Final con acento portugués

Agosto 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao / Enviado especial de El País
Final con acento portugués

El técnico de Brsil, Ney Franco, felicita a su jugador Dudú.

El equipo que tenía todo el favoritismo para ganar y conseguir su pase a la final en el gramado del ‘Hernán Ramírez Villegas’, Brasil, respondió con creces al sentimiento de los colombianos y después de los sobresaltos normales por la enjundia y el empuje de los mexicanos, terminó sellando su tiquete de manera tranquila con un 2-0 que lo lleva directo y sin escalas a la gran final del Mundial Sub 20.

El equipo que tenía todo el favoritismo para ganar y conseguir su pase a la final en el gramado del ‘Hernán Ramírez Villegas’, Brasil, respondió con creces al sentimiento de los colombianos y después de los sobresaltos normales por la enjundia y el empuje de los mexicanos, terminó sellando su tiquete de manera tranquila con un 2-0 que lo lleva directo y sin escalas a la gran final del Mundial Sub 20.En esa última cita los ‘Auriverdes’ se encontrararán con sus "parientes" portugueses, con los que los une el mismo idioma, y a los que el sábado, en ese duelo final en Bogotá, los separará el deseo de interpretar mejor el lenguaje del fútbol para quedarse con el preciado galardón.Brasil la tuvo que sudar anoche ante México. Sin embargo, la ‘Canarinha’ ha tenido una máxima en este Mundial y es que aún jugando de manera discreta, al final termina celebrando, echándose al bolsillo tres puntos, como sucedió en los anteriores encuentros.El comienzo del partido fue espléndido para los brasileños. Esos primeros minutos permitieron ver a unos ‘Auriverdes’ decididos a liquidar el partido con llegadas de Willian, Hernríque, Coutinho y Oscar. En ese arranque se lució el arquero manito José Rodríguez, quien detuvo varios remates venenosos que salían desde fuera de su área grande.A México se le abona que aguantó el chaparrón y comenzó a equilibrar las cargas gracias al despliegue de Carlos Orrantia, al empuje de Jorge Henríquez y a los ímpetus de Erick Torres, un delantero que guapeó en solitario contra los zagueros brasileños y que incluso pudo ver la roja por una falta alevosa que le cometió al arquero Gabriel.El remate de la primera etapa fue para los centroamericanos, que se arrimaron con mucho peligro a predios brasileños, convirtiendo en figura a Gabriel, quien tuvo que exigirse a fondo para evitar la caía de su valla.El complemento empezó como terminó la primera etapa. Mientras México corría y llegaba con facilidad, a Brasil parecía acabársele la gasolina porque Coutinho se fundió y eso hizo que hubiera un cortocircuito con Willian y Henríque, los hombres de punta.Para encontrarle la luz a su equipo, el técnico Ney Franco hizo dos sustituciones que le cayeron bien a Brasil. Ingresó a Dudú y a Negueba y con eso empezó a reaccionar la canarinha. Negueba desbordó por derecha, mierntras que Dudú hacía lo suyo por izquierda. Así llegó la apertura del marcador, minuto 80, un centro preciso de Negueba desde la derecha y el cabezazo preciso del goleador Henríque para el 1-0 que festejó toda la afición.Y cuatro minutos después, el del desborde y el centro fue Dudu, quien se la sirvió a Henríque para que el artillero definiera a ras de piso en medio de los centrales manitos.Allí se creció más Brasil y se fue diluyendo México, que acusó los dos golpes que lo alejaban definitivamente de la final. Los últimos minutos fueron de control para los auriverdes, que se relajaron tocando el balón y recibiendo el apoyo de una afición que celebró ruidosamente las dos conquistas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad