Dos caleños le ponen corazón y dan vida a Bambuco

Agosto 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Dos caleños le ponen corazón y dan vida a Bambuco

Los hombres que le dan vida en el 'Pascual Guerrero' y en Cali a Bambuco, la mascota oficial del Mundial Sub 20 muestran su rostro.

Sus nombres son Joan Reyes y Antonio Quiceno, pero desde hace más de cinco meses dejaron de ser ellos para meterse en la piel de un personaje que ha llenado de alegría y emoción este Mundial Sub 20 de Fútbol de la Fifa, robándose el corazón de todos los hinchas. Se trata de Bambuco, la mascota oficial del certamen.

Sus nombres son Joan Reyes y Antonio Quiceno, pero desde hace más de cinco meses dejaron de ser ellos para meterse en la piel de un personaje que ha llenado de alegría y emoción este Mundial Sub 20 de Fútbol de la Fifa, robándose el corazón de todos los hinchas. Se trata de Bambuco, la mascota oficial del certamen.Para ellos, la experiencia ha sido maravillosa, sobre todo cuando son los niños los más emocionados cada vez que saltan a la pista del estadio ‘Pascual Guerrero’ una hora antes de cada encuentro para prender la fiesta de Mundial entre los aficionados en las tribunas. “Ser Bambuco es una responsabilidad muy grande, porque es el símbolo del Mundial. Ser quien lo personifica le exige a uno estar siempre metiendo a la gente en el ambiente del Mundial, ayudando a que los hinchas siempre recuerden el certamen que se realizó en Cali y en Colombia”, asegura Joan Reyes.El trabajo de ellos acaba cuando el espectáculo del fútbol comienza en la cancha, pero empieza casi cuatro horas antes, cuando deben realizar una verdadera rutina para soportar las altas temperaturas que implican llenar de calor y de alegría el ‘Pascual Guerrero’. “El calor es impresionante dentro de Bambuco, por eso lo primero que debemos hacer antes de empezar con la personificación es hidratarnos muy bien”, asegura Joan, mientras se alista para darle vida al famoso papagayo tomándose dos botellas de agua. El paso a seguir es ponerse en la piel del guacamayo y luego, como si se tratara de cualquier jugador que se alista para saltar el campo a brindar el mejor espectáculo dentro del terreno de juego, es ponerse la pantaloneta, la camiseta y los guayos con ayuda del otro compañero. “Gracias a Dios hemos tenido una hinchada excelente en Cali. La asistencia ha sido súper y la gente responde muy bien a las cosas que hacemos en las previas de cada partido”, comenta Antonio Quiceno.Un extractor en la cabeza le ayuda a estos dos jóvenes a soportar el sofoco que se siente estar dentro de Bambuco y aunque a veces parece insuficiente el aire que respiran, la alegría que despiertan en los asistentes al ‘Pascual Guerrero’ les devuelve la energía para continuar alrededor de todo el escenario en la parte baja. A punta de brincos, bromas, unas chutadas de balón y hasta unos buenos pasos de salsa, condición indispensable para quienes aspiraban a personificar la mascota en Cali, se han ganado el cariño de los caleños, que en las cuatro jornadas que se han disputado en la ciudad no le han fallado a este Mundial.La última cita será este domingo, cuando Francia y Nigeria se enfrenten por un cupo en la semifinal del torneo. Para Joan y para Antonio, los encargados de brindar alegría, ahora el sentimiento es de tristeza porque la fiesta se despide de Cali y con ella se va Bambuco, a quien ya lo sienten como parte de su ser.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad