El ciclo de los Buffon

Junio 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
El ciclo de los Buffon

El portero de la selección italiana, Gianluigi Buffon, durante el partido correspondiente a los cuartos de final de la Eurocopa 2012 entre las selecciones de Inglaterra e Italia, en Kiev, Ucrania.

Será una nueva batalla épica, en la que Italia parte con la ventaja sicológica de ser la auténtica "bestia negra" de la "Mannschaft".

Gianluigi Buffon es todo garra, empuje, pasión, competitividad. No sólo detiene penaltis en momentos decisivos, también sube el ánimo de sus compañeros, a los que incentiva a gritos o en corros previos a la ceremonia de ingreso en la leyenda.Puede ser antes del comienzo de un partido o en los instantes previos a la tanda de penaltis, esa lotería que premia o castiga a los osados, ofusca a veces a los lanzadores o despista a los porteros en un baile que les inclina hacia la parte contraria a la dirección del balón.El corro está compacto antes de la serie de penaltis contra Inglaterra que dio a la "azzurra" el acceso a las semifinales de la Eurocopa 2012 y Buffon es el maestro de ceremonias."¡Forza muchachos, vamos a ganar!", grita Gigi a sus compañeros. El corro asiente. El portero inglés, Hart, está avisado. De hecho, no detuvo ninguna de los cuatro penaltis que fueron a puerta (Montolivo echó la pelota fuera). Buffon, por el contrario, atajó el disparo de Cole."Después del error de Montolivo he pensado que debía de parar todo lo posible; yo y los compañeros nos lo merecíamos", dijo Buffon, de 34 años, 118 veces internacional, campeón del mundo en Alemania 2006.Buffon no contempló los aciertos de Balotelli, Pirlo, Nocerino y Diamanti. "Nunca los veo, me pongo de espaldas. Temía la burla (del destino), cuando empieza una lotería puedes ser afortunado o desafortunado"."Ha sido la victoria del corazón. Hemos demostrado que somos un equipo de verdad", añade Buffon, listo para medirse a la poderosa Alemania, que tiene muchas cuentas pendientes con la Nazionale: nunca ha ganado ni eliminado a Italia en una gran competición.Ni siquiera pudo la "Mannschaft" en el último Mundial que organizó, en 2006. La "Azzurra" venció en la prórroga por 0-2 (goles de Grosso y Del Piero) y pasó a la final que ganaría a la Francia de Zinedine Zidane. En la serie de penaltis.El capitán Buffon protegió el marco italiano y besó la copa de oro. Veinticuatro años antes, en España82, tocó a otro portero, Dino Zoff, levantar el preciado trofeo."Gigi" cerró ante Alemania el ciclo de los Buffon que había abierto en Chile62 su tío Lorenzo. Aquel partido del grupo de Santiago (Italia, Chile, Alemania y Suiza) finalizó con empate a cero. Era la época del más estricto "catenaccio" italiano. Los alemanes también jugaron a la defensiva. Uwe Seeler mandó un balón al larguero y poco más.Era el segundo mundial de Pelé, que abandonó tras el partido de la primera fase con Checoslovaquia por una rotura muscular, lo que permitió el brillo de Garrincha, clave en la conquista de la copa.Alfredo Di Stefano estaba con España, pero no llegó a debutar por lesión, Bobby Charlton con Inglaterra, Lev Yashine con Rusia, Florian Albert con Hungría y un tal Gianni Rivera con Italia, que con 18 años ya se había ganado el apodo de "bambino de oro" de la "azzurra".El ciclo de los Buffon con Alemania se reabrirá el jueves en Varsovia. Los teutones sueñan con tomarse la revancha de "su" Mundial. "Aquel partido está en nuestra cabeza, pero miramos hacia adelante", afirma Philipp Lahm, uno de los supervivientes de la derrota de Dortmund. "Estamos aquí para ganar el título", asegura Mesut Özil.Y el arquero de la "Juve" está preparado para impedirlo: "Tenemos el carácter para plantearle dificultades a Alemania".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad