Futuro del Liverpool está en manos del Alto Tribunal

Octubre 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
EFE-Enlajugada

El futuro del Liverpool volvió a quedar en manos del Alto Tribunal de Londres después de que los actuales propietarios, Thomas Hicks y George Gillet, utilizaran la justicia estadounidense como última vía para bloquear la venta del club.

El futuro del Liverpool volvió a quedar en manos del Alto Tribunal de Londres después de que los actuales propietarios, Thomas Hicks y George Gillet, utilizaran la justicia estadounidense como última vía para bloquear la venta del club."Según la justicia americana los propietarios son quienes pueden remodelar el consejo", explicó un portavoz del Liverpool en relación a la batalla que se ha abierto entre la junta directiva de la entidad de Anfield y sus dos propietarios por no coincidir en el comprador apropiado.Esa potestad que otorga el Tribunal de Texas a los dueños, de nacionalidad estadounidense, permitiría a éstos destituir del consejo o junta directiva a los miembros que consideraran necesarios para incorporar a los de su propia conveniencia y controlar asÍ la votación que decidirá el comprador del club.La semana pasada surgieron "dos ofertas semejantes", la del consorcio estadounidense NESV y la del magnate Peter Lim, que estaban dispuestos a abonar 300 millones de libras (341 millones de euros) por el Liverpool, un club que tradicionalmente se ha situado entre los cuatro primeros de la Premier League y ahora se encuentra en terreno de descenso.La junta directiva, cuyo máximo representante es el presidente del club, Martin Broughton, se decantó por el conglomerado de empresas NESV, a su vez propietaria del equipo de béisbol Boston Red Sox, e incluso se llegó a un acuerdo con ese candidato para llevar adelante el proceso de compraventa."Pero los propietarios no estaban contentos", relata la misma fuente, por lo que trataron de paralizar la venta con la expulsión de varios miembros del consejo o junta directiva.La intención de Hicks era colocar a su hijo Mack y a un socio empresarial, Lori McCutcheon, en el lugar que ocupaban el director gerente, Christian Purslow, y el director comercial, Ian Ayre, para poder manejar las votaciones. No obstante, el Royal Bank of Scotland (RBS) solicitó la intervención del Alto Tribunal de Londres para aclarar la situación.La situación en estos momentos consiste en un tira y afloja entre la justicia de Estados Unidos y la del Reino Unido y el asunto esencial que se debe despejar es cuál de las dos tiene capacidad para determinar si los propietarios pueden o no "remover el consejo".Una de las candidaturas está dispuesta a pagar 400 millones de libras (455 millones de euros), lo que permitiría no sólo cubrir la deuda acumulada del club (de 351 millones de libras o 414 millones de euros) con el Royal Bank of Scotland, sino también remodelar y fortalecer la plantilla."Lo que dice el Tribunal de Texas es que se debe escuchar la mejor oferta", explicó el portavoz de los "reds", que se refirió además a la incertidumbre que se vive en el vestuario. "No se sabe nada, si seguirá el entrenador (Roy Hodgson), si habrá uno nuevo... nada. Lo mismo con los jugadores", señaló.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad