El relato de Hernán Darío 'Bolillo' Gómez sobre el 5-0

Septiembre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
El relato de Hernán Darío 'Bolillo' Gómez sobre el 5-0

Hernán Darío 'Bolillo' Gómez y Francisco Maturana, asistente técnico y director técnico de la selección Colombia en el 5-0.

‘Bolillo’, asistente de Maturana, aunque se alegró más por la clasificación que por la goleada, se puso a pensar en lo que se vendría y aguó su fiesta.

Después del tercer gol de Colombia frente a Argentina en el Estadio Monumental, en el partido del 5 de septiembre de 1993 que terminó 5-0, Hernán Darío Gómez le dijo a Francisco Maturana: “Pacho, nos jodimos... Ahora nos van a exigir el título en el Mundial y nosotros todavía no tenemos esa historia”.‘El Bolillo’, asistente de Maturana, aunque se alegró más por la clasificación que por la goleada, se puso a pensar en lo que se vendría y aguó su fiesta. Aquí su relato: “Viajamos convencidos de hacer un buen trabajo. A nuestro arribo a Buenos Aires vi la agresividad de los hinchas argentinos, pero a la vez el orden y el apoyo de la Policía. Del aeropuerto al hotel me sentí contento, porque todo eso nos llevaba a pensar que éramos muy importantes. Ellos buscaban otras armas para mermar a un equipo que venía jugando muy bien. Yo pensaba, si lo que estoy sintiendo yo lo sienten los jugadores, este partido lo vamos a sacar adelante y vamos a ir al Mundial. Los directivos de la Federación nos hospedaron en el mejor hotel, nos trataron a lo grande. Eso iba aumentando en la cabeza de nosotros la seguridad y la confianza. Llegando al estadio nos llenamos de fuerza y en vez de achicarnos con los insultos, nos agrandamos y sentimos que éramos favoritos. Luego salí a la cancha vi a Faustino Asprilla hablando por teléfono, como si nada. Y la gente chiflando, ya había acumulado experiencia en Europa. Dimos una vuelta en medio de silbatinas.Luego salieron los equipos y ‘Barrabás’ nos dijo a Pacho y a mí: están ‘cagaos’ (los argentinos) y, aparte, no tienen más experiencia que nosotros. Me puse a revisar nóminas y entendí que teníamos trabajo acumulado para ganar. Durante el partido creo que iban a expulsar a Simeone y ‘Barrabás’ le dijo al árbitro: no lo vas a echar, pues después van a decir que les ganamos porque tenían 10 hombres.El 1-0 me parecía normal. Colombia esperó y atacó en velocidad; Óscar Córdoba era figura. Los desesperamos y nosotros, ordenados y corticos. Vino el 2-0, pero en el 3-0 me empecé a sentir maluco. No era como ahora que todo el mundo rodea, a Pacho y a mí nos tocó guerrear con mucha gente, se hablaba de rosca paisa y muchas cosas. Adelantándome un poquito, supe que los detractores iban a empezar a decir que este equipo era para quedar campeón del mundo. Con el cuarto y el quinto, le señalé a Pacho: nos jodimos... Antes de terminar el juego entré al camerino. Nadie me vio celebrando, estaba inquieto. Ganar 5-0 no le hace daño a nadie; lo que afecta es la forma como lo empiezan a mirar para el futuro. Y así fue, nos echaron esa obligación y esa responsabilidad. Me acuerdo que cuando íbamos a jugar el primer partido en Estados Unidos ante Rumania, con Andrés Escobar y todos los muchachos, abrazados, teníamos las manos frías por ese compromiso que nos dieron. Eso fue lo que a la hora del té dañó un poquito ese triunfo”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad