Expolicía condenado por asesinato de amante de arquero del Flamengo

Expolicía condenado por asesinato de amante de arquero del Flamengo

Abril 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
Expolicía condenado por asesinato de amante de arquero del Flamengo

Bruno Fernandes, exarquero del Flamengo de Brasil.

Hace un mes y medio, cuando fue juzgado, Bruno admitió que sabía de la muerte de Samudio y que le había pedido a unos amigos que le ayudaran a "resolver el problema".

Un expolicía brasileño fue condenado a 22 años de prisión por el asesinato de la amante del exportero del Flamengo Bruno, quien ya había recibido una pena similar en su calidad de autor intelectual, informaron fuentes judiciales.Marcos Aparecido dos Santos, conocido como "Bola" y antiguo miembro de la policía, fue considerado culpable del asesinato de Eliza Samudio, cuyo cuerpo hasta ahora no ha sido encontrado.Apoyada en diversos testimonios de amigos de Bruno, la acusación logró convencer a los jurados de que "Bola" fue contratado por el exportero para asesinar a la joven, a quien habría estrangulado primero y descuartizado después.Según la versión de la policía en función de varias declaraciones, y que fue aceptada por los jurados, los pedazos a que fue reducido el cuerpo de Samudio fueron lanzados a cuatro perros de la raza Rottweiler que los devoraron "en cuestión de minutos".La sentencia fue considerada "justa" por el promotor de Justicia Henry Wagner Vasconcelos de Castro, quien actuó como parte acusadora en el proceso.Los hechos ocurrieron en 2010, un momento en que Bruno era uno de los porteros que más despuntaba en el fútbol brasileño y contaba con serias posibilidades de llegar a la selección nacional.Estaba casado y conoció a Samudio, en la época actriz de filmes pornográficos, con quien tuvo un hijo y mantuvo un romance que se terminó, según Bruno, cuando ella le exigió que reconociera la paternidad del bebé y pagase una pensión.De acuerdo a la acusación, las "presiones" de la mujer llevaron a Bruno a planear el asesinato.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad