¿Hernando Ángel o demonio en el fútbol colombiano?

default: ¿Hernando Ángel o demonio en el fútbol colombiano?

El directivo es visto por muchos como un empresario que se lucra de la venta de jugadores y empobrece a los equipos. Otros los defienden por su aporte al fútbol.

¿Hernando Ángel o demonio en el fútbol colombiano?

Abril 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
LEONARD GUTIÉRREZ BUENO - El País
¿Hernando Ángel o demonio en el fútbol colombiano?

Hernando Ángel Montaño, directivo del fútbol colombiano.

El directivo es visto por muchos como un empresario que se lucra de la venta de jugadores y empobrece a los equipos. Otros los defienden por su aporte al fútbol.

Es blanco o es negro, pero nunca gris. Incluso, muchos lo ven como un ‘ángel’ que llegó al fútbol colombiano para impulsar jugadores, mientras que otros, aunque por lo general sin dar la cara, lo ven como un ‘demonio’ vestido de empresario que ha aprovechado el rentado nacional como la mejor de sus arcas.Ese es Hernando Ángel Montaño, un directivo que ya completa 40 años en el ambiente del fútbol nacional, y que hoy, como ayer, sigue más vigente que nunca, por sus aciertos futbolísticos o por una cuestionada ética que siempre lo ha tenido en el ojo del huracán.Las últimas semanas, como ya se ha hecho costumbre en su larga y extensa carrera, ha estado en boca de muchos, para bien o para mal. Por la falta de pagos a los jugadores del Quindío (equipo de la A), mandó a un grupo juvenil en un recordado 5-0 ante Millonarios, resultado que no le gustó para nada a la afición cuyabra, mientras que hace pocos días el turno de la arrogancia del dirigente le tocó al Universitario Popayán, equipo de la B del que es máximo accionista, aunque en los pasillos y calles de la capital del Cauca se diga simplemente que es el dueño. En la fecha 13 del torneo de la B se observó sorpresivamente un capítulo más de la larga novela de Hernando Ángel, uno digno de su producción. El equipo caucano cayó 8-0 ante el Valledupar en el estadio Ciro López, un marcador inédito para la segunda categoría de nuestro país, donde nunca ningún equipo había recibido tal paliza. Popayán se vio obligado a jugar dicho compromiso con jugadores juveniles, después de que los titulares del club se fueran a paro por la falta de pagos del dirigente, queja que también hace parte del prontuario del directivo.¿Quién es Hernando Ángel Montaño?Pero este hombre del fútbol no surgió de la noche a la mañana. Todo lo contrario. Ha hecho un largo proceso que le ha entregado credibilidad, pero, de paso, la duda por sus formas, para muchos no muy convencionales. Ángel fue cofundador de la Escuela Carlos Sarmiento Lora, hoy una de las principales ‘máquinas’ de fabricación de jugadores en Colombia, al punto de entregar figuras como Mario Alberto Yepes, Óscar Córdoba o Faryd Mondragón. Después dio el paso a Boca Juniors de Cali, donde comenzó a hacer lo que para muchos más sabe hacer: vender jugadores. La primera gran venta de Ángel fue la de Giovanni Hernández, en un millón de dólares al Once Caldas en 1993. Sin duda, una gran suma para la época, y más si se tiene en cuenta que para ese tiempo el ‘príncipe’ llegaba a los 17 años.Con los años llegaron negociaciones como la Édixon Perea, hoy de regular actuación en el Deportivo Cali, pero quien también tuvo su paso por el balompié francés, sin hablar de Hugo Rodallega, quien hoy por hoy sigue gozando de las mieles del balompié internacional en Inglaterra.El accionar de Ángel ha provocado que quienes no compaginan con sus formas de trabajar en el balompié colombiano den a conocer sus puntos de vista, como lo ha hecho la agremiación de futbolistas Acolfutpro.El dirigente deportivo hoy es el mandamás en el Quindío y el Universitario de Popayán. Aunque no duda en negarlo categóricamente cada vez que puede hacerlo, sigue manejando esa gran cantera que llama Boca Juniors, no deja de comprar y vender jugadores y al parecer es quien sigue mandando en la Liga Vallecaucana de Fútbol, donde dicen que todavía conserva un puesto al que llega todas las semanas.“El señor Hernando Ángel siempre ha manejado un conflicto de intereses, él es hace mucho rato el mayor vendedor y exportador de jugadores, pero la verdad no sabemos a dónde van a parar los recursos, porque con los equipos donde él participa se nota el abuso de una posición dominante al alinear jugadores aficionados en partidos profesionales”, afirmó el director ejecutivo de Acolfutpro, Carlos González Puche, quien durante la semana también hizo llegar a los medios un comunicado oficial donde se rechazaba el accionar del dirigente. Pero así como muchos en el ‘mundo’ del fútbol buscan crucificarlo por su forma de trabajar, parece que Ángel, contrario a lo que se piensa, también tiene, si se puede llamar así, algunos escuderos que lo defienden.“El que es controvertido es el que hace alguna cosa, los que no hacen nada no son controvertidos. Uno no puede pasar por la vida sin hacer nada, y cuando lo hace es controversial. Para todo el mundo siempre fue un empresario de jugadores y eso nunca lo ocultó, y a mí eso me parece correcto, lo que pasa es que en un país de hipócritas como este eso no está bien hecho, aquí hay que hacer una cosa y fingir otra”, aseguró el reconocido comentarista de RCN, Carlos Antonio Vélez, quien lo defendió de quienes aseguran que es el culpable de la situación del Popayán y el Quindío. “Los únicos culpables de lo que pasa en Popayán y Armenia son los de Popayán y Armenia, que nunca fueron capaces de tener un equipo de fútbol y nunca lo manejaron bien”, explicó Vélez.El dirigente vallecaucano crea pensamientos encontrados. Incluso logra que una sola persona tenga dos conceptos diferentes de él. Es seguramente por ese motivo que despierta tantas emociones diferentes entre quienes lo alaban y lo condenan.“Yo a don Hernando lo conozco hace tanto tiempo y me ha parecido que es un dirigente que ha intentado de todo y todos los días, él ha hecho del fútbol una gran empresa, pero aprovecha las bondades de nuestras reglas internas, y no creo que le robe algo a alguien, lo que sí me parece es que no toda la verdad del fútbol pasa por él. Lo cierto es que es un dirigente muy individualista y apegado al negocio”, explicó el periodista ‘Chalo’ González.González Puche, aunque ha demostrado ser un contradictor del dirigente, piensa que todavía conserva mucho poder dentro del balompié nacional. “No pasa nada simplemente porque él hace parte de un engranaje arcaico y que sigue manteniendo un control a pesar de que no paga y mucho menos cumple con sus obligaciones”, dijo.La cercanía de Ángel con los jugadores también ha hecho que muchas veces se le critique. Siempre se ha hablado que gracias a sus influencias y su voz de mando en el balompié colombiano ha quitado a unos para poner a otros en las selecciones Colombia, en su momento respaldado por ser uno de los integrantes del comité ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol y vocal de la misma en la presidencia de Álvaro Fina. González Puche tampoco se quedó atrás y comentó sobre este tema: “Él ha logrado hacer negocios con los que tiene rentabilidad sin tener que pagar los costos que eso implica. Por ejemplo, yo sé de un negocio que tienen ya formalizado por un jugador por valor superior a los dos millones de euros del equipo Universitario de Popayán, obviamente que esos recursos no van a los activos del equipo, sino a sus bolsillos. Por ese tipo de manejos el fútbol colombiano no ha evolucionado”.González Puche cree que aunque ha ayudado a jugadores a salir de la pobreza, en muchos casos abusó de esa posición para lucrarse y no construir en sus clubes verdaderas asociaciones deportivas. Este es el pasado, el presente y seguramente el futuro de Hernando Ángel, un administrador de empresas que a su manera ha manejado los hilos de un balompié colombiano que lo ve como héroe y villano a la vez. Lo cierto es que a él parece no interesarle mucho si lo ven como un Ángel o un ‘demonio’.Rechazó la inversión extranjeraA principio del año en curso, Hernando Ángel Montaño rechazó la inversión de un grupo de accionistas españoles que estaban interesados en poner su dinero a servicios del Deportes Quindío. Al final, dicha negociación no se dio, y como ya es costumbre con el directivo, poco se pudo saber del fracaso.Llegó en el 2002El directivo de Santander de Quilichao llegó al Deportes Quindío en ese año. Desde entonces ha tenido hinchas a favor y en contra, razón por la que en varias oportunidades ha estado a punto de marcharse. En esa ciudad están convenidos que Ángel utiliza al Quindío como vitrina del Universitario de Popayán.Lo que dicen* "Me parece un buen dirigente, es un tipo que se mete al barro y que hace las cosas bien. Siempre se dedicó a la compra y venta de jugadores, y eso está bien hecho”.Carlos A. Vélez, Periodista de Bogotá.* "Es un hombre vertical en sus posiciones y terco en sus decisiones, pero valioso. Es una equivocación tener a un equipo en la A y en la B y abarcarlo todo”.James Padilla, Periodista de Armenia.* "Es muy soberbio, piensa más en la plata que en el ser humano. Me pregunto: ¿Qué tantos secretos guarda Ángel a la dirigencia para que no se atrevan a tocarlo? ‘Chalo’ González, Periodista de Bogotá.* "Lo bueno que ha hecho Ángel es que le brindó a Popayán el fútbol profesional colombiano, pero las decisiones son las que están afectando a Universitario”.Anuar Muñoz, Periodista de Popayán.* "Me parece que le ha aportado al fútbol, pero no me complace lo que está haciendo en el Quindío y Popayán. Creo que no puede ser dueño de dos clubes”.Esteban Jaramillo, Periodista de Bogotá.* "No me gusta ese doble juego de ser directivo y empresario. Creo que Ángel más que directivo es un empresario, y debería definirse por alguna de las dos cosas”.Mario César Otálvaro, Periodista de Bogotá.* "No hay ninguna duda de que su trabajo es muy positivo para el balompié colombiano. Es un dirigente que ha hecho cosas buenas por nuestro fútbol”.Ramón Jesurum, Pte. de la Dimayor.* "Su carrera como dirigente es muy destacada, y creo que es un hombre que ha trabajado mucho por nuestro fútbol a nivel local, nacional e internacional".Gustavo Moreno, Presidente del Dépor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad