35 sesiones de radioterapia. Las primeras sesiones, bien. Pero a partir de la número 20 todo cambió: la piel se me empezó a quemar, luego me quedaba en carne viva, despellejada. El seno se me acabó de quemar. Sufrí horrores. Después de algunos meses me diagnosticaron Linfedema. Enfermedad que se presenta cuando hay vaciamientos de ganglios lo que no fue mi caso, pero la desarrollé. Es tratable pero no curable. Me he fortalecido. Vivo minuto a minuto, con mi marido y mis hijos. Tranquila y sin estrés. No me dejo proyectar por un futuro inexistente. Si antes era una gocetas, ahora lo soy más”.Liliana Saa Una morena, de cara preciosa, alegre y vivaz. “A los 18 años me extrajeron un quiste del seno izquierdo. Me dijeron que todo estaba bien. A los 39 sentí de nuevo una molestia en el mismo seno, muy agresiva. Se tomaron mucho tiempo los médicos hasta que Dios me puso en el camino a la doctora Diana, que realiza campañas para detectar el cáncer de mama. Ella me tuvo en cuenta. Me realizó una quadrantectomía, quimioterapia y radio. Mis dos hijas pequeñas no sabían qué me pasaba. Me veían en la cama, triste, débil, cabizbaja. Al año me realizó una mastectomía radical. Llevo cinco años bien. La doctora Currea me dice que me puede reconstruir el seno. Esto es importante para mí, para mi autoestima, para mi marido”.Elizabeth Sandoval Esta mujer es un canto a la vida. Unos ojos azules y limpios, una piel tersa y turbantes llamativos, que nos llevan a pensar en la última moda y no en que se cubre la cabeza por la ‘Quimio’. Está próxima a cirugía. Pero nada le quita ese talante de optimismo contagioso. Es un torrente de energía positiva. “Siempre fui muy cuidadosa con mi salud. En algún momento de mi vida me descuidé y dejé pasar tiempo sin visitar al ginecólogo. Comencé a sentir algo duro en un seno. Nunca pensé escuchar este diagnóstico: cáncer de mama en grado 2. Al comienzo todo el mundo me daba consejos, sugerencias, me recetaban comidas… Hasta que decidí solamente seguir instrucciones de mis especialistas. Puse en manos de Dios y del equipo médico mi vida. Me siento con fortaleza física y mental. Tengo el apoyo incondicional de mi hijo, de mi familia y de mis amigos. Genera terror escuchar historias de personas que lo han vivido. Personalmente, me han enriquecido en mi vida física y espiritual”. Aura Lucía MeraCierro con mi compartir. Gracias a Diana, que de chiripa, en una consulta para mi hija, me convenció de hacerme una mamografía (hacía más de diez años no lo hacía y no pensaba hacérmelas jamás). Luego ecografía, biopsia… todo con la sospecha de algo en la mama izquierda... Y a pesar de que todo salía bien, me sugirió una resonancia. Me la hice a regañadientes y blasfemando. Salió algo muy pequeño en la mama derecha, la que estaba libre de sospecha. Biopsia y diagnóstico: Cáncer de mama grado 1. Dos cirugías, analizar el ganglio centinela, 16 sesiones de radioterapia y seguir la vida todos los días, cada 24 horas me la invento, me río, peleo, escribo, consiento hijos y nietos, viajo. Martha Gutiérrez Una mujer bandera, un motor que gira a mil revoluciones por minuto. Trabaja en una asociación de apoyo a mujeres con cáncer de mama y en la detección temprana del mismo, Fundación Amese. “En la ducha, un buen día me noté una masa en la mama izquierda. Hacía días tenía un dolor en la articulación del hombro izquierdo. Tuve una mastectomía radical y sesiones de radio y quimioterapia. Sentía que me miraban con lástima. Sin pelo y pálida. Me convencí que no podía derrotarme. Mi vida tiene un propósito: servir, acompañar otras mujeres y sus familias, ya que tenemos que sacar de donde sea fe, confianza y amor por uno mismo”. Cinco mujeres. Cinco historias. Esperanzas, fortalezas, miedos y eso sí fe, mucha fe… y ganas, de seguir y difundir el mensaje.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad