El día que el 'Loco' Munutti retó al 'Gato' Falcioni (opinión)

El día que el 'Loco' Munutti retó al 'Gato' Falcioni (opinión)

Febrero 18, 2018 - 09:02 a.m. Por:
César Polanía . Editor de Afición / El País
julio cesar falcioni america de cali

Julio César Falcioni en su época como arquero de América.

Archivo / El País

La anécdota ha cobrado vida tras la reciente muerte del ‘Loco’ Munutti. Sucedió por allá en los 80, en instancias finales de la Liga colombiana.

Resulta que el arquero del Once Caldas lanzó un inusual reto a su par del América, el ‘Gato’ Falcioni, ambos de nacionalidad argentina y rivales siempre donde se vieran, en Cali o en Manizales.

Por aquellos días, Falcioni se había convertido en un experto anotador de penales y traía una buena racha de goles. Antes de su visita al Pascual con el Caldas, un miércoles en la noche, Munutti aseguró, públicamente, que si Falcioni le marcaba un gol de penal, se devolvía a pie para Manizales...

No en vano le decían ‘Loco’ a Munutti, quien había llegado al fútbol colombiano tras conquistar un título en su tierra con Rosario Central y haber tenido el honor de jugar al lado de Maradona en Argentinos Juniors. Influenciado tal vez por el estilo que patentó Hugo Orlando Gatti —a quien también le decían el ‘Loco’— en el Boca Juniors, Munutti empezó a robarse el ‘show’ muy pronto con el buzo del Caldas.

Salía del área y amedrentaba a los delanteros rivales con insultos o amagues de su propio ingenio. Cobraba tiros libres sin tener la mejor pegada. Iba a los tiros de esquina a buscar la suerte con un buen cabezazo y peleaba con los árbitros hasta que aparecía en su cara el cartón amarillo. Pero antes de toda esta ‘película’, solía fumarse tres o cuatro cigarrillos, con el pretexto de que era la única manera de estar tranquilo para entrar al campo.

La expectativa, entonces, era total esa noche del miércoles en el Pascual. Y llegó lo que todo el mundo esperaba. El juez central decretó un tiro penal a favor del América. Desde el arco sur del estadio, Falcioni salió corriendo en busca del balón para ejecutar el cobro. Un sector de los hinchas coreaba el nombre del ‘Gato’, mientras que otro, el de norte, abucheaba a Munutti, que parecía ignorar los silbidos con el calentamiento que hacía para atajar el penal. Falcioni cobró duro y abajo, Munutti se estiró, pero no llegó. Gol del América. El ‘Loco’ perdió el reto...

Minutos después del terminado el juego, en el camerino del América un periodista radial entrevistaba a Falcioni y le preguntaba por la apuesta de Munutti. “Quiero verlo yéndose a pie para Manizales”, decía el ‘Gato’.

Al otro lado, en el camerino del Caldas, otro periodista hablaba con al arquero del Once y le transmitía el mensaje de Falcioni. Munutti contestó al aire: “Soy loco, pero no bobo”...

La anécdota sirve para recordar aquella época dorada de los arqueros extranjeros en el fútbol colombiano. Legendarios porteros han pasado por el balompié nuestro, pero la década del 80 fue brillante. Casi que cada equipo de Colombia, grande o chico, tenía un arquerazo en sus filas.

Falcioni ha sido, para muchos, el más grande de los extranjeros que hemos tenido en nuestra Liga. Pero al margen del ‘Gato’ y el ‘Loco’, cómo olvidar al Navarro de Nacional y Millonarios, o ese Vivalda de los azules que también nos dejó para siempre. Y qué decir de Carnevali, Carrabs o Delménico. Y Landaburu. Y Quintabani. Y Goycoechea.

Eran pocos los arqueros colombianos que intentaban brillar en medio de esa pléyade de extranjeros: Zape, que no necesitaba presentarle credenciales a nadie, ya estaba próximo al retiro; los otros eran Mina Camacho, Reinel Ruiz, Hébert Armando Ríos, la ‘Gallina’ Calle...

Después, los arqueros extranjeros se fueron esfumando y en los 90 llegó la mejor camada de cancerberos colombianos que hayamos tenido, encabezada por Higuita, Córdoba, Calero y Mondragón. No valen más los unos que los otros. Fueron simplemente épocas distintas. Pero los grandes arqueros, por sus hazañas y locuras, siempre viven en el recuerdo. Sigues presente, Munutti.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad