"Es el partido más difícil que he tenido en mi carrera": Catalina Castaño

Julio 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Maria Alejandra Rocha- Colprensa

La segunda mejor tenista de Colombia que hoy se enfrenta a una de las enfermedades más difíciles, el cáncer de seno.

“Ha sido un proceso difícil, sin embargo debo decir que voy de la mano de Dios, es el partido más difícil que he tenido en mi carrera, pero estoy con mucho optimismo". Así inicia su relato Catalina Castaño, la segunda mejor tenista de Colombia que hoy se enfrenta a una de las enfermedades más difíciles para las mujeres, el cáncer de seno. Por lo mismo, esta guerrera declarada, quiere dar su testimonio y se une a la Fundación Avon para que su experiencia sirva a muchas mujeres y hombres que padecen de este mal. ¿Cómo descubrió que sufría de cáncer? Yo estaba en un torneo en Brasil y de repente empecé a sentir unas picadas algo inusuales en mi seno y cuando llegué de viaje, que fue en marzo, le comenté a mi mamá; inmediatamente salimos a hacer los chequeos como se deben hacer, de ahí empezaron a decir que había algo maligno y que se tenía que hacer una biopsia, el médico nos dijo que efectivamente era algo maligno. La verdad, para mi fue muy difícil, no sabía qué pensar, incluso cuando salí de consulta no sabía ni cómo explicarle a mi mamá lo que me había dicho el médico. ¿Catalina, en qué parte del proceso se encuentra? En este momento llevo cinco quimioterapias, incluso este viernes tengo nuevamente. De ahí se va a hacer un chequeo para ver cómo estoy, de todas formas mi doctora acá en Bogotá dijo que voy muy bien, que ya el tumor se ha reducido bastante y por eso estoy muy contenta, confiando en Dios que no haya más quimios (risas). ¿De dónde saca esa fuerza y esa energía para seguir viviendo, teniendo en cuenta que muchas personas al enterarse de esto se sienten derrotadas? Mi fortaleza es Cristo, hace muchos años soy cristiana y yo creo que ahora más que nunca ha sido mi fortaleza, y mi familia, por supuesto. No te voy a mentir que al principio lloré y dije 'esto es horrible'; jamás dije '¿por qué a mí, por qué yo?'. Sé que Dios siempre tiene lo mejor para uno, pero sí decía que era una situación muy difícil y le pedí a Dios que me diera la fortaleza necesaria. Pero me he dado cuenta de que entre más actitud uno tenga ante la situación, por ejemplo la caída del cabello, pensarlo me costó pero ahora me siento súper bien, tengo la peluca y no me gusta ponérmela porque me siento muy cómoda y quiero mostrarle a la gente que esto es de actitud. Me entristece mucho cuando escucho los testimonios que me cuentan las mujeres que las diagnostican y que empiezan a llorar, y yo creo que Dios a uno le da la fortaleza necesaria para luchar y para salir adelante y para hacer lo mejor. ¿Cómo ha sido este cambio de vida, la relación con sus amigos, su alimentación sus entrenamientos? Mira, es un cambio muy radical: por ejemplo, pasar de todos los días activa, preguntando, entrenando, y preocupada porque tengo que entrenar, pues ahora mi mayor preocupación es levantarme y que me sienta bien, que tenga suficiente fuerza para hacer algo de ejercicio o que pueda comer algo. Cuando me hacen la quimio, duro unos seis días en que solamente tolero los caldos y de vez en cuando una fruta, pero después trato de comer mucho más balanceado de lo que comía antes. Como muchas menos harinas, el dulce lo tengo totalmente prohibido pues el tumor se alimenta de los azúcares, igual no me cae bien, entonces siento que el cuerpo mismo va diciendo qué te sirve y qué no, los fritos y las harinas me caen un poco pesadas. En estos días Alejandro Falla me llamó y me dijo que iba a hacer una actividad con respecto a esto; igual, Mariana Duque me dedicó un partido y eso para mi fue increíble, yo la llamé y le agradecí, inclusive se me salían las lágrimas por ese gesto tan bonito, entonces el apoyo de mis amigos y colegas es incondicional en este proceso. ¿Qué metas y que sueños tiene de aquí en adelante? Lo primero es terminar este tratamiento lo más pronto posible (risas), todos los días me levanto y digo qué rico estar en Santa Marta o estar en algún lugar descansando; pero no sé, en este momento tengo muchas proyecciones con tenis más que nada. Sin embargo, tengo que esperar porque no puedo hacerlo a corto plazo, entonces si me proyecto mucho para hacer las cosas me entra la ansiedad para hacerlas y prefiero ir con calma. Pero seguramente también me gustaría seguir vinculada a campañas como esta, yo pienso que mi testimonio va a servir para muchas personas y sobretodo para muchas mujeres y eso me gustaría. Usted siempre se ha identificado como una jugadora guerrera. ¿Cuál ha sido el punto más crítico al afrontar esta enfermedad? Eso, precisamente, el ser una guerrera es lo que me ha ayudado, yo pienso que haber afrontado situaciones difíciles en el tenis me ha ayudado a ser cada vez más fuerte; de todas formas al principio me derrumbé horrible cuando me diagnosticaron y en la primera quimio sobretodo no me fue muy bien: tuve una virosis, fiebre, mis papás no sabían qué hacer porque un paciente oncológico con fiebre es de mucho cuidado; pero después de eso ya sé cómo manejar la situación, y respecto de lo peor de los síntomas ya me voy sintiendo mejor, la actitud es muy importante. Me dolió muchísimo la muerte de la tenista que diagnosticaron en enero y me impactó mucho, por ejemplo este tratamiento lo estoy haciendo en compañía psicológica y la verdad lloré como dos días porque yo la conocí y nunca pude contactarla para animarla, entonces ese fue uno de los momentos más difíciles. ¿Cómo recibe los mensajes que le dan sus seguidores? Muy contenta, me acuerdo por ejemplo la primera vez que me rapé: Puse la foto en Twitter y recibí muchos mensajes, en las mañanas trato de contestarlos todos porque me gusta que la gente sea así, me gusta sentir ese cariño de la gente y lo lindo es que yo siempre traté de sembrar algo y de ver ese cariño y esos mensajes en Facebook, eso me llena mucho. Incluso, en la calle cuando salgo la gente me pregunta y me manda muy buena energía, me dicen que están orando mucho por mi y eso a mi me pone muy feliz. Al ser una figura pública y además una deportista, ¿qué mensaje les daría a las mujeres y hombres que se encuentran en esta situación y no encuentran fuerza para seguir? La verdad es que uno nunca se imagina que le llegue algo así, porque uno es muy sano, muy deportista, se cuida en la alimentación. Al principio, cuando me diagnosticaron, yo sí dije 'qué hice mal, qué comí mal o en qué momento abusé de mi cuerpo que no me di cuenta', pero ya después ví que era una noticia para afrontarla y por eso le digo a esas mujeres que nos puede pasar a cualquiera, no importa la edad, no importa que seas deportista o que no lo seas, no importa estrato social. Eso nos da a todas y yo creo que lo importante es estar firme. Obviamente, como te dicen los médicos '¿Crees en Dios? Si crees en Dios aférrate más a él' porque es quien te va a dar la fortaleza al final de todo'.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad