DEPORTES
Hoy:

    El húngaro que conquistó el cielo del Valle del Cauca

    Enero 31, 2017 - 12:00 a.m. Por:
    Por Daniela Cárdenas Vásquez Especial para El País
    El húngaro que conquistó el cielo del Valle del Cauca

    null

    Los vientos de Roldanillo  enmarcaron una vez más el triunfo de quien durante varios años ha ocupado el primer lugar del Ranquin Mundial de Acrobacias, esta vez introduciéndose en una experiencia única en su carrera profesional, una competencia que combina la carrera a pie campo traviesa, el vuelo en parapente y la bicicleta de montaña.   

    Pal Takáts, atleta Red Bull, es uno de los mejores exponentes de deportes aéreos. Desde niño, sus intereses han sido las actividades arriesgadas y al aire libre. En el 2001, con 16 años, su atención se dirigió hacia el cielo cuando veía a la gente de Budapest, en su natural Hungría, volar en parapente. Desde entonces, se enamoró  de esta disciplina que dejó de ser un pasatiempo para volverse un estilo de vida. 

    El pasado domingo, desde muy temprano, 70 competidores llenaron de adrenalina a Roldanillo, al norte del Valle, en una competencia que busca incentivar el deporte, además de dar a conocer los lugares donde se realiza, el aerothlon. Esta disciplina deportiva y de aventura se realiza desde el 2013 y es la primera vez que se toma territorio colombiano.

    Carolina Correa, gerente de Comunicaciones de Red Bull, cuenta que la Alcaldía de Roldanillo lideró la realización de este certamen de aerothlon  por las condiciones del municipio para su práctica. 

    “Muchos extranjeros que se dedican al parapentismo valoran las condiciones térmicas, el clima y las montañas de esta tierra”, precisa la comunicadora.

    Con un tiempo de 3 horas, 32 minutos y 22 segundos, el triple campeón del Mundial de Acrobacias Pal Takáts se coronó campeón el domingo, siendo esta su primera participación en la competencia, que reune dos deportes en los que es novato y en la que su experiencia en el aire le trajo ventajas sobre sus rivales.

    “La ventaja la tomé en el aire, había algunos atletas muy fuertes, pero perdieron mucho tiempo volando. Este tipo de disciplinas se hacen en equipo, como un relevo y así cada uno puede hacer el deporte en el que es más fuerte. Aquí, como era individual, fue más difícil porque tienes que hacer todo muy bien para  tener energía para terminar; entonces, hay que andar rápido, pero con reservas”, expresa el parapentista.  

    No es la primera vez que Takáts compite y sale triunfante en Roldanillo. Este municipio es de su agrado,  no solo por los vientos, sino por el ambiente que se vive y la acogida que siente por parte de los vallecaucanos.

    “A la gente le gusta el deporte del parapentismo y hace muchos años se están organizando competencias en Roldanillo, y la diferencia con otras partes del mundo es que en el Valle los aficionados se emocionan más”, añade el húngaro. 

    El parapentismo es un deporte que requiere varios años para lograr avanzar y cambiar el tipo de vela, pero este campeón cuenta que ha tenido un “progreso bastante acelerado; normalmente se demora un par de años, pero al encontrar mi interés, logré especializarme rápidamente”. 

    Su facilidad para aprender la demuestra también en el gran dominio de lenguas con que cuenta. Pal, de 32 años, 1,80 metros de estatura, delgado y piel blanca, habla húngaro (nativo), inglés, alemán, suizo-alemán, portugués y español. Este último idioma lo aprendió aquí, pues ya son varios los años en que el deportista acude a su cita con los vientos de Roldanillo.

     La competencia del domingo pasado le sirvió como preparación para un evento que hay en julio sobre los Alpes en Austria, el Red Bull X-Alps, donde 30 pilotos caminan y vuelan desde allí hasta Mónaco, en Francia.

    Su novia, Mónica Happ, lo acompañó a Colombia en esta oportunidad y aprovecharon para darse unas vacaciones. “Este país es un excelente lugar para pasear, la tierra, el ambiente, el clima, la gente. Me gusta Latinoamérica, pero más que todo Colombia”, asegura Pal.

    La concentración es uno de sus pilares antes de cada competencia, pero no deja de un lado los nervios, pues dice que son naturales y hacen que se concentre en el objetivo. 

    Para  Takáts, lo más importante es tener ganas de practicar el deporte y disfrutarlo, porque, de lo contrario, “no sería lo mismo”.

    Y si de disfrutar se trata, los aficionados en Colombia ya se han entretenido bastante con los vuelos del húngaro que conquistó a Roldanillo.

    VER COMENTARIOS
    CONTINÚA LEYENDO
    Publicidad