El presente del América de Cali y lo que le espera

Noviembre 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

América no encuentra paz. Bajo nivel futbolístico y las agresiones de sus hinchas reflejan el doloroso presente de los rojos.

Al América, más conocido como los ‘diablos', literalmente le cabe el dicho de que sigue en su propio infierno. Cuando no es una cosa, es otra la que aparece para conspirar contra un buen funcionamiento del equipo que busca desesperadamente su regreso a Primera División, para lograr la salvación económica.Lo del domingo, dentro y fuera del Pascual Guerrero, fue un capítulo más de la dolorosa historia que el América viene escribiendo desde que cayó en desgracia, cuando perdió la categoría en el 2011.La derrota 0-2 ante el Pereira jugando muy mal y los intentos de agresión de los hinchas son claras muestras de que en el Américas las cosas están muy mal.El panorama es demasiado preocupante en plenos cuadrangulares semifinales y a dos meses de atender el salvavidas que le lanzó la Dimayor con la liguilla del ascenso en enero. El País analiza el presente de unos desteñidos rojos y lo que les espera con base en lo que vienen mostrando. No hay equipo para ascenderAmérica juega el torneo por cumplir con el calendario, porque incluso dentro del propio plantel y de la Junta Directiva deben ser conscientes de que no hay con qué lograr el ascenso por lo menos en este campeonato.La fragilidad defensiva con errores que cuestan caro, como sucedió el domingo ante el Pereira; el poco peso que se tiene en el mediocampo, sin marca y sin creación, y un ataque demasiado pobre, que no le mete miedo a nadie, hablan claramente de un equipo que no juega a nada y que en la cancha es rebasado casi siempre por sus rivales como lo hicieron los matecañas.No ha cambiado nadaAunque tiene poco tiempo de trabajo, la llegada del técnico Luis Augusto 'Chiqui' García con su experiencia no ha cambiado en nada el pobre panorama de la escuadra roja. Lo que sí es evidente es que el técnico le metió mano a la formación titular, descartando jugadores que eran rendidores como Luis Sierra, por ejemplo.Ante Rionegro salió con una nómina defensiva y sumó un punto; pero el domingo frente al Pereira decidió arriesgar un poco más y perdió; eso es claro indicio de la pobre condición futbolística del América.La directiva tiene su parteEl primer gran error lo cometieron los directivos a comienzo de año al contratar un técnico (John Jairo López) más por lo barato que por la garantía que ofrecía de ascender.El segundo error fue haber conseguido refuerzos de poco peso, entre ellos el español Diego Cascón, quien es la continuación en materia de fracaso de su compatriota Jorge Brazalez.El tercer pecado grande la Junta fue ratificarle demasiado el voto de confianza al técnico López, sabiendo que ese barco rojo navegaba por aguas turbulentas. Tomaron una decisión tardía y queda para el debate si acertaron con el sucesor de López.Divorcio con su hinchadaEl domingo, con la derrota, quedó ratificado el distanciamiento entre el equipo y Barón Rojo, la barra más belicosa y ruidosa.Hasta hace poco los miembros de ese grupo eran invitados a eventos sociales del equipo como sucedió hace unos meses con el lanzamiento de la nueva camiseta; en Cascajal tienen entrada libre, reciben boletas o rebajas en los precios para los diferentes partidos, y tienen asiento fijo en la sede deportiva cuando quieren ir a un entrenamiento de la plantilla.El domingo se olvidaron del trato que les han dispensado para protagonizar una noche de terror en el Pascual Guerrero, que obligó a la suspensión del compromiso.Se viene otro duro castigoLas consecuencias de lo sucedido el domingo en el Pascual se verán reflejadas lamentablemente en el corto y mediano plazo.La sanción a la plaza es fija y eso conllevará a que América juegue a puerta cerrada; esa situación, indudablemente, golpeará las muy resentidas arcas del equipo, ya que el presupuesto era recaudar por lo menos $600 millones en los tres partidos de local en los cuadrangulares.Pero esa situación podría acarrear otro castigo severo y es el no préstamo del estadio El Campín por parte de la alcaldía de Bogotá, para los cuadrangulares de enero.En la capital no quieren un problema de orden público con la afición escarlata.A pensar en eneroPara no perder tiempo, directivos y cuerpo técnico deben ir diseñando el equipo que afrontará los cuadrangulares de enero.Y eso se debe hacer bajo una sola premisa: esa es la oportunidad más clara y cercana para alcanzar el ascenso a la máxima categoría.Si no es en enero, difícilmente América tendrá otra opción clara de encontrar la salvación.Frases“No renunciamos a seguir dando la pelea, no todo está perdido, aún falta mucho”, Luis Augusto García, técnico del América.“Es triste lo que nos está pasando; todavía podemos pelear el ascenso”, Leyvin Balanta, zaguero del América.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad