En Once Caldas están indignados por arbitraje ante Deportivo Cali

Diciembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa-La Patria

Once Caldas no iba a jugar el segundo tiempo el sábado en el estadio Pascual Guerrero. La jugada que originó el gol conseguido por el Deportivo Cali, provocó la ira de la dirigencia "blanca".

El Once Caldas no iba a jugar el segundo tiempo el sábado en el estadio Pascual Guerrero de Cali. El gol conseguido por el Deportivo Cali, gracias a un falta que según la gente del cuadro manizalita no existió, provocó la ira de la dirigencia "blanca", la que dio la orden de que el equipo no saliera para el complemento. Sin embargo, jugadores y técnicos asumieron la responsabilidad, saltaron a la cancha y jugaron el resto del juego en medio del malestar por lo que había ocurrido en el minuto 43 del primer tiempo. Wílmar Roldán, el árbitro central, pitó una falta que no existió en una acción en la que Jonathan Lópera superó con potencia física a Sergio Romero, quien cayó al suelo y provocó el penalti. Como consecuencia de todo lo anterior, el Once Caldas perdió 1-0, Deportivo Cali clasificó a la final anticipadamente y tanto Pasto como Millonarios también quedaron por fuera de la Liga. Consecuencias En la cancha, mientras el Once controló y creó opciones sin definir, en el segundo tiempo fue el Cali el que arrolló, pero no anotó. El partido finalmente se definió mediante un gol ilegal. El hecho tiene caliente a la dirigencia. Al punto de que Jaime Pineda, dueño del club, dijo el sábado por la noche que prefería retirar el equipo y pagar una multa a vivir este tipo de situaciones. Sin embargo, el domingo, después de haber mirado el reglamento, explicó que pedirá explicaciones a la Dimayor. Según el Código Disciplinario de la Dimayor, el retiro de la Liga genera la pérdida de la categoría y las sanciones económicas que se podrían ocasionar. Por eso se modificó la determinación. En el Once Caldas dicen que, con o sin intención, los árbitros los han perjudicado en las semifinales. En la última jornada de la primera fase, Wílmar Roldán, el que pitó el sábado, le invalidó un gol legitimo a Sergio Herrera y le dejó de pitar un penalti a Edwards Jiménez. Para el primer partido de las semifinales con Pasto, Juan Pontón sacó ocho tarjetas amarillas, cuatro de ellas para el Once Caldas: Patricio Pérez, Daniel Hernández, Hárrison Henao y José Fernando Cuadrado: "nos dejaron medios para recibir al Cali, para nosotros son coincidencias", dijo la fuente. Dimayor impuso Seguidamente, ante Millonarios la naturaleza también entró a jugar y ya fue la Dimayor la que impuso su criterio por encima del reglamento. No dejó programar el partido con Millonarios a las 11:00 de la mañana y sino a las 9:00 a.m. como efectivamente sucedió. "Lo aceptamos así porque no queremos pelear con nadie", dijo el dirigente "blanco". El el partido del sábado con el Cali empezó el viernes. El equipo estaba en Cali cuando llegaron quienes hacen control al dopaje llegaron al hotel y les tomaron muestras a Edwards Jiménez, Carlos Giraldo, Sebastián Puerta y José Fernando Cuadrado. Al Cali no se lo hicieron. Ya el sábado en el partido, llegó la acción que desequilibró el juego, con la que se perdió, con la que el Cali llegó a la final y los demás quedaron eliminados. Jaime Pineda, en medio del malestar, llamó a Ramón Jesurum, presidente de la Dimayor, pero éste le dijo que no estaba viendo el partido. El lunes habrá oficio de Once Caldas hacia la Federación Colombiana de Fútbol y a la Dimayor.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad