Guillermo Moreno, el sabio del baloncesto colombiano

Guillermo Moreno, el sabio del baloncesto colombiano

Abril 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Lina Moreno - Colprensa La Patria

Entrevista con el entrenador del quintento Manizales Once Caldas, ampliamente reconocido en la élite de este deporte.

En medio de una familia de médicos y abogados, Guillermo Moreno nunca lo dudó: quería ser entrenador de baloncesto. Su papá Antonio Moreno Mosquera, todo un magistrado de la Corte Suprema de Justicia, no tuvo reparo en ello, pero sí fue claro: "si quieres ser entrenador, tienes que ser el mejor". Guillermo le hizo caso. El técnico de Manizales Once Caldas es el mejor del país, y no porque todo el mundo lo diga. Esto se sustenta en sus estudios y capacitaciones, los dos títulos suramericanos, los dos bolivarianos, el quinto lugar en los Juegos Panamericanos del 2007, los 38 más en diferentes torneos nacionales y los cinco campeonatos con quintetos como Paisas, Indervalle y Sabios. EL JUGADOR Nada fue casualidad. Desde pequeño, cuando estudiaba en el colegio San Luis Gonzaga, de Cali, su ciudad natal, comenzó a entrenar y a jugar. Sus cuadernos y lápices se mezclaban con el balón, el dribling y las canastas, y su nivel en la cancha fue cada vez mejor, al punto que, cursando los últimos grados, llegó a dirigir las divisiones infantil y mini de su institución, según dice, a cambio de la matrícula. Era apenas normal. El vallecaucano integró las selecciones Colombia en todas sus categorías, en las que actuó como armador. "Era bueno en todo. Me movía bien en la cancha", cuenta 'el profe' sin mostrarse presumido sino en su habitual seriedad. Guillermo Moreno, quien dejó huella en Manizales al graduarse del Colegio de Cristo en 1971, logró la mayoría de los retos que se propuso: "como jugador hice todo lo que quise hacer". Estuve en panamericanos, bolivarianos, suramericanos, centroamericanos. El único que me faltó jugar fue el mundial del 82, donde estaba seleccionado, pero por diferencias con el entrenador, me separó del plantel faltando cuatro o cinco meses". Sin embargo, hay lamentos..."una lástima, hubiera sido algo grandioso haber jugado todos los torneos orbitales excepto Olímpicos, porque yo no creo que Colombia, mientras yo esté vivo, pueda asistir a unos Olímpicos", explica. Adicionalmente, Moreno Rumié tuvo la oportunidad de actuar en la CBA (desaparecida liga estadounidense por debajo de la NBA), así como dos temporadas en el baloncesto profesional de Venezuela. EL ENTRENADOR Como ya lo tenía decidido, Guillermo se fue a Estados Unidos a estudiar y prepararse. El torneo que recuerda como despegue de su carrera fue con un equipo de mujeres. "En unas vacaciones de mi carrera que vine a pasar a Colombia, en 1974, llevé a un equipo a Pereira y logré el título. Ya mi carrera empezó en el 77 hasta ahora que sigo vigente", señala. Ese trayecto ha sido a pulso. Acepta que el baloncesto le ha robado el sueño, que puede pasar noches en vela, pero levanta la voz, que por lo general mantiene en bajo tono, para enfatizar que "nunca" se ha arrepentido de su elección de ser entrenador. "El básquet me lo ha dado todo. Me dio mi familia, me dio mi esposa, me dio todo lo que puedo tener y no a nivel material sino sentimental y espiritual. Esto es mi vida. Dios me dio este camino y yo lo encuentro así". LA PERSONA Lo estricto no se lo quita nadie a Moreno Rumié. Desde la línea manotea, regaña y se enoja. No soporta el desorden ni la alcahuetería. Si en la cancha las cosas no funcionan como las plantea, sale furioso al camerino. En ese recorrido de unos 40 metros prácticamente nadie se le acerca. Es hombre de pocas palabras y pocas sonrisas. Así se le ve desde afuera. Sin embargo, más allá de esa persona malgeniada y orgullosa, el profe es admirado dentro y fuera del escenario deportivo. Sus amigos lo catalogan como un excelente ser humano, con la capacidad de servir a la gente. "Fuera de la cancha soy una persona común y corriente y lo único que quiero es ayudar a la gente. Que no esté de risa con muchas personas no quiere decir que sea mi aspecto interno. Me río de la vida, disfruto cada momento en la tierra. Que cuando uno se vaya digan: se fue este man que era bueno en todos los aspectos", deja claro. Con toda su apariencia de bravo, a Guillermo lo quieren, admiran y respetan. En Manizales él está feliz y los aficionados, felices con él. Tras comenzar en la Liga con algunos altibajos, hoy tiene a Manizales OC entre los mejores equipos del país y no sería de extrañarse si en junio el quinteto local está en finales gracias a su aporte táctico, gracias a la mano del mejor profe del básquet colombiano. PREGUNTAS CORTAS - ¿Qué le saca la piedra?: la mala ejecución de las cosas. - ¿Qué lo hace reír?: cualquier chiste bueno (risas). - ¿Qué le gusta comer?: todo. Como dicen, soy buena cuchara; y si es gratis, mejor. - ¿Qué le gusta hacer?: ir a cualquier sitio a ver cualquier deporte e ir a pescar en familia. - Una disciplina diferente al baloncesto: todas. A través del deporte, sea el que sea, se dan muchos valores. - El mejor entrenador de baloncesto que tuvo: mi maestro de maestros fue el Coach Bob Knight (exentrenador de las universidades Indiana University y Texas Tech University, actualmente analista de baloncesto de ESPN) a quien por 22 años (1986- 2008) visité en sus Universidades para aprender de él. Él es mi inspiración y mi mentor. Nadie mejor que él para aprender baloncesto. - Su mejor amigo: Dios. Sin él uno no hace nada. En personas, mi familia: mis hermanos, mi esposa y mis hijos. Son ellos en quienes deposito mi confianza. LA ANÉCDOTA Guillermo Moreno hace énfasis en que el baloncesto le ha dado todo, incluida su esposa. Como es normal en él, no da muchos detalles de su vida privada. Cuenta que tiene tres hijos de 26, 22 y 18 años, pero cuando se le pregunta que si conoció a la madre de sus hijos en las canchas lo cuenta así: "Fue en un viaje a San Andrés. Yo era entrenador de las Empresas Municipales de Cali. Ellos hacían viajes de deporte y recreación. La empresa se vinculaba y llenábamos casi un avión completo y...". Pareciera que fuera a seguir la narración, pero lo cierra todo con "… chévere. El básquet me lo ha dado todo", concluye con un amague de sonrisa. LOGROS - Juegos Nacionales: tres veces campeón - Copas invitacionales o profesionales de Colombia: cinco veces campeón: tres con Indervalle, uno con Paisas y uno con Los Sabios. - Suramericanos: dos veces campeón. 1984, en Cúcuta y 1995 en, en San Roque (Brasil), ambos en femenino; Tres veces medalla de plata. - Panamericanos: quinto lugar en el 2007. LA FRASE "Yo lo hago con amor. La parte material viene después. El amor y la pasión con que uno enseña es lo que hace que uno cada día pueda mejorar". LO RECONOCEN "Como todo el mundo se ha dado cuenta, es el mejor de Colombia, sin duda. También lo es como ser humano, una excelente persona", César Cortés, jugador Manizales OC. "Es muy profesional y en Colombia no han sabido aprovecharlo. Lo han tenido distante de muchas selecciones. Los que no lo conocen pueden hablar mal de él, pero nosotros que hemos estado cerca sabemos la excelente persona que es", Abimael Palacios, asistente técnico Manizales OC. "Es una persona muy persistente, muy inteligente, trabajador, orgulloso y un enfermo por el básquet. Lo conozco y respeto desde hace tiempo", José Adriano Diloné, técnico de Búcaros. "Creo que Guillermo es el mejor entrenador que hay en Colombia: estudioso y obsesivo del básquet. Como persona, tengo las mejores referencias: siempre dispuesto a colaborar a quienes quieren aprender de él", José Tapias, técnico de Piratas

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad