El desaire que le hicieron sus propios hinchas al Deportivo Cali (opinión)

El desaire que le hicieron sus propios hinchas al Deportivo Cali (opinión)

Octubre 24, 2017 - 10:46 a.m. Por:
Por Germán Pombo - Columnista invitado
Deportivo Cali

Fanáticos del Deportivo Cali.

Oswaldo Páez / El País

Y no hubo quórum. Un club como el Deportivo Cali, con una organización ejemplar, orgullo de todos los futboleros de Colombia, con estadio propio, etc., recibió el sábado un desaire de una parte de sus socios porque la asistencia no alcanzó para dar inicio a la elección de un nuevo Comité Ejecutivo.

Solo se les pide estar cada cuatro años ejerciendo su derecho al voto en una jornada democrática y no van. Era sábado en la mañana, era en la sede social, de más fácil acceso, era una fiesta electoral de unas pocas horas y ni así lo lograron.

No sirvió tampoco el despliegue que hicieron los medios con todos y cada uno de los candidatos e incluso a nivel nacional hubo una expectativa muy grande con la jornada. Desde afuera y en la otra orilla uno no entiende esta situación. Esto no es política, pertenecer a un club es un compromiso con una pasión que no se negocia.

Cuando hay abstención en política los analistas lo traducen en inconformismo y apatía con la clase dirigente. En este caso no hay motivos para eso, el club está bien manejado y la baraja de candidatos es muy buena.

Hay gente que le ha dedicado tiempo a esta campaña, empresarios en su mayoría, personas con años de experiencia en la base del club y en general profesionales con reconocimiento en la ciudadanía con ganas de trabajar por el equipo. Se les nota que quieren la institución.

¿Qué será lo que necesitan los socios del Deportivo Cali para ir a participar? Los que sí fueron el sábado quedaron bien aburridos y los que no fueron les envían un mensaje de apatía a los jugadores y cuerpo técnico, a los cuales después les van a exigir goles y títulos. Hay que dar ejemplo de pasión y compromiso primero antes de pararse a gritar en las graderías del estadio como si fueran dueños de la verdad en el fútbol.

La marca del club también se ve afectada como cualquier empresa en la que sus dueños no participan de las decisiones ni de los proyectos futuros. Los compradores de esa marca, en este caso el hincha que no es socio, también recibe un mensaje negativo y de desconcierto. Ahí están también los posibles nuevos socios que observan el fracaso de la jornada con escepticismo.

Ahora ya están diciendo que cambien de sede para la próxima vez, que es puente y que va a estar más difícil la asistencia y muchas complicaciones más que enrarecen lo que debió ser una jornada festiva y de integración.

Una campaña tan organizada como la que hicieron esta vez no merece tener ese final de inasistencia y poca convocatoria, ya que por estatutos, con los que vayan la próxima vez, se hacen las elecciones. El daño está hecho, pero tienen una oportunidad de aparecer y dar ejemplo de participación y compromiso.

Ojalá vuelvan todos los que estuvieron el sábado y traigan al resto que no fueron capaces ni de ir a saludar a los amigos.

(*) Futbolero residente en Estados Unidos
@germanpombo

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad