El Barcelona desprecia el liderato en España

Abril 08, 2017 - 05:08 p.m. Por:
Agencia EFE - El País
lionel messi barcelona

Lionel Messi, delantero del Barcelona de España.

EFE/ El País

El Barcelona despreció el asalto al liderato de LaLiga Santander que le puso en bandeja previamente el Atlético Madrid con el empate logrado en el estadio Santiago Bernabeu (1-1), y se estrelló en La Rosaleda contra el Málaga (2-0), de donde se marchó más alejado aún del primer puesto.

El conjunto de luis Enrique dejó escapar una buena ocasión para dar un giro a la competición y depender de sí mismo. Para llegar con autoridad al Bernabeu en un choque que se advierte cada vez más importante para el futuro del torneo.

Pero el Barcelona, que terminó con diez jugadores por la expulsión de Neymar, no se sobrepuso a un contraataque que culminó el exbarcelonista Sandro antes del descanso. Después el partido fue loco. Con prisas para el cuadro azulgrana y contraataques peligrosos del conjunto andaluz. En uno de ellos, en el tramo final, Jony, sentenció al marcar el segundo (2-0).

El equipo de Michel, que sumó su segunda victoria seguida para escapar de la amenaza del descenso, amplió, de forma contradictoria, la ventaja del Real Madrid, que horas antes padeció un tropiezo en el derbi y estaba resignado a dejar a un lado su dominio en la competición.

Tras el empate en el Bernabeu pocos pensaban en una sesión rentable para el cuadro blanco, que salió cabizbajo de su choque contra el Atlético Madrid. sin embargo, ahora su ventaja respecto al Barcelona es de tres puntos en una trigésima primera jornada que resucitó al Sevilla, que se reencontró ante el Deportivo con el triunfo y subrayó el bache del Alavés, de nuevo derrotado, frente el Espanyol. El Villarreal, que abrió la sesión el viernes, se aferra a la posibilidad europea.

Por cuarto año consecutivo el Real Madrid fue incapaz de sacar los tres puntos con la visita a su feudo de su vecino. Tres derrotas seguidas en las pasadas temporadas y el empate cosechado en esta ocasión en un derbi plagado de expectativas y cargado de motivación para las expectativas de ambos que delató un respeto extremo entre ambos.

Pocas ocasiones y escaso juego en un duelo que tuvo encarrilado el Real Madrid desde el inicio de la segunda parte, con un gol de Pepe y que equilibró su rival en el tramo último con un golpe de mano de Diego Pablo Simeone con los cambios y el acierto del francés Antoine Griezzmann.

El empate asentó al cuadro rojiblanco en la tercera plaza y dio vía libre al Barcelona para asaltar el liderato del que desplaza al Real Madrid, al que se le acumulan los problemas. Pierde a Pepe por un mes con dos costillas fracturadas.

El derbi madrileño, además, dejó sin margen de error al Sevilla, que quedaba provisionalmente a cuatro puntos en la carrera por el tercer puesto.

Sin embargo, el cuadro de Jorge Sampaoli se redimió al ganar 4-2 al Deportivo para romper una racha de cinco partidos de Liga sin ganar. Fue a costa del conjunto gallego, que acumula cuatro jornadas sin vencer y sin aclarar su situación en la tabla ni alejar los fantasmas del descenso.

El Sevilla cimentó su triunfo en una primera mitad loca y en la que hubo cinco goles, al adelantarse muy pronto los andaluces con un gol de Jovetic, igualar al instante Kakuta y a continuación el local Sarabia, lo que dio paso a otro empate con el segundo del exsevillista Kakuta y al 3-2 de Correa, hasta que ya cerca del final llegó el 4-2 definitivo de Ben Yedder.

Aire fresco para el combinado hispalense, que mantiene el pulso por el puesto directo a la Liga de Campeones y mantiene a distancia al Villarreal, que empezaba a aproximarse peligrosamente al cuarteto cabecero.

El conjunto castellonense, que sumó el viernes los tres puntos ante el Athletic (2-1), sigue a siete del Sevilla. Una distancia respetable que alivia, en parte, los agobios del equipo de Sampaoli, dañado por su eliminación europea y por la crisis a la que ha estado sometido.

El Villarreal se llevó un importante duelo por los puestos que dan derecho a jugar la próxima edición de la Liga Europa de los que alejó (3-1) a un Athletic Club que decepcionó y que sólo se mostró superior al rival en el ultimo cuarto de hora, cuando contó con un jugador más sobre el campo.

Sólo la expulsión de Víctor Ruiz hizo que el Athletic despertara y pusiera en peligro al Villarreal, ya que anteriormente, salvo acciones aisladas de Aduriz, que estrelló dos balones al poste, se vio sorprendido por un rival más sobrio y acertado en ataque.

Fue un duelo entre el quinto y el sexto que sentenciaron Bakambu y Adrián después de que Víctor Ruiz y Laporte establecieran el empate en la primera parte.

Por los puestos europeos sueña aún el Espanyol, que aprovechó el bache significativo del Alavés, que lleva tres derrotas seguidas y sin marcar. El Espanyol se llevó los tres puntos en un encuentro plano gracias a un gol de Piatti tras el descanso. El conjunto vitoriano, en declive, apenas dispuso de ocasiones de gol, asume el adiós de aspiraciones mayores y aguarda la final de Copa como colofón a una gran temporada en su retorno a Primera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad