¡Finalistas!

Diciembre 09, 2010 - 12:00 a.m. Por:
OSVALDO HERNÁNDEZ / Colprensa-La Patria

A los 59 segundos ya perdía con un aguerrido Quindío; encontró el empate y la victoria con Luis Núñez, Jaime Castrillón (2), y Félix Micolta. Será su tercera final con este sistema y llegó a 16 fechas sin perder.

Los jugadores corrieron hacia norte, el técnico caminó hacia la mitad del campo, donde miró al cielo y se echó la bendición, y los aficionados brincaban, cantaban y se abrazaban de la emoción. Era la imagen que dejaba el miércoles en la noche el 'Palogrande' cuando finalizó el partido que el Once Caldas le ganó 4-1 al Deportes Quindío y que lo dejó en la final de la Liga Postobón II 2010.La victoria y la clasificación tuvieron un sabor especial al final, porque se sufrió más de la cuenta, incluso desde el primer minuto, cuando el visitante se fue arriba en el marcador con gol de tiro libre de Elkin Murillo.Desde entonces, el Once remó contra la corriente, jugando mal, tan mal que el Quindío le pudo definir el juego. 'Pecoso' Castro, el técnico 'cuyabro' marcó a Jhon Valencia y a Diego Arias, los dos armadores del Once, y así no solo lo enredó en el campo sino también, le pasó por encima con muy buen fútbol.Ad portas de irse al descanso, Luis Núñez, con la complicidad de la barrera empató 1-1. Empezó el complemento y el local fue en crecimiento muy lentamente. Al campo llegó Hárrison Henao por Wilson Mena y el técnico Osorio subió con éxito a Micolta como volante externo por el lado derecho.Y así definió el partido, con salidas rápidas. Hasta el árbitro le negó un penalti claro sobre Fernando Uribe.A los 17 minutos, Léider Preciado, uno de los más experimentados del visitante, dejó a su equipo con 10 en el campo porque le pegó a Vizcarrondo. Ese factor le dio mayor seguridad al local que veía como Quindío se había quedado sin sus dos delanteros ante la salida por lesión de Carlos Andrés Rodas.El segundo nació a los 24 del complemento. Salida rápida en la que Micolta tira el centro, Dayro se enredó, pero fue Jaime Castrillón el que puso el 2-1. Cuatro minutos después, tras un cobro de costado, Vizcarrondo la tira desviado, pero es Castrillón el que vuelve y la mete para el 3-1. Y finalmente, Micolta, otra vez por el costado, fue a la última raya y en vez de tirar el centro, metió el balón por entre el portero y el primer palo.A esa altura del partido ya nadie se acordó de todo el sufrimiento a lo largo de los primeros 60 minutos. El hincha se volvió a acordar que con ese resultado se es finalista y por eso armó la fiesta en las gradas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad