“Hace dos meses me rompieron la retina”: Óscar Rivas, boxeador caleño

“Hace dos meses me rompieron la retina”: Óscar Rivas, boxeador caleño

Septiembre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Leonard Gutiérrez Bueno - Reportero de El País

El caleño Óscar Rivas se recupera de una lesión en su ojo derecho, pero en los próximos días regresaría al ring. En noviembre tendría un combate oficial por la categoría Superpesado.

El boxeador colombiano Óscar Andrés Rivas Torres hace parte de una camada de pegadores vallecaucanos que con el tiempo se fueron ganando un espacio en el pugilismo nacional e internacional. Rivas compartió en su momento entrenamientos con Jhonatan Romero. Los dos hacen parte de una generación que hizo grande el nombre de nuestro departamento. Para hablar de Rivas, quien ahora más que antes luce como un boxeador de peso pesado, hay que recordar cuál ha sido su recorrido, y por qué le ha tocado 'noquear' a la vida y a los rivales que en la actualidad se atreven a montarse al ring con él.Durante cuatro años consecutivos fue el mejor boxeador colombiano, sin contar los innumerables campeonatos nacionales y, por supuesto, sus campeonatos panamericanos, al igual que su participación en los Juegos Olímpicos de Pekín, donde el púgil, gracias a su buena actuación logró llamar la atención de manejadores internacionales, entre ellos, los de la cuerda de Don King. Rivas debutó como profesional en el 2009; en esa oportunidad se midió al estadounidense Joe Stofle, a quien derrotó por nocaut técnico, sin duda un inicio prometedor.Pero, ¿qué se hizo Óscar Rivas, y por qué en el último tiempo ha habido poca información de él? El País lo encontró en Montreal, Canadá, donde lejos de su tierra, pero sin olvidarla, sigue luchando en silencio por su sueño, aunque por estos días se recupera de una grave lesión que puso en peligro su carrera.¿Óscar qué ha pasado con usted durante este tiempo?He estado retirado del ring durante algún tiempo porque tuve un entrenamiento muy duro y recibí un golpe en el ojo derecho que me ha tenido alejado del combate sin quererlo.¿Qué le pasó?Hace dos meses me rompieron la retina del ojo derecho. Me estaba preparando para una pelea, ya era prudente hacer el trabajo de sparring y me tocó con un muchacho que es muy bueno, me dio un buen golpe y pues pasó esto.¿Cuándo cree que podrá regresar a la actividad?Bueno, ya hace dos meses que me operaron, y si todo sigue bien estaré retomando el gimnasio para estar nuevamente peleando. Tengo muchas ganas de entrar al ring.¿Cómo es la recuperación?Dentro de unos días me van a poner un lente permanente para que la visión no tenga problemas.¿Cuál es su peso competitivo en la actualidad?En este momento hago parte de los Superpesados y por eso estoy en las 250 libras con la empresa Gim Boxing que es muy reconocida y tienen a varios campeones del mundo en la actualidad.¿Cómo ha sido su trayectoria boxística este tiempo?En este momento tengo un total de doce peleas y no he perdido ninguna. Siete de ellas las he ganado por la vía rápida. ¿Usted podrá regresar rápido a pelear competitivamente?Si todo sale como lo tenemos pensado tendré un combate el 30 de noviembre en Quebec, Canadá, con un pegador de los Estados Unidos. Lo importante ahora es que el ojo esté bien. ¿Usted en algún momento hizo parte de la cuerda de Don King?No. Ellos en su momento si querían contrato conmigo, estábamos en las negociaciones pero al final no pasó nada. La empresa en la que estoy en la actualidad sí me dio una excelente oportunidad.¿Por qué no se pudo concretar lo de Don King?Ellos me contactaron, pero querían que yo me encargara de hacer todos los papeles especiales para poder estar con ellos en Estados Unidos. Por eso me decidí por la otra empresa.¿Cree que las cosas se han dado como lo pensó cuando partió a Canadá?Después de los Juegos Olímpicos yo decidí ser profesional, he tenido acá buenas oportunidades y me siento bien con mi empresa. Lo único que quiero es hacer bien las cosas y lograr mis sueños.¿Precisamente cuál es su sueño hoy?Con lo que tengo en mi cabeza y si Dios quiere que siga en el boxeo, mi objetivo es estar entre los diez mejores del boxeo de los pegadores Superpesados. ¿Cuando cree usted que lo podemos ver en una pelea estelar de los Superpesados?Yo estoy motivado para enfrentarme al que sea, por eso pienso que a mediados de junio o julio iré por un título bueno.¿Cómo es un día de entrenamiento en Canadá?Inicio a las 7:00 a.m. y se extiende durante tres horas; en la tarde regreso a las 3:00 p.m. hasta cuando se termine en la noche. Cuando hay verano es muy rico, pero en el frío esto es muy duro y quiere uno irse.¿En este momento extraña a Cali?Claro, aunque te digo que de Cali me hace falta todo, y todo el tiempo. Yo a mi Cali no la cambio nunca. Hace falta también la rumba.¿Sale de rumba en Canadá?Claro, acá hay fiestas colombianas y las rumbas se disfrutan.¿Qué música escucha?Acá es variada, pero acá se escucha de todo un poco y voy a discotecas latinas.¿En cuanto a la alimentación cómo le ha ido?Normal, porque yo sé cocinar y me defiendo. Acá hay buenos restaurantes colombianos.¿Y normalmente qué cocina?A mi me gusta cocinar mucho pollo, es lo que mejor aprendí a hacer.¿Usted pasó momentos difíciles cuando decidió marcharse de Cali?Cuando me venía para Canadá viví muchas cosas, para mi fue muy complicado llegar a este país. En Colombia tuve problemas para la visa, entonces fuimos a Venezuela por tierra y en el bus que íbamos encontraron droga y trataron de meternos a la cárcel y culparnos de ese cargamento.¿Cómo fue ese recorrido a Venezuela?Pasé por Barraquilla, Santa Marta, para después ir a Venezuela y buscar que me dieran la visa. Pasé un día completo de hambre y en un momento de debilidad quise dejarlo todo, pero me llené de valor y seguí porque este era mi sueño.¿En Canadá vivió momentos duros?Al principio fue muy dura la comunicación con la gente y después el hielo en la época de frío. Todo me volvió más fuerte.¿Es difícil ser colombiano en Canadá?No colombiano, es difícil ser latino.¿Se aferró más a Dios lejos de su país?La verdad sí, yo no soy el más creyente de todos, pero acá me apegué a Dios y sé que aquí estoy por él.¿Usted cree que en Colombia lo valoraron como boxeador?En Colombia no, en Cali sí. Les agradezco mucho a mis profesores Javier Estrada y Carlos López. ¿Que esfuerzos hizo en sus inicios para llegar donde está?Trabajaba en la mañana para poder ir a entrenar en la tarde. Yo era el único que laboraba en mi casa para ayudarle a mi mamá y mis tres hermanos. Muchas veces me tocaba caminar todo un día para poder entrenar y trabajar.La Frase° “Pude ver la pelea de ‘Momo’, perdió, pero sé que él va a poder dar más. Es mi amigo y le digo que siga adelante”.Óscar Rivas, boxeador caleño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad