“Es necesario un gasoducto entre Yumbo y el Ecuador”: Presidente de Naturgas

Marzo 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa.

Eduardo Pizano, presidente de Naturgas, dice que el proyecto ayudaría a reducir las tarifas de gas, el cual se transporta desde los campos de los Llanos Orientales hasta Mariquita (Tolima) y luego al Valle del Cauca.

La construcción de un gasoducto entre Cali-Yumbo hasta el Ecuador permitiría reducir en el futuro las actuales tarifas de ese combustible el cual se transporta desde los campos de los Llanos Orientales hasta Mariquita (Tolima) y luego al Valle del Cauca.La idea fue ventilada por el presidente de Naturgas, Eduardo Pizano, en el marco del Congreso del sector el cual empezó este miércoles en Cartagena.¿Cómo ser más competitivos en el transporte de gas en Colombia? La clave es sacar las resoluciones a tiempo. Durante 8 años no hubo reajustes en tarifas de transporte a pesar de inversiones millonarias que se hicieron en infraestructura. Eso se fue quedando y acumuló en una sola alza lo de dos periodos, que se tuvieron que hacer cada 4 años. La clave es generar más demanda. Nuestra posición es que se debe construir un gasoducto desde Yumbo, hasta la frontera con el Ecuador, y mirar como logramos generar un consumo en la frontera que permita atender ese mercado y generar más volumen transportado para bajar los costos.¿Por qué un gasoducto de Yumbo hasta el Ecuador?Hay una oferta suficiente de gas en el país que permite disponer de un combustible adicional para la exportación. Existe capacidad en campos y yacimientos y la posibilidad de exportar ese gas al Ecuador a través de un gasoducto, el cual está hoy solo hasta Yumbo y Cali, y con un ramal que sale hasta Popayán. ¿Cuál sería su impacto para la región?Lo importante aquí es cómo logramos abaratar ese gas que llega hasta Cali. Y eso se haría mediante un mayor volúmen de gas transportado desde la tubería que atraviesa la Cordillera Central desde Mariquita hasta Yumbo y Cali para reducir esos costos. Hoy, desde los campos de Cusiana hasta Cali se pagan US$3 por metro cúbico y al aumentar la capacidad de ese tubo se podrían bajar esos costos hasta en una tercera parte en el transporte de ese combustible. Y al conseguir una mayor demanda en el Ecuador eso nos permitiría incrementar la oferta en el suroccidente del país en beneficio de las tarifas por la vía de las exportaciones. ¿Esa idea ya la conoce el Gobierno?Sí. El proyecto de este gasoducto corresponde a unas ideas muy preliminares, las cuales se las vamos a presentar al Ministro de Hidrocarburos del Ecuador. El objetivo es que se inicien una serie de conversaciones con Promigas, TGI y Ecopetrol y otras compañías para buscar el interés de todos, y que exista la posibilidad de cristalizar esta idea en un estudio para que se convierta en una realidad. Es el brochazo de un artista, pero el cuadro aún no está pintado. ¿Cuánto costaría un gasoducto de esas dimensiones?Esos son proyectos del orden fácilmente de US$600 millones, pero habría, repito, que hacer un estudio para ver su factibilidad y del volumen de gas a transportar. Una cosa es un gasoducto de 20 pulgadas y otro de 30 pulgadas. Es una idea preliminar cuyo objetivo es lograr que el gas llegue al Valle del Cauca a costos inferiores y paralelamente poder llevar ese combustible hasta la vecina república del Ecuador.¿Por qué no extender esa futura tubería hasta Pasto?A Popayán ya existe una tubería y en Pasto el número de usuarios es muy bajo y por tanto la demanda de gas es igualmente poca como para pagar esa inversión. Es lo mismo que ocurrió con la idea inicial de llevar el gas a Cali desde el Magdalena Medio. Adicional a la demanda del Eje Cafetero y la del Valle se pusieron a operar un par de térmicas —Termoemcali y Termovalle— que compraron una capacidad de transporte, y en virtud de ese mayor consumo de ambas plantas, se hizo factible la construcción del gasoducto a Cali. Ahora queremos hacer algo similar para llevar el gas hasta la frontera con Ecuador, e incluso con la posibilidad de generación eléctrica. ¿Cómo le fue al sector en el 2012? Se logró estructurar un campo muy importante como Cupiagua, que permitirá aumentar las reservas de gas. Paralelo a eso, se terminó la construcción de la tubería que trae el gas hacia el interior del país desde los Llanos, lo que creó una mayor confiabilidad en el suministro. En materia de producción estuvimos en más de 1.000 millones de pies cúbicos diarios. De ellos, 150 millones fueron vendidos a Venezuela y, el resto se consumieron internamente. ¿Cuál es el reto para este año? Vender más gas para el transporte público. Llegamos a Medellín, donde se hizo el Metroplús y se logró montar buses con motores dedicados a gas. El ahorro es de $8 millones al mes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad