El Master de Augusta, lo que Adam Scott necesitaba

Abril 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

El golfista es mucho más que el primer australiano en ganar el Master de Augusta 2013. Scott ratifica su gran talento.

Nunca le quitó la mirada a la pequeña pelota que tenía en frente. Con una precisión casi milimétrica, Adam Scott logró ser eficiente en cada hoyo, golpeando la esférica con calidad e incluso cabeza fría. Ante los aplausos de todos los asistentes al Augusta Nacional Golf Club, el australiano se había coronado como el nuevo campeón de uno de los torneos más importantes de este deporte.La concentración y el buen cálculo de las opciones para meter la pelota en los diversos hoyos en la menor cantidad de golpes posibles, más que ser un ejercicio de muchos es un arte de pocos, un arte que el australiano de 32 años, cuerpo delgado y cabello castaño, supo hacer de gran manera, para pasar a la historia como el primer golfista de ese país en triunfar en Augusta.Por un instante, la figura de grandes jugadores como Tiger Woods, Sergio García y Ángel Cabrera (con quien disputó el título hasta el final), se borró de la mente de unos aficionados que vieron a un Adam alegre, efusivo y emocionado por su victoria. Con este triunfo, Scott quedó ubicado en la tercera posición del ranking mundial de golfistas. Aunque este es su mayor logro obtenido hasta el momento, él se ha caracterizado por siempre estar peleando los lugares de vanguardia en las diferentes competiciones. Sus iniciosAdam nació el 16 de julio de 1980 en Adelaide, la quinta ciudad más grande de Australia. Su vida siempre estuvo enganchada al golf, un deporte que lo apasionó desde temprana edad y en el que, desde el principio, consiguió muchos logros, siendo parte de la Brigada Nacional de Golf en Australia. Además, antes de ser profesional ganó por dos años consecutivos (1997 y 1998) los torneos amateur de su país.Scott se volvió profesional a los 20 años, específicamente en el 2000. A partir de ese momento comenzó a realizar muy buenas participaciones en los diferentes torneos en los que compitió. El deportista llegó a ser considerado por los expertos de esta disciplina como “uno de los mejores jugadores sin un gran trofeo”, asunto que, desde el domingo pasado, ya es historia.De su vida personal, hay que resaltar que mantuvo una relación sentimental con la bella tenista serbia, exnúmero uno del mundo, Ana Ivanovic, en el 2010, pero en septiembre de ese año se separaron.Después de su triunfo en Augusta, expertos ya comienzan a decir que el golfista “se quitó de encima” ese peso por no haber ganado algo de gran relevancia como un Master y se atreven a asegurar que el australiano irá por más.De momento, ‘Scotty’ no debe querer cambiarse por nadie. Esa Chaqueta Verde que le entregaron en honor a su triunfo seguramente se la pone una y otra vez mirándose al espejo porque recordará que, cuando las miradas estaban puestas sobre Tiger, el logró imponerse y salió ganador.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad