Elis Ligtlee, de Holanda, se alzó con el oro del keirin en Río 2016

Agosto 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AFP / El País
Elis Ligtlee, de Holanda, se alzó con el oro del keirin en Río 2016

Elis Ligtlee pasó a la historia de los Juegos Olímpicos.

La holandesa no estaba en las cuentas de nadie y fue la gran sorpresa de este sábado en el ciclismo de pista en las justas.

Nadie contaba con ella, pero la holandesa Elis Ligtlee destrozó los pronósticos y dio la sorpresa este sábado al colgarse la medalla de oro en el keirin femenino de los Juegos Olímpicos de Río-2016.

Ligtlee, de 22 años, voló a una velocidad media de 64,188 km/h y paró el crono en un tiempo de 11.217 segundos por delante de las favoritas Rebecca James (+0.033) , de Gran Bretaña, y Anna Meares (+0.038) de Australia. "Es increíble. La semifinal no fue como esperaba pero en el keirin cualquier cosa puede pasar. La final la corrí por intuición. Sé que puedo hacer un sprint largo y ahora soy campeona olímpica" , dijo la ganadora. Rara avis en el keirin con sus 185 cm de altura y sus 90 kg de peso, la holandesa aprovechó su potencia de piernas para cruzar primera la meta mientras las demás se estudiaban... y se estudiaban... y se estudiaban... hasta que fue demasiado tarde. Ligtlee ya tenía en su palmarés el subcampeonato del mundo en velocidad en Yvelines, en 2015, y el bronce en los mundiales de Londres-2016 en la contrarreloj en 500m.

Además, había ganado el Campeonato de Europa en tres ocasiones, uno en sprint (2015) y dos en keirin (2013, 2015) . La alemana Kristina Vogel, la máxima aspirante, finalizó sexta, a 1 décima y media, en un prueba marcada por la igualdad más absoluta.

 Sorpresa

Tres nombres propios a tener en cuenta antes de la prueba: los de Vogel, Meares y James, en ese orden. Habían dominado hasta ese momento y por experiencia y currículum se presentaban como las rivales a batir.

Por unanimidad, el oro saldría de ellas tres y pocos contaban con que alguna presea fuera de alguna de las otras ciclistas. Pero el ciclismo en pista, salvo cuando corre Gran Bretaña en persecución por equipos, es imprevisible y en carreras tan cortas, aún más. Este sábado volvió a ponerse de manifiesto.

Tras las cinco vueltas y media detrás de la bicicleta de la carrera, nadie se animó a tomar la delantera. Las favoritas se miraban. Quedaban metros y tiempo para poder atacar y todo iba a jugarse al final. Pero el tiempo avanzó y el espacio se redujo.

Ninguna se atrevió y entre el caos, el estudio excesivo y el miedo a una posible caída, con las seis rozándose en cada curva, Ligtlee se estiró. Sin nada que perder, la torre holandesa giró en la última esquina en la primera posición y ya no se bajó de ella.

La potencia de sus músculos y su fuerza para llevar su bicicleta hacia adelante hicieron el resto. Cuando Rebecca James, Anna Meares y Kristina Vogel, la gran perdedora de la velada, quisieron darse cuenta, ya era demasiado tarde.

"Fui paciente, era una carrera muy dura. Tienes que ser lista. Debía mantener el ritmo el máximo posible. Estoy tan contenta" , apuntó Meares. La colombiana Martha Bayona, quien se cayó en la segunda ronda, finalizó en un meritorio décimo puesto. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad