"Estoy super feliz de estar en casa, con mi familia": Yady Fernández

Abril 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luz Stella Cardona - El País

Yady Vanessa Fernández, futbolista vallecaucana.

La futbolista palmirana que perdió su pierna izquierda en un trágico accidente de moto en Ecuador, dice que solo espera recuperarse pronto para volver a jugar fútbol, su pasión.

Con una enorme sonrisa, esa que nunca se ha borrado de su rostro, aún después del trágico accidente registrado el pasado 16 de febrero en Ecuador, en el que perdió su pierna izquierda y a un primo que falleció en el mismo percance, Yady Vanessa Fernández Bravo, la jugadora palmirana que militaba en el Unión Deportiva Achamán, de España, aseguró que "está super feliz de estar en casa, con mi familia, mis abuelos y mis primos". La joven que arribó en la noche del lunes al aeropuerto internacional Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, en un vuelo directo desde Guayaquil, solo tiene palabras de agradecimiento para todas las personas que se han solidarizado con su situación. "El alcalde de Palmira, Ritter López, me recibió y me entregó una silla de ruedas, además me dijo que un grupo de profesionales, entre ellos una psicóloga vendrá a mi casa todos los días para brindarme acompañamiento psicológico, también me prometió una prótesis y asistencia médica", señaló Yady Vanessa quien en el trágico percance no solo perdió su miembro inferior que por ahora la mantiene alejada de las canchas, sino que además presenta fracturas en la clavícula y la cadera, así como fisuras en la pelvis.Sin embargo, ella no deja de sonreír. Cualquier cosa es una excusa para mantener esa sonrisa que despierta admiración y respeto entre los que la rodean. Y es que no todas las personas, y menos alguien de su edad, reaccionaría de la misma manera que ella lo ha hecho ante una prueba tan dura. Algunos habrían, incluso, preferido morir.Pero Yady no. Ella sueña con volver a caminar y a jugar fútbol, su gran pasión. Por eso, dice, espera muy pronto iniciar sus terapias para empezar su recuperación y ponerse la prótesis que le devolverá la esperanza de estar nuevamente en las canchas, compartiendo con sus amigas, con su equipo.En su casa materna, en el barrio La Emilia, rodeada del afecto de sus abuelos maternos y paternos, con su tía, sus primos, la jugadora hizo un llamado a los palmiranos para que no la abandonen. "Quiero darles las gracias por todo, pero también pedirles que me sigan ayudando económicamente, por favor, porque hay muchísimos gastos y no hay de donde sacar el dinero para todo mi tratamiento", sostuvo.La deportista que cumplió 22 años el pasado 13 de marzo mientras se encontraba internada en un hospital en Guayaquil, cuenta que uno de los mejores regalos que recibió ese día fue una llamada de la directora general del Sena, Gina Parody, quien le prometió una prótesis.Selene Bravo, madre de Yady, mira a su hija con profunda admiración. Dice que es una valiente y que en el hospital, los médicos del turno de noche le apodaron la 'heroína guerrera'.No es para menos, cuando habla es como si lo que le hubiera pasado no hubiese afectado su espíritu valiente, perseverante. "Ella es libre, independiente y yo la veo, quizás no ahora, pero si en algunos meses, retomando nuevamente su vida", afirma su progenitora.Entre tanto, Yady sonríe y le envía un mensaje a todas las personas, que como ella, están pasando por difíciles momentos. "Quiero decirles que no se dejen derrumbar por nada del mundo, que sigan para delante, como les he dicho, uno pone los límites y Dios aprieta pero no ahorca", enfatiza mientras saca tiempo para mandar un mensaje de buenos deseos al jugador Falcao del que espera se recupera pronto.Al ser preguntada sobre el papel de Colombia en el Mundial de Brasil, vuelve a reír, esta vez con más ganas y agrega: "Yo espero que Colombia dé la talla, está difícil pero se puede salir adelante. Yo espero que Falcao juegue porque es una de nuestras estrellas, no?, y quiero desearle una pronta recuperación porque lo necesitamos en este momento".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad