En la cuna de la samba, Colombia impone su salsa y mapalé

En la cuna de la samba, Colombia impone su salsa y mapalé

Junio 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

Las celebraciones de la selección Colombia en los estadios de Brasil 2014 se han instalado como los mejores de la historia y suman adeptos con el paso de las jornadas.

La selección Colombia además de hacer un buen papel en Brasil 2014 está pasando a la historia por la cadencia y el tumbao de sus jugadores al momento de celebrar los goles.Y es que además de las buenas jugadas, los hechos históricos y las sorpresas mundialistas, en la cita orbital queda espacio para guardar en los libros dorados temas como las celebraciones.Roger Milla saltó a la fama en Italia 1990 no sólo por sus goles, sino por su estilo de celebrarlos, moviendo rítmicamente la cintura en el punto de córner. Cuatro años después en Estados Unidos, Bebeto festejó moviendo las manos como si estuviese meciendo a un bebé y en Brasil el show se lo han robado Pablo Armero y su corte de bailarines.A ritmo de salsa, cumbia, currulao y mapalé los jugadores de la tricolor se han robado el show, al punto de que los han querido imitar sin buenos resultados, como le pasó a Francia que claudicó con su coreografía ante Suiza.Pero los colombianos de vuelta en una Copa del Mundo después de una ausencia de 16 años, además de dejar una buena imagen por el fútbol exhibido, se ha convertido en la más alegre para celebrar y la mancha amarilla en los estadios gracias a la presencia masiva de colombianos.Es la segunda vez en su historia en los mundiales que Colombia avanza a la segunda ronda, después de lograrlo hace 24 años en Italia. Desde el primer tanto del defensa Pablo Armero contra Grecia, el festejo de los colombianos se abrió paso en Brasil, y ni se diga el que siguió al primer tanto de James Rodríguez contra los marfileños en el Estadio Nacional de Brasilia. Este en particular, se regó como pólvora en las redes sociales. Y es que lo tienen bien ensayado. Después de su gol de cabeza, Rodríguez se fue a un sector fuera de la cancha cerca de la banca de su selección y comenzó el baile, bien sincronizado y a ritmo de salsa, con la participación de más de la mitad del equipo titular y de algunos suplentes. Meneíto para allá, meneíto para acá... y a seguir jugando. No debe extrañar este tipo de celebraciones en un grupo de jugadores inspirados y dirigidos por el argentino José Pekerman. Colombia es un país que lleva la fiesta y la música en sus venas. Y la salsa está muy arraigada en la nación sudamericana. Por algo a Cali, en el departamento del Valle del Cauca, se le conoce como la "Capital de la salsa". Los festejos también han llevado por momentos pasos de mapalé, una danza con ritmos cortos y acelerados, así como palmoteo constante, que se ejecuta principalmente en el Caribe colombiano. Colombia cierra la primera ronda contra Japón el martes en Cuiabá y en ese partido buscará un resultado que le asegure el primer lugar de su zona. Vea las mejores imágenes de la victoria 2-1 ante Costa de Marfil. Irónicamente, en un día desastroso para Colombia fue que el camerunés Milla se hizo famoso con su peculiar festejo. Salió de la banca y metió los dos tantos en tiempo suplementario, uno de ellos por un error garrafal del portero René Higuita. El equipo africano eliminó a Colombia en los octavos de Italia 90. Otras motivaciones más personales y familiares impulsaron al brasileño Bebeto a imponer un nuevo estilo de celebrar cuando marcó uno de tres goles de la victoria por 3-2 contra Holanda para avanzar a las semifinales. Brasil terminó alzando la copa. Recién había nacido su hijo Matheus y Bebeto no encontró otra manera de agasajarlo en la cancha. A su homenaje tras la anotación se sumaron Mazinho y Romario. "Es como si hubiera tenido a Matheus en mis brazos", rememoró Bebeto años después. Vea aquí el Especial Mundial Brasil 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad