"En el América todos jugamos de corazón": Julián Viáfara

Septiembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
MARCO ANTONIO GARCÉS / Redacción El País

Julián Viáfara fue uno de los jugadores importantes del América en el remate del torneo de ascenso.

El guardameta caleño Julián Viáfara, que regresó de Brasil, dice que en el actual grupo el objetivo es sacar al América de Cali de la posición incómoda que ocupa en el momento, sin pensar en lo económico.

Con la experiencia de haber enfrentado a figuras de la talla de Ronaldo, Ronaldinho, Neymar, Deco, Pelleti, Marcelo Ramos, Ganso y Robinho, el vallecaucano Julián Viáfara es hoy prenda de garantía en el arco del América. Después de ser hombre clave en el andamiaje del Vitoria, con el jugó la final del Campeonato Brasileño ante Santos, cayendo por diferencia de gol, el golero caleño se siente feliz por haber regresado al equipo de sus amores.Padre de Valerie (5 años) y de Luba (3), que nació en Brasil, Julián espera para diciembre a María Ángel, fruto de la relación con su esposa Paola Arcila. El País habló con él sobre varios aspectos.¿Por qué la decisión de quedarse?"Más que dinero, América es corazón, yo estaba de paso y se dio la oportunidad, allí el corazón me vibró, independientemente de la situación económica, en este semestre tengo muchas ganas de que las cosas me salgan bien".¿Ello quiere decir que su contrato no es de los más altos?"Todos saben que la situación económica del club no es buena y aquí vinimos fue a sudar y a respetar la camiseta, independientemente del dinero que se pueda ganar. Los que estamos aquí queremos sacar al América adelante".¿Ese mismo sentimiento lo tienen todos los que volvieron?"Nuestro corazón es rojo y le debemos mucho al club, nos ha dado mucho tanto profesional como económicamente. Por más que se digan otras cosas, América es América y nuestra obligación y determinación están en ser campeones".¿En qué ha madurado como golero?"Han pasado cinco años desde la última vez que pasé por el club y en ese tiempo han acontecido muchas cosas tanto en la vida personal como profesional. Dios me dio la oportunidad de estar en un país donde el fútbol es de alta competencia, sólo comparado con el de la liga española o italiana. Creo que no hay otro torneo que se asemeje al de ellos. Pasé por dos clubes grandes, tuvo grandes compañeros, enfrenté a varias estrellas del fútbol mundial y eso me ayudó a madurar, creo que hubiera sido una torpeza de mi parte no aprovechar esta oportunidad".¿Cómo le fue en cada equipo en Brasil?"Salí del América y pasé al Atlético Paranaense por dos años. Al principio me costó mucho la adaptación, porque los trabajos de arquero son totalmente diferentes a los nuestros. En Colombia, más allá de preocuparnos por lo que hacemos bajo los tres palos, queremos ayudar al equipo en lo táctico, jugar un poco más adelantado o salir jugando con los pies. Ellos no tienen esa cultura y son celosos, pero después pude imponer mi estilo. Después pasé por el Vitoria, equipo con el que tuve más oportunidad, jugué casi 200 partidos, dejé el nombre de Colombia en alto, me gané un respeto y admiración. Hice nueve goles, entre penales y tiros libres en menos de un año".¿Cuántos penales atajó en Brasil?"Unos cinco o seis, especialmente con Vitoria, porque allí duré más tiempo".¿Fue ídolo en Vitoria?"En Brasil tienen una concepción diferente del ídolo, de una persona que gana muchos títulos, pero lo importante es que la imagen del país se dejó en alto y el día de mañana un arquero puede ir a trabajar allá con el antecedente de alguien que hizo las cosas bien".¿Tuvo ofertas para seguir allá?"Sí, pero en todo este tiempo aprendí que el dinero no es lo más importante, lo fundamental es donde uno se sienta bien y a gusto. Hubo dos oportunidades para dos equipos de la B y uno de la A, entre ellos Bahía y Sao Caetano; pero el corazón nunca me vibró como ocurrió aquí, estaba de paso en Cali, me ofrecieron entrenar, acepté y gracias a Dios estoy en América con muchos sueños, objetivos y muchas ganas, no de sacar al equipo de la parte baja de la tabla del descenso, sino de ser campeón".¿Cómo vivió la emoción del partido contra Itagüí, con el gol de Jerson?"Esa celebración demostró lo que hoy es América, creo que este equipo es diferente a los que yo conformé antes. Ahora hay mucho sentimiento, respeto, un grupo que dentro muy poco va a ser de amigos. Sabemos que todavía no estamos haciendo lo que pretende el técnico y tenemos que trabajar el triple para que los resultados lleguen".¿Qué tenían esos equipos de América que no tenga el actual?"La situación era diferente, estable, pero internamente no había tanta unión y respeto. Ahora hay comunicación entre directivos y jugadores, se ha hablado con la verdad y nos han dado la cara". ¿Cuál es su opinión del partido del domingo con Junior?"Junior es un gran rival, seguimos detrás de nuestros objetivos y sabemos que es una buena oportunidad de subir en la tabla. También viene Cali y son seis puntos que en el futuro nuestro van a ser fundamentales. Debemos mejorar mucho, no cometer los errores que se tuvieron contra Itagüí y tener capacidad para no esperar hasta el último minuto un milagro de Jerson, Bustos o Artigas". ¿Cree que hay equipo para lograr los objetivos propuestos?"Se está implementando un nuevo sistema, una nueva idea en la que el entrenador quiere que el equipo tenga posesión del balón el mayor tiempo posible, que no se corra sin sentido. También debemos encontrar velocidad".¿Le falta un creativo al América?"No, está Artigas, Jerson volvió a jugar en el medio; está Holguín, todos tienen que ser conscientes de que deben mejorar la forma física".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad