Exjugador de América de Cali también sufrió el terremoto en Ecuador

Abril 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Pamo - Elpaís.com.co
Exjugador de América de Cali también sufrió el terremoto en Ecuador

Rodrigo Canosa, nuevo jugador del América de Cali.

El defensa uruguayo Rodrigo Canosa fue uno de los afectados por el potente sismo que se registró el sábado en la noche. El zaguero juega para el equipo Delfín de Manta, una de las ciudades más afectadas.

Son muchos los testimonios que se conocen luego del devastador terremoto del sábado en la noche ocurrido en Ecuador. El dolor y la tragedia son comunes cuando pasan las horas y el número de víctimas y heridos comienza a crecer.

Uno de los miles de afectados que vivió en carne propia los segundos más difíciles de su vida fue el exjugador de América de Cali, Rodrigo Canosa, uruguayo que militó en la temporada anterior en los 'diablos rojos' y que ahora viste la casaca del Delfín de Manta, una de las ciudades más afectadas por el movimiento telúrico.

"El terremoto nos cogió en plena concentración del equipo. La primera reacción era tratar de salir corriendo pero con un compañero nos reguardamos bajo el marco de una puerta. Bajé las escaleras desesperado y salí corriendo rumbo a mi casa donde estaba mi esposa y mi niño de un añito", comentó Canosa en diálogo con El País.

El potente sismo que sacudió la costa ecuatoriana deja hasta el momento un saldo de 2560 heridos y unos 1700 desaparecidos, de acuerdo a cifras oficiales.

"Lo que se movió el hotel fue algo increíble. Eran momentos de desesperación y más sin saber de la suerte de las familias de los jugadores", expresó el futbolista charrúa.

Este martes el presidente de Ecuador, Rafael Correa, recorrió algunos centros de acopio en Manta donde se reciben las ayudas destinadas para los damnificados.

"Nunca había vivido una situación así. Fue una desgracia con suerte, porque mi familia y yo no tuvimos ningún tipo de lesiones", comentó.

Las horas posteriores al terremoto de 7.8 grados, fueron muy complicadas. Según relata Rodrigo Canosa, las réplicas constantes y la ausencia de servicios básicos hacen que no se pueda vivir en la ciudad.

"Hay parte de Manta que no existe. No hay agua, escasean los alimentos, si estás allí te querés morir. Nos tocó dormir en un colchón en la calle, la tierra se seguía moviendo; se comía una sola vez al día porque es una ciudad pequeña y las filas para adquirir alimentos son eternas, es una situación invivible", expresó el defensor.

La Federación Ecuatoriana de Fútbol ha suspendido la disputa de la liga local hasta comienzos de mayo. En las ciudades que sufrieron más daños, los estadios sirven para albergar los miles de damnificados.

"A Manta no vuelvo. Es un sitio riesgoso por la descomposición de los cadáveres y lo recomendable es salir de allá para evitar algún tipo de epidemia", agregó Canosa, quien el lunes en la noche se desplazó hasta Guayaquil, donde recibió la solidaridad de un compatriota suyo, Fernando López, jugador del River Plate de ese país.

En las próximas horas su familia regresa de manera definitiva a Montevideo, mientras que el defensa uruguayo seguramente no continuará con su carrera en Ecuador.

La cifra de muertos hasta el martes en la noche se elevó a 525 muertos de acuerdo a un informe publicado de la Fiscalía ecuatoriana.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad