En el Pascual Guerrero juega el vandalismo

En el Pascual Guerrero juega el vandalismo

Mayo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
El País.com.co
En el Pascual Guerrero juega el vandalismo

La imagen registra el momento en que los hinchas invaden la cancha del Pascual Guerrero, hecho que motiva al árbitro a suspender el Clásico de la Copa Postobón, sobre los 9 minutos del segundo tiempo.

Es casi seguro que Dimayor sancionará la plaza del Pascual Guerrero. Ya Deportivo Cali había sufrido un castigo de tres fechas por invasión de los aficionados al terreno de juego.

Lo acontecido la noche del miércoles –Mayo 23- en el estadio Pascual Guerrero, durante el clásico entre Deportivo Cali y América de Cali, ya se está volviendo hábito.El único torneo en el que se cruzan caminos ‘Verdiblancos’ y Diablos Rojos’, la Copa Postobón, es ahora el escenario para que vándalos disfrazados de hinchas se tomen las tribunas y generen disturbios que perjudican los intereses de los clubes y siguen alejando a los auténticos fanáticos de los estadios.El antecedente más inmediato de estos hechos bochornosos se registró hace dos meses largos, el 14 de marzo de 2012, por la Fecha 3 del torneo que enfrenta a los equipos de la A y la B. La victoria en el terreno de juego fue para los ‘Diablos Rojos’, 1-0, con anotación del uruguayo Julián Lalinde. Ese miércoles 14 de marzo al menos 11 personas ingresaron con heridas al Hospital Universitario del Valle tras los disturbios que se generaron en la previa y después del Clásico."No puede ser que cada que hay partido se dé esta batalla campal entre las barras. Un evento deportivo no se puede convertir en una tragedia para la ciudad", manifestó el doctor Laureano Quintero, director de la Unidad de Trauma del HUV.En esa oportunidad, las medidas de seguridad al menos funcionaron dentro del estadio Pascual Guerrero, donde según la Policía Metropolitana de Cali “no hubo enfrentamientos ni hostilidad entre las barras; fueron 1.100 policías los que garantizaron que se cumpliera el acuerdo de convivencia".Ahora, en el clásico del 23 de mayo, la violencia volvió a hacer presencia dentro del principal escenario futbolero de Cali. Sobre los 7 minutos del segundo tiempo, un grupo de hinchas del América saltó a la pista atlética, en el sector nor-oriental, y desde allí desafiaron a sus similares ‘verdes’. Cuestión de trapos.La Policía logró evitar que los barristas del Cali, ubicados en Sur, respondieran masivamente ingresando a la cancha. Los pocos fanáticos que invadieron generaron caos, intimidaron a los jugadores, y el árbitro, en un marco de pocas garantías, detuvo el compromiso, que a la postre fue suspendido.Ya los famosos ‘pactos de no agresión y convivencia’ que habitualmente firman los líderes de las barras organizadas no tienen peso. En marzo, dos días antes del Clásico, los barristas se juraron respeto y después estaban convirtiendo ese pacto en ‘letra muerta’.El asunto, que también tiene antecedentes en hechos similares ocurridos en plazas como Pereira, Ibagué, Santa Marta y Medellín, urge de medidas de choque y peso. Según el periodista deportivo de Caracol Radio y Audiocolumnista de El País.com.co, José Alberto Ortiz, “ya es la hora de aplicar la Ley 1445, que no se puede quedar como una más en los anaqueles de juzgados y fiscalía”.“Ya del diálogo, de las conversaciones, de reuniones de alta seguridad, de convenios firmados entre hinchas, hay que pasar a hechos reales y concretos: judicialización de aquellos que promueven y protagonizan eventos que van contra la normalidad en un escenario deportivo como el Pascual Guerrero. Que caiga el peso de la ley a los culpables; llegó la hora de tomar riendas sobre el asunto”, puntualizó el comunicador.Por lo pronto, el estadio del barrio San Fernando vuelve a exponerse a una sanción drástica por parte de la Dimayor, pues el asunto depende del informe que presente el árbitro Diego Escalante, quien suspendió el último clásico por ‘falta de garantías’.A ello se sumarán las medidas que tome la Alcaldía de Cali, en cabeza del burgomaestre Rodrigo Guerrero, quien en otra ocasión y a raíz de hechos similares, propuso no realizar partidos nocturnos en el Pascual Guerrero. ”No vamos a permitir que esto siga ocurriendo en la Capital Deportiva de América. Esos desmanes y atropellos de unos locos no van a seguir. Estamos estudiando una serie de medidas que van desde, por ejemplo, hacer que cuando juegue el equipo 1 la barra del equipo 2 no pueda asistir”, adelantó.Asimismo, el primer mandatario de los caleños le hizo un tirón de orejas a los ‘hombres fuertes’ de América y Deportivo Cali. “A ver si los directivos se ponen serios con este asunto, porque ellos también tienen que participar de estas medidas”, dijo.“Hay varias medidas que vamos a discutir con los directivos del equipo 1 y 2, que no los quiero llamar por sus nombres porque me da vergüenza”, agregó el Alcalde.En ese marco, es incierto para Deportivo Cali, que oficiaba de local en el clásico del miércoles, la realización de su próximo partido por Liga Postobón I frente a La Equidad, juego que define las aspiraciones ‘verdiblancas’ de cara a los Cuadrangulares Semifinales.”Con estos hechos perdemos todos. Hemos llamado a la comprensión de la hinchada, para hacerles entender que no se demuestra amor por la divisa con este tipo de actuaciones”, remarcó el Presidente del Deportivo Cali, Óscar Astudillo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad