El Deportivo Cali no está bien de la cabeza

Diciembre 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El Deportivo Cali no está bien de la cabeza

Las malas decisiones en la parte administrativa sumieron al Deportivo Cali en una profunda crisis económica y deportiva.

El fracaso deportivo de los azucareros está ligado a los desaciertos de una directiva que se enfrascó más en sus luchas internas que en transmitirle tranquilidad a un equipo que estaba peleando la clasificación.

La Junta Directiva del Deportivo Cali está en el ojo del huracán. La afición, aún caliente por la absurda eliminación a los cuartos de final de la Liga Postobón, cupo que a la postre ganó el rival de patio, América, apunta sus dedos acusadores hacia los cinco miembros que tienen asiento en el Comité Ejecutivo.En lo deportivo siguen los balances y en él piden la salida de varios jugadores y la llegada de verdaderos refuerzos que le aporten al Cali lo que verdaderamente necesita para ser protagonista del torneo.Pero fuera de las canchas continúan los debates y eso hace presagiar una asamblea candente el 14 de diciembre, en la que el tema rey es el de la famosa revocatoria.El País presenta los cinco errores gravísimos que, en su concepto, llevaron al caos y al fracaso de la actual Junta Directiva.NO SON LOS ELEGIDOSLa actual Junta no fue la que los socios eligieron hace ya dos años. Las cosas comenzaron muy mal porque el de mayor votación, Humberto Arias (q.e.p.d.), ni siquiera se posesionó como presidente por sus quebrantos de salud y tampoco hizo parte del Comité.Arias tuvo que dar un paso al costado y su lugar en la Junta lo ocupó Herney Hoyos, pero el escándalo no paró allí porque muchos socios señalaron que el dimitente sabía desde mucho antes de las elecciones que por recomendación de su médico no podía ocupar durante cuatro años un lugar en la directiva azucarera. Luego el que salió de la cúpula directiva fue Henry Cuartas, propiciando así la llegada de Antonio Joaquín García.UNA PRESIDENCIA CALIENTEEl Comité siempre ha estado inmerso en numerosos escándalos internos. Hébert Celín Navas asumió la presidencia del Deportivo Cali después de la dimisión de Humberto Arias, y meses después tuvo que entregarle el cargo a su compañero Fernando Marín por los líos que tuvo en la Universidad Santiago de Cali, los mismos que lo llevaron también a dejar el cargo de rector en ese Alma Máter.Pero Marín tampoco ha escapado a los problemas y hace unas semanas, después de cesar del cargo de gerente general a Eduardo León, éste le hizo graves denuncias sobre manejos dudosos que atentan contra la estabilidad deportiva y económica de la institución.Este lío está en los estrados judiciales.LOS COMITÉS, UNA COCINAEn cada Comité hay enfrentamientos verbales, acusaciones, señalamientos, denuncias y conatos de bronca entre los mismos directivos, quedando a un segundo plano el análisis sesudo y tranquilo sobre el funcionamiento del equipo, de los jugadores, y sobre los refuerzos que se pueden ir avizorando para el próximo torneo.Los choques entre Ernesto Roa y sus demás compañeros son repetidos, traspasando en muchos de ellos el límite del respeto.Roa acusa a sus colegas de tomar decisiones que lesionan los intereses del Deportivo Cali; y los otros miembros se defienden acusando a Roa de ser antes que nada un empresario que le ha hecho mucho daño a la institución. Lo más grave es que lo que sucede en los comités al otro día lo sabe todo el mundo.EL ESTADIO, EN EL LIMBOLa obra cumbre del Deportivo Cali, que fue vista como señal del evidente progreso en el Valle del Cauca y que llevó a que el equipo ganara prestigio por ser el único en Colombia con estadio propio, sigue sin ser terminada.Eso ha generado mucho malestar porque aunque se han conformado algunos comités para velar por su terminación, los socios saben perfectamente que mientras la Junta Directiva esté enfrascada en sus problemas internos y en las acusaciones mutuas, lo de la terminación del estadio quedará en un segundo plano.Por ahora, el escenario, que hace unos meses, cuando se inauguró con bombos y platillos, fue objeto de numerosos elogios, hoy aparece como un elefante blanco.FALLARON EN LOS REFUERZOSVendieron muy mal, casi regalando a jugadores que pintaban para ser la salvación tanto deportiva como económica del equipo en pocos años como son los casos de Fabián Castillo, Michael Ortega y Andrés 'Manga' Escobar, para citar sólo tres.Y se reforzaron muy mal. Para este torneo arribaron jugadores que en el balance general no pasan en el semestre. Jaír Iglesias fue más suplente que titular; Diego Peralta sólo vino a consolidarse en los últimos partidos; Gustavo Biscayzacú se perdió varios juegos por lesión y luego, aunque hizo cinco goles, quedó en deuda en partidos decisivos. El panameño Yairo Yau fue un jugador normal, y dos apuestas grandes de la Junta hace un año, Gonzalo Martínez y Gabriel Fernández, también decepcionaron."LA JUNTA TIENE CÁNCER"En la autocrítica por la eliminación del Deportivo Cali y por los señalamientos de la afición y socios, los directivos del onceno azucarero se acusan mutuamente.“La presencia del señor Ernesto Roa en el Comité ha sido nefasta porque es un cáncer al interior de la institución, que ya hizo metástasis en sus efectos sociales e institucionales”, dice Herney Hoyos.El dirigente acusa a Roa de ser el culpable de que todo lo que se diga o se haga en los comités lo sepan todos. “Hoy en día cualquiera coge el Blackberry e informa todo lo que está sucediendo en una reunión; y si uno comenta las intimidades de su familia, me parece terrible porque la está degradando”, manifestó Hoyos.Otro de los dirigentes, Antonio Joaquín García, señala que “hace falta un código de ética porque en los comités no se habla de fútbol sino de problemas, de contratos de jugadores, de revocatorias y de demandas”.El directivo fue enfático al decir que “los socios tienen la culpa de haber nombrado a una persona de estas (Ernesto Roa) con todos los antecedentes que tiene, es un socio indeseable en la Junta que tiene otros intereses personales y no colectivos”.Ernesto Roa, por su parte, se defiende diciendo que “he ventilado todas las decisiones erradas que toman siempre cuatro miembros de la Junta porque no puedo ser cómplice de esas anomalías. El Cali se debe manejar de forma pública, aquí no se debe esconder nada; a ellos les preocupa es que los errores que han tomado los sepan los socios”.El dirigente señaló que “esta Junta no ha tenido, no tiene, ni tendrá las capacidades para sacar adelante al Deportivo Cali; la solución razonable es la renuncia de los cinco miembros del Comité; desde el año pasado vengo diciendo que seré el tercer miembro que renuncie para que se acabe esta Junta”.Roa manifestó que “se tomaron muchas decisiones equivocadas como la venta de jugadores jóvenes, a los que se feriaron, dejando un manto de dudas en la forma como se hicieron esos negocios”.VOCES"La Junta nunca logró armar un equipo ganador, se equivocaron en los refuerzos y desbarataron el equipo luego de terminar un torneo; la afición pide un buen plantel". Alfonso Muñoz, expresidente del Cali"Esta Junta nunca tuvo la intención cierta y clara de terminar el proyecto del estadio a pesar de todo lo que se les advirtió; nosotros tenemos un proyecto para terminarlo". Alfonso Muñoz, expresidente del Deportivo Cali"Ha faltado gobernabilidad y disciplina en la Junta; unos actúan de forma individual, hay peleas entre ellos, choques con jugadores y técnico y otros filtrando información confidencial". César Caicedo, exdirectivo del Deportivo Cali

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad