El dúo perfecto del racquetball mundial

El dúo perfecto del racquetball mundial

Marzo 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Hernández - El País.com.co
El dúo perfecto del racquetball mundial

En la foto, Sebastián Franco y Alejandro Herrera, racquetbolistas caleños campeones mundiales.

Un título mundial y más de seis años sin conocer la derrota en Colombia, acreditan a Alejandro Herrera y Sebastián Franco como los mejores doblistas cafeteros en el orbe.

Once años de diferencia los separan. Alejandro Herrera, de 33, es el hombre de la experiencia, es quien guía por el camino a la joven promesa del racquetball nacional, Sebastián Franco, quien el pasado mes cumplió 22.A pesar de la diferencia de edad, estos caleños son considerados la dupla perfecta del racquetball colombiano, ya que desde hace más de seis años no conocen la derrota en ningún campeonato nacional. Igualmente, en junio del 2014 hicieron historia al convertirse en la primera pareja suramericana y colombiana en conseguir un título en dobles en el Mundial.Para ellos el secreto está en el complemento de su juego. Alejandro, un viejo ‘zorro’ con su drive, es el hombre de la estrategia, es el de los puntos definitivos. Por su parte, Sebastián utiliza como arma mortal su revés. Ese, el más rápido del oeste. El imparable. “’Sebas’ tiene una velocidad sobrehumana, su golpe es único, pero esa rapidez con la bola la compensa con su serenidad y madurez. En la cancha parece que tuviera 30 años de experiencia”, resalta Alejandro de su compañero. Sebastián señala que gracias a ese complemento, “a la hora de jugar se nos hace muy fácil cubrir al oponente. Este deporte es de mucha velocidad, así que toca que entenderse muy bien con la pareja. Estamos en el mejor momento y visualizando un próspero futuro”.Cabe resaltar que estos caleños, que vienen de ser campeones el pasado fin de semana en el Open Internacional de Sarasota, en Florida, tienen un orientador y consejero en común: Juan Manuel Gutiérrez, quien fuera su profesor del Club Cañasgordas y hoy, presidente de la Federación Colombiana de Racquetball. Como proyecto para el 2015, los caleños esperan reafirmar su favoritismo en los Juegos Panamericanos de Toronto, donde anhelan colgarse la presea de oro.El País realizó una breve reseña de la vida de estos jugadores que ponen con sus títulos a Cali y a Colombia en la élite del racquetball internacional.Herrera, la experienciaHace 33 años nació en Cali. Se crió en el barrio La Flora, el cual está ubicado al norte de la ciudad. Desde ahí, abordo de un bus urbano Blanco y Negro ruta 1, se transportaba por más de una hora Alejandro Herrera hasta el Club Cañasgordas —que está a las a fueras del sur de la capital vallecaucana—, donde se entrenaba para cumplir su sueño de ser el mejor racquetbolista nacional.Hoy, ese sueño es una realidad y no solo es el mejor de Colombia. Este caleño hace parte del selecto top 20 de los mejores de este deporte a nivel mundial.Pero su historia no fue fácil. Alejandro tuvo que dejar todo hace más de 14 años, para trasladarse a Estados Unidos, donde iniciaría su carrera como racquetbolista profesional en la cadena de clubes más grande de los estados Unidos: The Fitness.Ahí, el colombiano, asegura, experimentó sucesos de racismo, los cuales, en vez de desmotivarlo, le dieron el impulso para convertirse en el mejor. “La afición estadounidense que alguna vez me 'chifló' y me dio la espalda, hoy me apoya como un americano más”, recuerda Herrera. Actualmente, este vallecaucano, que llegó a estar en el décimo puesto de la clasificación mundial, agradece a su padre, Germán Herrera, quien fue quien impulsó —junto a su hermano mayor— su carrera deportiva.“Mi primer partido fue en 1991. No se me olvidará jamás. Ese día caí derrotado y a mi padre le tocó sacarme a rastras de la cancha porque estaba en el piso llorando porque había perdido”. A partir de ese momento comprendió la importancia que tenía el deporte en su vida y empezó a tomar clases con su progenitor, al que recuerda como el que lo preparó para ser un caballero en el juego, mientras que su hermano le enseñó algunos trucos en la cancha. Alejandro, quien contrajo matrimonio con una colombiana el pasado 20 de diciembre en Miami, espera cerrar el 2015 con un título en los Juegos Panamericanos de Toronto.Franco, el futuro Sebastián Franco está viviendo la aventura de su vida. Hace seis meses, este caleño, de 22 años de edad, decidió hacer un alto en sus estudios en administración de empresas en la Universidad Javeriana para trasladarse a Maryland, Estados Unidos, apoyado por su patrocinador, para cumplir su sueño de convertirse en un racquetbolista profesional.Su familia siempre lo apoyó. Sebastián afirma que su padre, Fabio, y su madre, Soraida, siempre impulsaron su amor por el deporte, y hoy, a pesar de haber dejado su carrera universitaria por perseguir su sueño, creen en el potencial del joven racquetbolista. Con un primer lugar en dobles en el Mundial de Racquetball de mayores en 2014 y dos preseas de bronce en los mundiales juveniles de 2009 y 2011, Franco es la promesa nacional. Este joven, que actualmente trabaja como profesor de racquetball en un club de Maryland, inició en este deporte a los 10 años de edad, cuando su colegio decidió realizar unas vacaciones recreativas en el Club Cañasgordas. “Yo estudiaba en el Colegio Encuentros, el cual quedaba enfrente del club, así que yo aprovechaba para pasarme a jugar racquetball. Al inicio solo jugaba de 2:00 a 4:00 de la tarde, luego la afición fue creciendo y me quedaba de lunes a viernes hasta las 8:00 de la noche, ya que a esa hora podía jugar con las personas que tenían más experiencia”, cuenta Sebastián.Ubicado en el puesto 26 en el ranking mundial y en el segundo en el nacional, Sebastián va paso a paso. Para este 2015 su meta es ascender en la clasificación internacional y conseguir una medalla Panamericana.“Espero seguir contando con el apoyo de Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano para foguearme bien, conseguir una medalla en Toronto y terminar el año en el top 10”, concluye.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad