En el primer duelo de los cuartos de final de la Liga Águila, Once Caldas venció al Tolima

Noviembre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa- El País
En el primer duelo de los cuartos de final de la Liga Águila, Once Caldas venció al Tolima

El blanco ganó con dificultades. El gol del partido lo marcó Hárrison Henao. 10 mil personas llegaron al Palogrande. Mirada.

 Los primeros 20 minutos, de inspiración, fueron suficientes y el Once Caldas le ganó 1-0 al Deportes Tolima en el primero de los dos juegos por una de las cuatro llaves por los cuartos de final de la Liga Águila. 

El arranque fue alentador. El equipo, con dinámica, velocidad y precisión, desarrolló el fútbol con el que le impuso condiciones a su rival. Antes del gol a los 6 minutos, tuvo dos opciones claras para celebrar. La primera a los cuatro minutos con Franklin Lucena, quien estrelló un remate en los palos. Y luego fue Patricio Pérez, quien llegó con peligro y también le evacuaron la pelota. 

Seguidamente, en una acción en la que el equipo deleitó con su manejo y control de pelota, llegó el golazo de Hárrison Henao, el único del partido, suficiente para sumar los tres puntos. 

"Harri" tomó un rebote devuelto del área adversaria y le pegó con "alma, vida y corazón" para hacer levantar a los 11 mil seguidores que estaban en las gradas en medio del frío manialeño. 

Después, con el mismo ritmo, Jhon Fredy Salazar y Patricio Pérez tuvieron una doble opción que se las sacaron del arco rival.

De nuevo los gritos y las exclamaciones en la tribuna fueron en vano. El cronómetro corrió y el partido cambió. El local perdió dinámica, el rival recuperó la pelota y empezó a ocupar todas las zonas del campo, incomodando al local. Incluso, en ese primer periodo, José Fernando Cuadrado sacó dos pelotas de gol claras. 

El complemento fue igual. Tolima mantuvo la superioridad en la mitad del campo gracias al ritmo que pusieron en esa zona Avimiled Rivas, Wílmar Barrios y Jónathan Estrada.

Siempre ganaron por los costados porque César Quintero, Marlon Piedrahíta, Johan Arango y Jhon Fredy Salazar ayudaron poco. Se mejoró algo con el ingreso de Michael Ordónez por César Quintero. Once lo aguantó, lo luchó y finalmente sacó el resultado en medio de la ansiedad en las gradas y la impotencia del visitante que lo hizo casi todo para llevarse la paridad, pues le faltó definición.

 Al final, ninguno de los dos técnicos quedó contento. Javier Torrente concluyó que su equipo no lució como quería y que hizo la diferencia, importante en una fase de estas, y Alberto Gamero, técnico del Tolima, se fue convencido que se debió llevar el punto del empate. 

Sin embargo, los 20 minutos inspirados del Once y el golazo de Hárrison Henao fueron suficientes. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad