“El campeón es mi padre”: Jonathan 'Momo' Romero

“El campeón es mi padre”: Jonathan 'Momo' Romero

Febrero 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
CÉSAR JAMES POLANÍA - El País
“El campeón es mi padre”: Jonathan 'Momo' Romero

Jonathan Romero (derecha) tuvo que buscar siempre a su oponente Alejandro López para ganarle el combate, en Tijuana, México.

Jonathan Romero se trajo de México la corona del peso supergallo. Es el primer caleño que le da un título al pugilismo colombiano. Diálogo con el Rey Momo.

La historia de Jonathan Eccehomo Romero es una paradoja. Siendo hijo de un policía se volvió pandillero. Quiso ser jugador profesional del América, pero los guantes de boxeo lo sedujeron mucho más. Y luego, convencido ya de sus anhelos, se dio el lujo de ‘renunciar’ a un cupo olímpico en Londres dizque para buscar un título mundial...Pues hoy, aquel muchachito escuálido que creció en medio de la violencia del barrio El Retiro, en el distrito de Aguablanca, sigue causando estragos, pero en un cuadrilátero, lo que le valió ser, en la madrugada del domingo, campeón mundial del peso supergallo, de la Federación Internacional de Boxeo. ‘Momo’, como le dicen todos, es el primer caleño que le da una corona orbital al pugilismo colombiano. Y pensar que una bala casi le quita la vida hace dos años en su barrio. Algo normal allí, dirán algunos. Es que Jonathan le ha visto más de una vez la cara a la muerte. Inclusive, tres de sus siete hermanos —uno de ellos desmovilizado de las Farc y otro pandillero— fueron asesinados allí, en El Retiro.Por decisión dividida en doce asaltos, Romero, de 26 años de edad, venció al mexicano Alejandro López, en Tijuana. El colombiano alcanzó el campeonato mundial al tener la ventaja en dos de las tres tarjetas de los jueces 116-111 y 115-112, mientras que López registró 115-112 en el fallo a su favor.Desde territorio azteca, ‘Momo’ atendió telefónicamente a El País para hablar de su victoria.¿Cómo resume este combate que le dio la corona mundial supergallo?"Fue un combate difícil contra un mexicano que salió a hacer una pelea tirándose hacia atrás y por eso me tocó buscarlo y presionarlo con golpes por los costados. Eso me ayudó para conquistar el título y qué mejor que en una plaza tan dura como México".Tiene un estilo complicado el mexicano y quizás obliga al oponente a que haga un mayor desgaste..."Sabemos que no tiene mucha pegada, tiene apenas siete nocauts, pero estaba en su casa y eso lo hacía muy fuerte. Yo tenía el público en contra, pero pude descubrir rápidamente el lado por donde le entraban los golpes que le hacían daño y aproveché eso".¿Dónde estuvo el secreto del triunfo?"Para ganarles a los mexicanos hay que ser inteligente y eso fue lo que traté de hacer, aunque confieso que por momentos me desesperé, porque tenía que buscarlo, pero Dios combatió conmigo, estuvo a mi lado, y esa fe me sirvió para que la pelea terminara a mi favor".¿En algún momento pensó que peligraba el título?"Claro que sí, temía que los mexicanos hicieran algo por robarme el campeonato, pero gracias a Dios los jueces interpretaron bien lo que vieron en el cuadrilátero y me quedé con la corona".Renunció a estar en unos Juegos Olímpicos, los de Londres, por hacerse profesional y buscar el título. El tiempo le da hoy la razón... "Sí, afortunadamente así fue, poco a poco pude conseguir este sueño y ahora quiero defender el título para lograr otro anhelo que es darles una casa a mis padres para que salgan de allá de El Retiro".Usted es quien logra la corona, ¿pero quién hay detrás de este título, a quién siente que se lo debe?"Primero que todo, a Dios, que es mi motor, el que ha hecho esto posible. Y después, a mi padre, Reynel Romero. Mi padre fue quien me enseñó el camino correcto después de yo haber sido pandillero, después de haber disparado armas y vivir en ese mundo de la violencia".¿Qué fue eso que hizo su padre para sacarlo de las pandillas?"Convencerme de lo que me puede dar mi carrera como boxeador. Siempre ha estado pendiente de mí, si Dios es mi motor allá arriba, él es mi motor acá abajo, él me guía, mi papá es el campeón, el que debe ponerse este cinturón, el que luchó contra mí y ahora lucha por mí".¿Ya habló con él?"No, él está en una clínica. Se puso muy nervioso con todo esto de la pelea y aparentemente recayó de un problema del corazón, está delicado. Pero es lo primero que voy a hacer cuando llegue a Cali, abrazarlo y agradecerle. Quiero ponerle el cinturón de campeón porque él es quien se lo merece". ¿Ese mundo del pandillaje es un episodio que prefiere no recordar?"Eso siempre lo recordaré. Cuando uno está equivocado y la vida le enseña que ese no es el camino, uno puede decir con la frente en alto que hay nuevas oportunidades para corregir, para seguir en el deporte y de la mano de Dios. Hoy las cosas son distintas".¿Si tuviera en frente a un pandillero, qué mensaje le daría?"Que siga no solo mis pasos sino los de muchos otros que hemos estado en el mundo de la violencia y hemos corregido a tiempo. Que no hagan el mal, que hagan deporte y no pierdan la fe en Dios".¿Por qué no siguió en el fútbol si alcanzó a integrar las divisiones menores del América?"Mi padre me dijo que yo debía boxear, no jugar fútbol. Me presionó mucho para que cogiera este camino y veo que no se equivocó. Siempre ha estado a mi lado en los momentos buenos y malos, es el primer fanático que tengo, la barra más grande me la ha dado él. Eso hace que crea tanto en mi padre y que le exprese mis sentimientos de gratitud".¿Y era tan buen futbolista como boxeador?"No, claro que no. De hecho, creo que ni era buen futbolista, pero tenía amor por ese deporte, soñaba con ser profesional en el América. Y fue mi padre quien me convenció de que mi destino estaba en el boxeo, y aprovecho para agradecerles también hoy a Jorge Aguirre (entrenador que lo descubrió como boxeador) y Jaime Cuéllar (presidente de la Liga de Boxeo del Valle del Cauca), quienes han sido incondicionales conmigo y me han apoyado en todo momento".Eso pensaba del fútbol cuando era niño. ¿Qué piensa hoy del boxeo, ahora que es adulto?"Tengo un amor propio por este deporte, me ha dado mucha felicidad, me ha ayudado a corregir mi vida, a cambiar mis actos, a tener fe en Dios y a conseguir otros sueños".Qué paradoja ha sido su vida, ‘Momo’. De ser un anti-héroe como pandillero pasó a ser un ejemplo desde el cuadrilátero..."Gracias a Dios. La vida es de oportunidades y cuando hay fe, todo cambia. Yo cambié y la manera de honrar a Dios es haciendo cosas buenas".PerfilNombre completo: Jonathan Eccehomo Romero Preciado. Lugar y fecha de nacimiento: Cali, diciembre 14 de 1986. Estatura: 1,73. Peso: 60 kg. Padres: Reinel Romero (policía pensionado) y Yeimy Cristina Preciado (ama de casa).Hermanos: siete, pero ya murieron tres hombres y una mujer.Estado civil: unión libre con Yurani Hurtado, con quien vive en Barranquilla.Hijos: tres.Títulos: campeón latinoamericano y campeón mundial de la Federación Internacional de Boxeo.Participación en Olímpicos: Beijing.Colombianos con título mundialAntonio Cervantes Kid Pambelé. Dos veces campeón welter junior: 1972 y 1977.Rodrigo Rocky Valdés. Dos veces campeón de los pesos medianos: 1974 y 1977.Miguel Happy Lora. Campeón mundial de la categoría gallo entre 1985 y 1988.Fidel Baza. Mantuvo el título mundial de la categoría mosca entre 1987 y 1989.Juan Urango. Se colgó el fajín de campeón mundial de welter junior en 2006Ricardo Cardona. Obtuvo el título mundial de la categoría supergallo en 1978.Eliécer Julio. Campeón mundial de boxeo en la categoría gallo, de 1992 a 1993.Luis Chicanero Mendoza. Campeón mundial de boxeo en peso supergallo, en 1990.Sugar Baby Rojas. Campeón mundial de la categoría supermosca, en 1987.Enis Pacheco. La boxeadora se coronó campeona mundial de peso ligero en 2012.Elvis Álvarez. Campeón mundial peso mosca en 1989 y en 1991.Rafael Pineda. Campeón mundial del peso welter junior, conseguido en 1991.Habitantes de El Retiro están orgullososSon tres mujeres que no parecen sus hermanas, son sus adoratrices, sus más fieles seguidoras. Solo que están comandadas por su más acérrima fanática: Cristina Preciado, su madre. El domingo ella tuvo que repartir el día entre la atención y visita a su esposo Reinel, que yace en su lecho de enfermo en la clínica de Los Remedios por causa de un infarto, y la avalancha de familiares, vecinos, periodistas y curiosos que llegaban hasta su casa en el barrio El Retiro, en el distrito de Aguablanca, en el oriente caleño, con el fin de palpar o al menos contemplar a los familiares más cercanos del flamante campeón mundial. No hubo un solo residente de ese vulnerable y conflictivo sector para el que pasara inadvertido el triunfo de Jonathan Romero. Al avanzar la tarde la romería continuaba, a pesar del aguacero que se descargó en esta zona de la ciudad. Y doña Cristina enarbola el triunfo con orgullo: “nunca ningún caleño se coronó campeón mundial, mi hijo sí”. La calzada angosta que pasa justo al frente de la casa situada en la Carrera 38, la misma que dio lugar al nombre de una de las pandillas del lugar, estaba abarrotada. La casa del 48-26 permanece engalanada con los trofeos, fotos y recuerdos de la fulgurante carrera de quien apenas se ha colgado 26 almanaques. “Sabía que iba a ser grande, el Señor lo tenía para algo grande”, es una frase que casi al unísono replica la orgullosa madre, mientras sus hijas la secundan y enseñan las imágenes en papel que recopilan la vida del hermano campeón.Mientras la mamá relata pasajes de la corta, pero copiosa existencia, vecinos y desconocidos llegan a extender sus felicitaciones. Entre las admiradoras incluso arrimó una antigua compañera sentimental, “de asiento”, Lola, como sus hermanas llaman a Katherine, una de las mejores amigas de la familia. “Es lo mejor que le ha pasado al barrio”, dice esta. El domingo los vecinos de la cuadra celebraron hasta el cansancio, casi nadie durmió. Mejor dicho, pocos se acostaron. Y aunque estaban seguros de lo que ‘Momo’ consiguió unas horas antes, algunos pretendieron reafirmar lo que estaba pasando, gritándolo. “Es de aquí”, exclamó Emma Gil al paso de un grupo de curiosos. Marcos Delgado, uno de los más orgullosos residentes del barrio, anticipó que “la llegada de ‘Momo’ será el acontecimiento más grande que este barrio ha tenido, el recibimiento no puede estar por debajo de las circunstancias”. El Retiro continuará de fiesta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad