“Esteban Chaves estuvo a punto de tirar la toalla”: Gustavo Castro

“Esteban Chaves estuvo a punto de tirar la toalla”: Gustavo Castro

Agosto 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Pamo - Elpaís.com.co
“Esteban Chaves estuvo a punto de tirar la toalla”: Gustavo Castro

El médico deportólogo Gustavo Castro durante su labor en Coldeportes. En la imagen junto a Mariana Pajón en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El médico que intervino a Chaves, luego de que el ciclista sufriera un grave accidente, relató para El País cómo fue el proceso de recuperación de un hombre que incluso perdió la movilidad de su brazo derecho. Historia.

“Tuve miedo de no volver a ser ciclista profesional”. Con esas palabras, hace un par de años el hoy flamante líder de la Vuelta a España, Esteban Chaves, se refería al más duro momento en su carrera deportiva. El pedalista bogotano sufrió un grave accidente en el año 2013, mientras disputaba una etapa en el Trofeo Laigueglia, en territorio italiano.

Una terrible caída en un descenso a todo dar por poco termina no solo con su carrera profesional, sino con su vida.

Una fractura de clavícula y un trauma craneoencefálico ocasionaron daños casi irreversibles.

Una semana después del accidente, el ‘Chavito’ comenzaba a entender lo complicado de la situación.

Su movilidad en el brazo derecho era casi nula. “El brazo estaba totalmente inmóvil”, explicaba el corredor.

Inicialmente fue sometido a la intervención quirúrgica de la clavícula y meses más tarde en los nervios del brazo.

Los galenos del Team Colombia, equipo en el que corría en la época, temían que la respuesta no fuera la mejor y terminara por perder la movilidad definitiva la extremidad superior.

Esteban fue trasladado a Bogotá y bajo la supervisión del médico deportólogo Gustavo Castro se tomó la decisión de operarse.

Los primeros meses postoperatorios no daban los resultados esperados. Chaves pensó que la cirugía había fracasado y por momentos estuvo a punto de tirar la toalla. Pensó en el retiro definitivo y doce meses más tarde, tras una serie intensa de terapias, regresó a las carreteras.

Lo demostrado hasta ahora en la competencia ibérica comprueba que no quedaron secuelas y está llamado a ser un gran protagonista en el ciclismo mundial.

El País abordó al médico Castro, quien se convirtió como un ángel guardián para el deportista de 25 años.

Fue una recuperación muy buena con equipos biomédicos, en los tres primeros meses se realizaron una serie de terapias de sensibilización del nervio con corriente eléctrica que buscaba recuperar la movilidad del brazo.

Sin duda. Fue un trabajo conjunto de muchas personas, empezando por sus padres, quienes lo motivaban para que siguiera el proceso de recuperación. La personalidad de Esteban y su espíritu de lucha fueron determinantes para sacar adelante su carrera.

Claro, en su fase inicial y cuando no se dieron respuestas positivas, Esteban tuvo un bajón anímico. Transcurrieron los días y con los cambios favorables empezó a ver las cosas de otra forma. No podía ni coger la caramañola con su mano.

Año y medio después de la cirugía se tuvo una buena noticia. Su equipo, el Orica GreenEdge, le realizó en territorio australiano una serie de valoraciones y concluyeron que Esteban estaba al cien por ciento de sus condiciones para realizar sin ningún problema su actividad profesional.

Es un hombre con una mentalidad espectacular, tiene condiciones similares a las de Mariana Pajón, Falcao García, entre otros, con una gran fuerza mental.

Es un gran amigo,  es como un hijo para mí, lo quiero mucho. Se me vienen las lágrimas cuando me envía saludos y agradecimientos ante la prensa.

"Es un hombre con una mentalidad espectacular, tiene condiciones similares a las de Mariana Pajón o Falcao García, con una gran fuerza mental”, Gustavo Castro,  médico deportólogo.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad