El fútbol francés entra en la era de los millones

Mayo 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
LUIS MIGUEL PASCUAL – EFE

Acostumbrado a presupuestos modestos, el fútbol galo se prepara para entrar en otra época, lo cual provoca recelos.

Primero fue el París Saint-Germain, adquirido por un fondo catarí, y posteriormente el Mónaco, propiedad de un multimillonario ruso, dos clubes que han metido al fútbol francés en la era de los millones.El ascenso del club del Principado a primera división, tras un paso por la segunda, ha venido acompañado de una lluvia de millones en fichajes.Tras su descenso en 2011, el Mónaco fue comprado por el multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, que puso el proyecto en manos del técnico italiano Claudio Ranieri, quien logró hace unas semanas el ascenso del equipo.Rybolovlev está preparando una plantilla a base de talonario y lleva ya gastados más de 130 millones de euros en fichajes.Ya son oficiales las llegadas de dos futbolistas procedentes del Oporto, Joo Moutinho, por el que han pagado 25 millones, y sobre todo el colombiano James Rodríguez, que con un traspaso de 45 millones es el futbolista más caro del fútbol francés.Aunque su récord durará poco, porque el Mónaco se dispone a oficializar la llegada del también colombiano Radamel Falcao García, por el que va a pagar al Atlético de Madrid 60 millones de euros.Entre tanto, el equipo del Principado también se ha hecho con los servicios del defensa portugués del Real Madrid Ricardo Carvalho.Con todo ello, Rybolovlev pretende competir con el PSG, campeón de Francia tras haber desembolsado en dos años y medio más de 200 millones de euros en fichajes.Los brasileños Thiago Silva y Lucas Moura, los argentinos Ezequiel Lavezzi y Javier Pastore, el sueco Zlatan Ibrahimovic, son algunas de las estrellas que el club ha puesto en manos del entrenador, Carlo Ancelotti, dos veces campeón de Europa.Por el momento, el PSG no ha anunciado ningún fichaje de talla, a la espera de que se conozca si Ancelotti sigue en el banquillo la próxima temporada.Pero la campaña próxima se anuncia ya como un choque de trenes en Francia entre estas dos potencias, entre los petrodólares cataríes que alimentan al PSG y el dinero procedente de Rusia que llena las arcas del club del Principado.El PSG ya fue acusado de recibir cantidades procedentes de Catar que no se correspondían con las finanzas propias del club, lo que llevó a muchos presidentes del fútbol francés a denunciar una competencia desleal por parte del club de la capital.El debate ha reaparecido, con más fuerza, con la irrupción del Mónaco entre los mejores. El club del Principado, además de los millones rusos, se beneficia de una fiscalidad muy ventajosa, lo que le permite pagar salarios más elevados a los futbolistas.Por ello, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) estudia las modalidades para que el Mónaco no tenga esta ventaja.Entre las opciones propuestas figuran la de que el club traslade su sede a territorio galo, lo que obligaría a sus jugadores a pagar impuestos en Francia y eliminaría la competencia desleal.La otra, adelantada hace unos días tras un encuentro entre el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noel Le Graet, y Rybolovlev, sería que el club pagara una indemnización de 200 millones de euros.En cualquier caso, el campeonato francés aparece como un duelo entre dos clubes con medios financieros casi ilimitados y otros 18 más modestos.Si el dominio económico se traduce en resultados, PSG y Mónaco coparían las dos plazas que dan acceso a la Liga de Campeones, lo que agrandaría todavía más la falla que separa a los ricos de los pobres y amenaza con crear una liga a dos velocidades.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad