Fútbol colombiano: ¿un horario en fuera de lugar?

Abril 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
RICARDO PÉREZ VARGAS - El País
Fútbol colombiano: ¿un horario en fuera de lugar?

Ramón Jesurún, Presidente de la Dimayor.

Polémica por programación de los partidos en domingos a las 7:45 p.m. Favorece la transmisión de TV, pero aleja a los fanáticos de los estadios. Dimayor no la cambiará.

Ir o no al estadio los domingos a las 7:45 p.m. a apoyar al equipo del alma. Ese es el dilema que muchos aficionados del país enfrentan hoy, en vista de que la División Mayor de Fútbol Colombiano, Dimayor, decidió incluir en la programación de los partidos de la Liga un encuentro, cada domingo, a esa hora.La decisión ha suscitado polémica, en vista de que son muchos los sectores que se afectan, para bien o para mal. Uno de los beneficiados directos es el de los clubes de fútbol, ya que la medida fue dispuesta por la Dimayor para posibilitar que los partidos puedan ser emitidos por televisión y a cambio los equipos reciben un pago.“Es única y exclusivamente por la venta de los derechos de televisión, para que todos los partidos o su gran mayoría sean dispuestos en horarios diferentes. Todos son importantes, pero no hay ninguna duda de que el domingo, en horario nocturno, representa una alta sintonía”, indicó Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor.Paradójicamente, fue uno de los equipos afiliados a la Dimayor el que primero protestó. A pesar de los mayores ingresos, se conoció el 1 de abril pasado que Once Caldas, a través de su presidente Óscar David Gómez, reclamó ante el organismo rector que la programación de los domingos a las 7:45 p.m. se baraje con equidad, porque no es el horario óptimo para un buen recaudo por taquilla.Jesurún precisó a El País que esa situación se corrigió. “La protesta del Once Caldas fue porque por tercera vez consecutiva se le había programado en ese horario, con un argumento que fue aceptado, que si íbamos a establecerlo se repartiera entre todos y no en un mismo equipo, en eso tenían razón”.Por ahora, el inconformismo se concentra en los demás sectores afectados, pues argumentan que los únicos que resultan beneficiados son los clubes de fútbol y las empresas de televisión, que transmiten los partidos.Entre las muchas objeciones planteadas están las de que en ese horario corren más riesgo los espectadores, por un factor mayor de inseguridad; merma la prestación del servicio de transporte público y por ende la afluencia de público, al igual que la opción de que las hinchadas de los equipos crezcan, pues serán menos niños los que puedan asistir a los estadios.A pesar de que el presidente de la Dimayor sostuvo que “los domingos en la noche son los horarios más tranquilos y donde menos incidencias hay durante la semana”, en Cali, como en la mayoría de las capitales del país, ese día se incrementan los delitos.Las lesiones personales, para citar una sola modalidad delictiva, ocurridas los domingos en la capital vallecaucana durante las últimas cuatro semanas, fueron de 79 casos, en promedio, frente a los 57 casos en promedio del resto de los seis días de la semana, durante el mismo periodo, según las cifras que maneja la Policía Metropolitana de Cali.Y aunque desde el comando de esta institución se garantiza la prestación del servicio policial “a la hora que sea”, el general Fabio Castañeda recomienda que los partidos se efectúen de día.“Preferimos que sea en horas de la tarde para ejercer el control y aprovechar la luz del día, pues se evita que (los delincuentes disfrazados de hinchas) escondan estupefacientes y armas”, puntualizó el comandante policial, al considerar que así se facilita la asistencia de padres e hijos al espectáculo deportivo.Una consideración a la que no es ajena alguien inmerso en el fútbol. “Como padre de familia me preocupa que los hinchas tengan que salir tarde, con los riesgos que eso tiene. Pero como jugador, pues uno se acomoda a los horarios”, sostiene Andrés Pérez, mediocampista del Deportivo Cali, quien tiene dos hijos a los que quisiera llevar a los partidos sin ningún temor y por eso prefiere que “fueran más temprano”.En similar sentido se manifiesta el empresario Carlos Fernández, quien como gerente de Colboletos está al frente de la empresa que maneja la boletería para los partidos de Cali y América.“Indudablemente los horarios nocturnos son más complicados por el desplazamiento de los hinchas y el manejo que debe tener este tipo de espectáculos. Pienso que entre más tarde sean hay menos asistencia, por la misma razón”.Desde que este año se implementó dicho horario, en la capital deportiva solo un caso permite comparar esa afirmación. El partido del Cali, jugado el domingo 17 de febrero pasado a las 7:45 p.m., se dio contra Pasto en cumplimiento de la tercera fecha y registró una entrada de 16.523 asistentes. El anterior, contra el mismo rival e iniciado a las 5:45 p.m., tuvo una asistencia de 8.973 personas.Sin embargo, se argumenta que ese comportamiento de la asistencia fue ‘sui generis’ pues para esa fecha —el último partido de cuadrangulares realizado el 8 de julio pasado— ya el Cali estaba eliminado y precisamente su rival directo había clasificado a la final, razón por la cual la afición estaba desincentivada.Pero el inconformismo también toca a los socios de la institución verdiblanca. "En vista de la inseguridad y el mal comportamiento de algunos de los mal denominados hinchas, quienes vamos a este espectáculo nos mantenemos asustados, porque la noche se presta más para atentar contra esta clase de eventos y sus asistentes”, sostiene Henry Cuartas, exvicepresidente del club caleño.Tristemente lo comprobó el estudiante Cristian Suárez, quien desde hace 20 días está recluido en el Hospital Universitario del Valle porque “unos desadaptados que fungían como hinchas lo apuñalaron por robarlo, hacia las 8:00 p.m., en las afueras del Estadio”, según relató una allegada al joven. Empero, según la Dimayor, la decisión de mantener el horario sigue firme.Opiniones* "Nadie está pidiendo que no se les programen los domingos sino que se haga en forma equilibrada y que todas las fechas a las 7:45 p.m. de ese día sean repartidas entre todos los equipos".Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor.* "Es un horario incómodo donde hay muchas causas por las que la gente no va a los estadios, pero hay que aceptar que es la TV la que en la práctica está sosteniendo el fútbol colombiano". Néstor Otero, técnico de Equidad.* "Creo que vale la pena ver cómo se comporta la afición y cómo las posibilidades adicionales económicas de los equipos. Si sale bien, pues hay que consolidarlo y si no sale bien hay que corregirlo”.Carlos H. Trujillo, exalcalde de Cali.* "Se está perdiendo la esencia de ir los domingos en la tarde a ver fútbol, por un negocio. La Dimayor no piensa en la tranquilidad de los ciudadanos que van a los estadios sino en el negocio de la TV”.Camilo Romero, senador del Polo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad